Advertisements
Córdoba, Costal, El suspiro del Ángel, Opinión

El sustituto del sustituto del sustituto

Suspira el querubín, sobrevolando rincones en los que se señalan las ausencias, porque después del derroche llega la calma y la hora de elegir al sustituto del sustituto del sustituto. Suspira porque hay martillos que queman para los que los cambios comienzan a llenar los dedos de una mano y porque sabe que cuando se cambia tantas veces de auxiliar igual es el principal al que hay que enseñar la puerta.

Suspira el ángel divertido, mordiéndose con malicia la lengua, por los estrenos materializados que han traído más de un quebradero de cabeza, entre incensario e incensario, y han quitado el sueño al menos a tres. Suspira consciente de que algunos jamás valorarán ciertos silencios, mientras niegan con una mano y acusan con el dedo de la otra.

Suspira el serafín, observando la casa en la que el viejo siempre será quien viva, esperando, expectante, si se vuelve a cumplir la máxima de que algunos por un terno son capaces de sacrificar a su propio hermano. Suspira divertido por los enfados infantiles, a cuento de páginas oficiales, que en el pasado motivaron candidaturas y que en el futuro, Dios dirá.

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: