Córdoba, De Cerca, Portada, Sevilla

Entrevista | Carlos Valera: «Da igual Rocío, que Paz, que Macarena… la idiosincrasia de cada lugar es lo que verdaderamente puede resultar llamativo, pero el amor a la Virgen es el mismo»

Con motivo de la Coronación Pontificia de la Paz y Esperanza, el prestigioso productor Carlos Valera ha sido escogido por la corporación capuchina para realizar una obra cinematográfica que contribuya a convertir en único este acontecimiento histórico para la hermandad y la ciudad de Córdoba. Con esa excusa hemos conversado con Valera para testar sus emociones e impresiones ante este nuevo proyecto, desvelando algunas sorpresas, como el origen de su relación con la Paloma de Capuchinos.

Carlos Valera Bastida, nace en la ciudad de Sevilla en 1976, en una Calle denominada de la Feria, lleno de ambiente cofrade y lugar de encuentro de comercios y chamarileros que dan lugar al JUEVES, encrucijada de artistas, imagineros, bordadores, escultores, poetas que dan un aroma especial al arte en todos sus conceptos. Pertenece una saga familiar entroncada con el arte en sus diferentes facetas, Bisnieto del Catedrático de Danza del Real Conservatorio de Sevilla y Director coreográfico de la Exposición de 1929 el maestro “Realito”, hijo de escritor y poeta vinculado a la radio Sevillana Carlos Valera Real.

Su corazón cofrade esta forjado por su admiración Salesiana a la hermandad de la Trinidad, su devoción a Jesús Nazareno de la hermandad del Silencio, por vinculo al barrio y a su familia a la divina Señora de la Amargura y el Señor del Silencio en el Desprecio de Herodes y por el alma que le atraviesa siempre una mirada de Esperanza en el Arco mas Triunfante del mundo donde solo la Macarena puede ser dueña.

Poseedor de un currículum extenso y envidiable, forjado a través de toda una carrera al servicio de la devoción a la Madre de Dios y a su Bendito Hijo, a través de sus hermandades, Carlos Valera se ha convertido en una auténtica referencia. Un nombre de primer nivel que a buen seguro concebirá una nueva joya, la primera para la ciudad de Córdoba, por obra y gracia de la Reina de la Paz y Esperanza a la que conoció hace nada menos que 32 años. No pierdan detalle.


– ¿Qué conocía de la Hermandad de la Paz y Esperanza de Córdoba antes de que surgiera este proyecto?

Mi primer encuentro con la hermandad de la Paz de Córdoba se remonta al año 1990 y fue una casualidad muy hermosa. Por mi carácter pastoreño, en unas de mis visitas a Córdoba por motivos de trabajo quise conocer el lugar donde se encontraba aquella bella imagen de la Pastora de la que tanto me hablaba mi desaparecido amigo Fray Ricardo de Córdoba. 

Recuerdo que era un día muy lluvioso del mes de octubre y directamente fui en busca de su altar, tras unas oraciones y dada la cantidad de agua que caía del cielo, recorrí aquellas naves del Convento del Santo Ángel por hacer un poco de tiempo y a un señor que allí se encontraba indefenso de la lluvia como yo, comencé a entablar una conversación sobre la fe pastoreña que a ambos nos inundaba y fue entonces donde justo antes de despedirnos, a modo de agradecimiento le regalé una de las fotos que siempre llevo en la cartera de mi amada Esperanza Macarena.. Recuerdo las palabras exactas de aquel Señor, me dijo… -“Para usted este lugar sería perfecto en sus devociones”… retornó y me llevó ante la Virgen de Paz y me dijo… “Ahí la tiene, Ella es Paz y Esperanza de Córdoba.. y si quiere verla por las calles, el día de la Inmaculada celebrara sus 50 años con nosotros” … aquel hombre se marchó y yo me quedé ante Ella embelesado por su belleza y sorprendido por aquella fantástica y original capilla con Guadameciles. Hice todo lo posible por estar en Córdoba aquel día pero mis compromisos en Sevilla con mi hermandad del Silencio me impedían ir a verla, pero casualidades del destino, quiso que se suspendiera la procesión por aquella misma lluvia que nos presentó y tuve la oportunidad de ir al día siguiente donde señorialmente recorría las calles de Córdoba y ahí fue donde me cautivó.

«Mi primer encuentro con la hermandad de la Paz de Córdoba se remonta al año 1990 y fue una casualidad muy hermosa (…) me llevó ante la Virgen de Paz y me dijo… “Ahí la tiene, Ella es Paz y Esperanza de Córdoba.. y si quiere verla por las calles, el día de la Inmaculada celebrara sus 50 años con nosotros»

– ¿Qué le han contado de la Hermandad?

