El viejo costal, 💙 Opinión

El lamentable estado

No hemos sido capaces de digerir todo el daño ocasionado por el lamentable estado en que nos ha dejado la “alerta sanitaria”, por no llamarla por su nombre propio y apropiado, “desastre total por esta emergencia global”, este desastre ha dejado a muchas más personas en el peor y más lamentable estado de vulnerabilidad.

Y vemos constantemente en los medios de comunicación, o des-comunicación, que muchas veces digo lo que no pienso a pesar de saber lo que digo, que estamos saliendo fuera de esta emergencia global, que no pasa nada, a pesar de que las colas del hambre están ahí, latiendo de vida, de vida desesperada que esperan el aliento de un soplo de esperanza, esperanza y vida, en la forma de algo de alimento, esperanza y vida, dos buenos puntales para labrar el estado de bienestar, de unos pocos, o de muchos.

Las cifras siguen saltando de más a menos, unos cuentan bien, otros no tanto, unos notamos la falta de algunos que antes estaban entre nosotros, y ahora no están, otros ordeñan sus estadísticas, reproduciendo el milagro de Lázaro, pero en lugar de ser uno el que se levanta y anda, lo hacen por miles, y es que los números son así, se ponen, se quitan, se suman y restan, a pesar de que las personas no deben de parecen números.

Cuando gritan igualdad, y ni saben que es eso, ya que, para conocer la igualdad, primero hay que saber tener y no tener, y ver quien tiene y quien no tiene, y equiparar lo nuestro con lo de los demás, pero ellos siempre han tenido, y cada vez tienen más, y a pesar de eso, solo saben gritar igualdad.

Lamento la perdida de tantas personas mayores, condenadas a morir como consecuencia de haber vivido, esa es su lamentable culpa, espelúznate, lo he leído en no recuerdo que medio, será un bulo, bulo de la pandemia, decían que las personas de más de 80 años no debían de ser conectadas a un respirador, condenadas a muerte por su edad, y gritando “igualdad” desde sus puestos de prepotentes dirigentes, yo me pregunto ¿son merecedores de esa igualdad que piden?

Los unos, los otros, y nosotros; Tres que solo padecemos sus tontas discusiones, y vemos como cada día se distancian de sus ideales, ideales que han cambiados por dinero, por poder y algo de publicidad, un bajo precio que solo consuela a los que carecen de dignidad y honor, a los que viven de ocupar los puestos que ocupan, y de enriquecerse a costa de aguantar que el del bando contrario le insulte, le humille, amén de que se la traiga al pairo el problema de los que unos días antes le hayan votado, y es que deberían botarlos a todos, sin contemplación alguna.

Por otra parte, ahí tenemos a los de siempre, dando el callo, en silencio, alimentos, compañía, servicios similares para los que tienen menos, y mostramos su sentido de la igualdad, sirviendo, que es la mejor muestra de la tan gritada igualdad, grito que últimamente sale mucho desde las casas del barrio alto y de sus palomares de lujo, resguardados de las gentes y del mundanal ruido.

Mejor silencio que ruido inútil, mejor hacer que decir vamos a hacer. No creo en la política ni en los políticos, no creo que las soluciones vengan de este grupo de lamentables personajes que nos han dejado en este lamentable estado o Estado, que ya no sé lo que digo.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup