Sevilla, ⭐ Portada, 💜 De Cerca

Entrevista | Santiago Álvarez: «El modelo de hermandad que se está desarrollando no es el modelo de hermandad que nosotros queremos»

El candidato a hermano mayor de la Macarena charla con Gente de Paz en una interesante entrevista que no les dejará indiferente.

Álvarez no solo cuenta anécdotas y vivencias personales experimentadas en la cofradía durante su larga trayectoria en ella, sino que además habla con claridad y firmeza de su visión actual de la hermandad, la caridad en la corporación, sus candidatos a capataces y vestidor o la Estación de Penitencia en la Madrugada del Viernes Santo.

Mano de la Virgen de la Esperanza. Foto: Alejandro Sigüenza.

Es usted un veterano Macareno. ¿Cómo se inició su andadura en la hermandad?

Cuando nací mi padre era hermano y salía de nazareno con el Señor de la Sentencia, de morado. Pero a mí no me hizo hermano al nacer porque yo tenía una enfermedad grave y pasaron varios años hasta que me recuperé, aunque las secuelas permanecieron. Aquella enfermedad me impedía andar y moverme con normalidad. 

Entonces una Madrugada en la que mi padre volvía con nosotros de ver el Jueves Santo, le dijo a mi madre: «Arregla al niño que me lo llevo». Tenía 10 o 11 años, y eso para mí fue como la mayoría de edad. 

Sí es cierto que tenía una referencia porque yo hice la comunión en la basílica con 7 o 8 años, tenía fotos de la Virgen y la había visto en varias ocasiones. 

El caso es que esa madrugada fue muy especial. Recuerdo que vi al Silencio por Villegas, al Gran Poder cruzar por el Salvador y tras un breve descanso para tomar un manchaito en el Moca, fuimos por la Plaza del Salvador hasta la calle Francos para buscar a la Macarena. Mi padre me dijo: ¡Vamos a ver la siguiente!

Seguimos por el Salvador hasta Francos para presenciar el paso de la Macarena. Pasó la Cruz de Guía, el Señor, la Centuria… Y llegó la Virgen de la Esperanza. Cuando apareció me quedé absorto. Yo había visto cofradías pero aquella me rompió los esquemas. De hecho recuerdo que no dije una palabra desde que llegó la Cruz de Guía hasta que se fue el palio. Mi padre me preguntaba: ¿Qué te ha parecido? Y yo no era capaz de decirle nada.

Cuando pude digerirlo, le contesté: Papá, yo quiero ser hermano de lo que acabo de ver. Ahí empezó mi vinculación a la hermandad. Pasaron unos meses y mi padre me hizo hermano, y empecé a salir ininterrumpidamente.

«Cuando pude digerirlo, le contesté: Papá, yo quiero ser hermano de lo que acabo de ver. Ahí empezó mi vinculación a la hermandad»

Nazarenos de la Macarena. Fotos: Hdad. De la Macarena.

– ¿Recuerda la primera vez que salió de nazareno? 

Era al principio de los 70. 1972 o 73. Sospecho que mi padre metía con una varita o un cirio de niño en aquellas primeras madrugadas, seguramente para comprobar si podía aguantar el camino.

Luego la primera que recuerdo entera fue en 1974. Yo iba de verde en los primeros tramos de la Virgen. Empezó a llover en la Carrera Oficial. El Señor se refugió en la Catedral junto a la Hermandad del Gran Poder. Allí permanecimos 2 o3 horas hasta que nos dijeron que salíamos, y buscamos a la Virgen que estaba en la Anunciación. Mi padre me sacó un momento y me llevó a tomarme un Cola Cao, para después meterme otra vez en la calle Álvarez Quintero. Recuerdo que me pusieron de los últimos de la fila, detrás de mí no había nada. La gente miraba cuando yo pasaba y como detrás no veían más tramos, decían: ¡Vaya corte lleva esta hermandad!

Al llegar a la Anunciación volvió a llover, y ya salimos el Domingo de Resurrección.

– ¿Tiene alguna anécdota curiosa de aquellas primeras madrugadas? 

Muchas. Aquella era otra forma de entender la cofradía.

Recuerdo por ejemplo cómo mi madre me daba un imperdible para el antifaz antes de salir. Hoy no se le ocurriría a nadie, pero en esa época era normal subir el antifaz por la mañana.

También era usual por la mañana que se fueran muchos nazarenos, y de hecho hay bastantes fotos de la Virgen detrás de los armaos.

Y otra anécdota que no se me olvidará en la vida es la que ocurrió un año en el que la Virgen entró en la basílica cerca de las 4 de la tarde. Recuerdo a un hermano veterano, ya mayor, que miraba el reloj y decía al lado mía: ¡Ea, pues ya está la Cruz de Guía del Cachorro en el calle! Y así era. Ya estaba en la calle.

Yo llegué a mi casa ese día sobre las 5 de la tarde, y me encontré un papel en el ascensor diciendo que estaba averiado. Vivía en un noveno. Pues con lo cansado que estaba de toda la noche, conseguir subir los 9 pisos.