A partir de entonces, en cualquier viaje a Córdoba estaba incluida la visita a aquellas imágenes del Convento del Santo Ángel que tanta admiración me causaban. Poco a poco fui interesándome por las cosas de la Hermandad de la Paz a través de los medios de comunicación principalmente. No quiero olvidarme, por supuesto, del Señor de la Humildad y Paciencia. Creo que es una de las corporaciones que conozco con las advocaciones más completas para el Cristiano… PAZ, ESPERANZA, HUMILDAD Y PACIENCIA… Qué importantes son estos valores y que faltos estamos de ellos en muchos momentos de nuestras vidas…

«No sería posible hablar de algo sin conocerlo desde sus entrañas»

– ¿Cómo surge el proyecto de la película de la Coronación de La Paz?

Este proyecto surge como todo lo que siempre me ha traído a esta Hermandad, por bellas casualidades del destino, que de una forma u otra siempre me ha arrastrado a aquella barreduela de Capuchinos. Con el paso de los años y por motivos artísticos de amigos pintores, tales como, José Tomás Pérez Indiano, Nuria Barrera o César Ramírez… tuve un acercamiento mas profundo en el corazón de esta Corporación, cual fue mi sorpresa que aquellas personas que preparaban esta efeméride tan importante eran seguidores de mis trabajos y entre líneas se podía plantear la posibilidad de hacer un trabajo documental sobre estos fastos que en breve se celebrarían. Aquello se quedó en el aire a consecuencia de la pandemia que nos asoló y que obligo a paralizar al mundo. Tras retomar de nuevo todo, recibí la grata noticia que tras haber sido llevado a valoración de la Junta habían estimado el poner en mis manos la comprometida y a la vez apasionante encomienda de realizar este documental que recogerá uno, si no el más importante, momento para la hermandad, La Coronación Canónica de María Santísima de Paz y Esperanza.

«Jamás en ninguna de las producciones que hago tengo definido un guion o formato establecido previo. Intuyo por donde puede ir el argumento, pero la experiencia me confirma que realmente todo se va escribiendo sobre la marcha»

– ¿Con qué material cuenta como punto de partida?

Pues creo que con el más el más importante que hay que tener para afrontar un trabajo de esta índole. No es material tangible, pero si imprescindible… y este no es otro que el respeto y el cariño al factor humano que mueve esta devoción y del que llevo varios años siendo participe, los cuales me transmiten la relevancia que supone este acontecimiento del que seremos testigos. A resumidas cuentas, no sería posible hablar de algo sin conocerlo desde sus entrañas, partiendo de ahí el resto lo va marcando lo que vaya aconteciendo. 

– ¿Se centrará en los actos de la Coronación o veremos una perspectiva histórica de la Imagen o la Hermandad?

Si le soy sincero, jamás en ninguna de las producciones que hago tengo definido un guion o formato establecido previo. Intuyo por donde puede ir el argumento, pero la experiencia me confirma que realmente todo se va escribiendo sobre la marcha. En estas cosas no hay nada escrito el destino es caprichoso y ahí está la forma de hacer un traje a medida en cada situación. Siempre hay connotaciones que pueden cambiar el rumbo de un guion y esto me apasiona.

«Quizás en los momentos que vivimos es cuando más faltos de Paz y Esperanza estamos en el mundo»

– Suponemos que en cada trabajo «queda enganchado» de algo. ¿Qué le ha atraído de La Paz?

Como comenté al principio todo lo que siempre me ha traído hasta a Ella han sido unas misteriosas y hermosas casualidades. Quizás en los momentos que vivimos es cuando más faltos de Paz y Esperanza estamos en el mundo y quien sabe si Ella ha querido poner en mis manos una oportunidad a través de su coronación, para hacer vernos que es posible una vida Grata y Feliz. 

– Su nombre está relacionado con proyectos de alta calidad, por lo que su elección ha causado gran expectación, ¿cómo espera que sea la acogida de la película?

Córdoba es una plaza que nunca antes había trabajado en el tema Hermandades, pero si soy consciente que hay seguidores de mi trabajo por aquí, al igual que excelentes productoras. Siempre que me enfrento ante un proyecto nuevo intento mimetizarme con el público a quien va dirigido, por eso es tan importante para mí, saber cómo se entiende en cada lugar el fervor a lo autóctono. Gracias a la Hermandad de la Paz tengo la oportunidad de poner mis conocimientos y sensaciones a disposición de la Santísima Virgen. Soy muy creyente y sé que Ella me va a ayudar en cada momento. Me trajo hasta su altar y Ella ha puesto en mis manos este trabajo. En definitiva, no dejo de ser un instrumento que la Santísima Virgen utiliza para que su divina Gracia quede para la posteridad a través de un documental hecho con muchísimo cariño. 