Paso de misterio del Señor de la Sentencia. Foto: Hdad. De la Macarena.

– ¿Qué cargos ha ostentado en la estación de penitencia y en la hermandad durante su larga trayectoria en ella? 

En la hermandad entré un cargo de junta en el 97 como secretario de la Esperanza. Ahí estuve hasta el 2001. Del 2001 al 2009 estuvo como mayordomo de la Esperanza, de 2009 al 2013 como consiliario de cultos, y del 2013 a 2017 como teniente de hermano mayor.

«En la hermandad entré un cargo de junta en el 97 como secretario de la Esperanza»

Y en la Estación de Penitencia he salido de nazareno en diferentes sitios. He ido tanto de nazareno verde como de morado con cirio, con cruz, con insignias en varios tramos. Luego tuve la suerte como secretario de ir en la presidencia, aunque siempre haciendo labores como pedir la venia, suplir a algún compañero en el Palquillo de la Campana, etcétera. También estuve 4 años presidiendo el paso de Cristo, y los años de teniente presidiendo el paso de palio.

Y después he ido en representación de la hermandad en los Estudiantes, Pino Montano… He paseado bien la túnica.

– Hace unas semanas conocimos su candidatura a las elecciones de la cofradía. ¿Por qué se presenta a estos comicios? 

Parto de la base de que conseguimos un respaldo importante en los anteriores comicios. 1700 largos de votos son muchos votos, y salvo lo que logró la otra candidatura, ningún aspirante a hermano mayor ha conseguido tantos votos en Sevilla. También es verdad que visto el amplio censo electoral de la hermandad, se puede comprender.

Y después observando los últimos 4 años de gobierno en la corporación, vimos que el modelo de hermandad que se está desarrollando no es el modelo de hermandad que nosotros queremos. Y al decir nosotros me refiero a los integrantes de la candidatura, y a muchos hermanos que así nos lo vienen transmitiendo desde hace bastante tiempo.

Visto ese planteamiento, yo creo que estamos en la obligación de volver a intentarlo y de volver a poner sobre la mesa otro modelo de hermandad para que los hermanos tengan la opción de elegir qué es lo que quieren para el futuro.

«(…) estamos en la obligación de volver a intentarlo y de volver a poner sobre la mesa otro modelo de hermandad»

Esperanza Macarena. Foto: Alejandro Sigüenza.

¿Cómo ve la hermandad?

Muy alejada del concepto que nosotros tenemos de hermandad. Para nosotros la hermandad debe estar centrada en los Titulares, que son los que nos han hecho llegar a la hermandad.

Y después los hermanos. Porque los Titulares sin hermandad y sin hermanos tampoco se entendería. Entonces esos son para nosotros los dos pilares. Luego hay más elementos, pero sin esos cimientos y esa base lo demás no tiene fortaleza. Lógicamente se incluye el culto, tanto interno como externo; y la formación.

«Veo la hermandad muy alejada del concepto que nosotros tenemos de hermandad»

– ¿Qué le parece el hermano mayor actual, José Antonio Fernández Cabrero? 

Conozco al hermano mayor hace bastante tiempo, y te puedo decir que no ha cambiado en nada. Es la misma persona y sigue teniendo los mismos criterios que cuando lo conocí hace mucho tiempo. Es un modelo y una forma de ver la hermandad que no compartimos.

«El del actual hermano mayor es un modelo y una forma de ver la hermandad que no compartimos»

Manos del Señor de la Sentencia. Foto: Alejandro Sigüenza.

– Uno de los temas que más le preocupa, como así lo hizo ver en la presentación de su candidatura, es la mercantilización que, según su criterio, llevaba la hermandad en el uso de sus recursos. ¿Qué modelo económico propone usted? 

Yo diferenciaba primero entre lo que es la gestión y la planificación. Para gestionar bien, tienes que tener una planificación bien hecha y saber qué es lo que estás buscando, qué medios necesitas y qué recursos vas a emplear. Eso es lo fundamental y la base. Y cuando uno se dedica a gestionar sin un plan previo, lo que estás haciendo es actuar a base de impulsos.

«(…) cuando uno se dedica a gestionar sin un plan previo, lo que estás haciendo es actuar a base de impulsos»

Por eso primero hay que tener claro qué es lo que quieres, y después tratar de buscar los recursos económicos, materiales y humanos para conseguirlo.

Voy a poner un ejemplo. En los 8 años de mayordomo, se dieron una serie de cuestiones por las hubo que recurrir a la financiación externa. La hermandad recibió más de 3 millones de euros en conceptos extraordinarios, es decir, en subvenciones, convenios y aportaciones importantes de algún que otro hermano. Pero todos sabíamos a qué iba destinado eso. No era a base de impulsos.

Por eso pensamos que hay que planificar bien pensando en el hermano, que es la base de nuestro concepto de hermandad, que además es uno de los fines de la hermandad junto a la formación o la caridad.