«Soy muy creyente y sé que Ella me va a ayudar en cada momento. Me trajo hasta su altar y Ella ha puesto en mis manos este trabajo»

– Es usted cofrade y rociero. ¿Cómo influye esa condición a la hora de afrontar un proyecto de esta índole?

Ambos perfiles tienen algo común los cuales se identifican plenamente con este proyecto y es ni más ni menos que la figura de María Santísima como eje de nuestro dogma de fe. Da igual Rocío, que Paz, que Macarena… la idiosincrasia de cada lugar es lo que verdaderamente puede resultar llamativo, pero el amor a la Virgen es el mismo.

– ¿Cuándo está previsto que vea la luz el proyecto y en qué formato?

Aún no hay fecha establecida por la hermandad.

«En las imágenes los fieles no solo ven a Dios o a su Madre, ellos saben que a esos mismos ojos décadas y décadas han rezado sus predecesores»

– De entre todos los trabajos realizados hasta el momento, ¿cuál le ha causado mayor satisfacción?

De cada uno de ellos saco una satisfacción distinta la cual me sirve para aprender a entender sensaciones y abrir aun mas los ojos para el siguiente. Lo que si hay es una satisfacción común a todos, que es el tocar o intentar tocar el alma de las personas. Son muchas hermandades, muchas advocaciones, muchos lugares … y en todos ellos existe la fe a una imagen, en ella los fieles no solo ven a Dios o a su Madre, ellos saben que a esos mismos ojos décadas y décadas han rezado sus predecesores, padres, abuelos, etc.. almas que ya gozan en muchos casos de esa vida eterna y que están junto a Ellos en el cielo.  

Cuando con una producción eres capaz de tocar ese rinconcito de alma entonces el trabajo ya toma sentido, sin esto sería simplemente una sucesión de imágenes bellas. Esta es la unción sagrada de la que tanto hablamos en lo artístico pero que el cine también es capaz de llevar a la gran pantalla. 

«Cada vez que me enfrento a un proyecto nuevo siempre pienso que ese debe de ser el mejor de todos»

– ¿Cómo se inició en este mundo de la realización audiovisual?

La verdad es que no sabría decirle una fecha concreta puesto que he nacido en este mundo. Con apenas 5 años ya mi padre me llevaba a la ya desaparecida emisora Radio Andalucía donde hacia un programa dominical y yo de la mano del desaparecido José María Javierre comencé a tener los primeros flirteos con el tema audiovisual. Pronto me decidí por el mundo de la imagen y con apenas 15 años hice mi primera película para una hermandad “Sagrado Decreto, un misterio para la Esperanza”, una producción con muy pocos medios y con la inmadurez de un niño que se quería abrir paso en lo que más tarde se convirtió en su forma de vida.

«Hablar de Gutiérrez Aragón son palabras mayores, es hablar de un gran maestro y uno de los grandes directores del Cine Español»

– ¿Qué película le gustaría realizar?

Me quedan tantas cosas por conocer que no sabría contestar a esa pregunta. Pero entiendo que la vida te va poniendo situaciones y oportunidades que hay que aprovechar. Lo que si tengo claro que cada vez que me enfrento a un proyecto nuevo siempre pienso que ese debe de ser el mejor de todos.

– La película Semana Santa de Manuel Gutiérrez Aragón marcó un antes y un después en la cinematografía cofrade. Muchos opinan que su aportación supone un hito de similares características. ¿Qué opina sobre ello?

En primer lugar, es un pensamiento desmedido ante mi humilde aportación, hablar de Gutiérrez Aragón son palabras mayores, es hablar de un gran maestro y uno de los grandes directores del Cine Español. Manuel tuvo la bendita locura de utilizar medios cinematográficos de primer nivel jamás nunca vistos antes por el mundo cofrade aprovechando la coyuntura de la Exposición Universal de 1992. Para toda locura siempre hay que tener un argumento y el “culpable” de dicho guion no fue otro que mi gran maestro Carlos Colón. Con Carlos he tenido la oportunidad de compartir casi veinte años de mi carrera profesional en los que hemos trabajado mano a mano para las principales devociones y sin duda su forma de interpretar la producción cofrade puede asemejarse a aquello que guionizó para la aquella genial película “SEMANA SANTA”.