Todo eso es la gestión económica, humana y la gestión del día a día. Y por supuesto con personas, no voy a decir profesionalizadas, pero sí con amplios conocimientos en gestión y administración, y sobre todo de conocimiento de la hermandad.

Con ello me refiero a que no podemos permitirnos perder proveedores que llevan décadas en la hermandad porque llega otro con un precio un poco más bajo. La hermandad siempre ha respetado al que ha estado junto a nosotros. Por eso tenemos por ejemplo una empresa que nos sirve la cera desde finales del siglo XIX. Y cuando he sido mayordomo nos han ofrecido cera gratuitamente, y lo hemos rechazado. Asimismo tenemos floristas desde los años 30. La fidelidad y la confianza debe ser mutua. Siempre se ha respetado mucho en la hermandad a quien ha sido merecedor de ganarse ese respeto.

«La hermandad siempre ha respetado al que ha estado junto a nosotros. Por eso tenemos por ejemplo una empresa que nos sirve la cera desde finales del siglo XIX»

Pongo otro ejemplo. La cera rizada la creo Juan Manuel para la Virgen. A finales del XIX ya hay fotos. Y por ello nosotros llevamos muchas décadas trabajando con la fábrica de la Rinconada. Recuerdo que una Cuaresma salió ardiendo, en la época en la que yo estaba de mayordomo. Pues nosotros le pagamos el pedido porque se habían quedado sin nada; y buscamos ese año la cera con otro proveedor que tuvo que hacerla sobre la marcha. Yo les dije que poníamos la condición de que si al año siguiente la fábrica abría, la hermandad volvería a respetar el compromiso moral que tenían con el proveedor inicial. Y así se hizo.

Nuestra Señora del Santo Rosario. Foto: Alejandro Sigüenza.

– Igualmente apuesta usted en el área de caridad por una ayuda anónima, sin altavoz. Sin embargo, muchos organismos que critican a la Iglesia lo hacen precisamente por desconocer la labor que ejerce en Caridad y acción social. ¿Cómo se puede llevar a cabo esta comunión? 

Lo primero que te diría es que acaba sabiendo la labor de caridad quien la quiere saber. El que no quiera, por mucho que expliques no lo va a saber. De hecho durante la pandemia la gente que necesitaba comer ha recurrido a Cáritas. No he visto colas en ninguna ONG. Entonces es algo que se sabe.

Respecto a la hermandad, siempre se ha hecho una obra social, desde tiempos inmemoriales, adaptándose a cada momento en función también de los ingresos de la hermandad, aportando un porcentaje importante. Pero la hermandad tiene que proporcionar recursos igualmente a pagar empleado, la luz, abrir cerrar el templo, etcétera.

La corporación siempre ha hecho esa labor de caridad, pero aquí queremos diferenciar entre el concepto de caridad cristiana, pues va en nuestro espíritu y en las reglas dar al que necesita; y cuando llega el cabildo de hermanos comentar lo que se ha dado.

El caso es que queremos diferenciar esa caridad cristiana de la actitud filantrópica de carácter pagano, que es muy loable y hay fundaciones que aportan mucho, pero que tienen otros fines y se aprovechan para conseguir otras cosas. Entonces esa filantropía posiblemente vaya encaminada a obtener un crédito mayor bajo un falso perfil de hombre bueno.

Por ello nosotros apostamos por ésa caridad cristiana, no por la otra; y aún menos si es para pregonar y aprovecharte del que no tiene para sacarte tu foto. De hecho se dice que el que presume de caridad es vanidoso.

«(…) nosotros apostamos por ésa caridad cristiana, no por la otra; y aún menos si es para pregonar y aprovecharte del que no tiene para sacarte tu foto»

En ese sentido, presumir de caridad no va con nuestro modelo de hermandad. ¿Cómo se puede dar a conocer? A través de la memoria que anualmente se ha hecho en la corporación de manera más o menos extensa, donde se exponen todos los datos y estadísticas, pero sin presumir permanentemente.

– Le voy a preguntar por la polémica sobre la salida de los restos de Queipo de Llano de la Basílica. ¿Qué decisión adoptaría usted si gobierna la hermandad a partir de noviembre? ¿Está a favor o en contra?

Te voy a decir un dato. Esta semana hacían hermano de la Macarena a un niño que se llama Gonzalo Queipo de Llano, y que es tataranieto de esta persona. Con ello te quiero decir que en la hermandad hay muchos Queipo de Llano que empezaron su vinculación en esa época y se han mantenido.

Creo que el gobierno va sacar una disposición. Si llegado el momento hay una obligación de sacar los restos de Queipo de Llano, pues habrá que acatar la ley.

«Si llegado el momento hay una obligación de sacar los restos de Queipo de Llano, pues habrá que acatar la ley»

Y yo no estoy ni a favor ni en contra. Esta persona está allí porque lo depositaron o enterraron nuestros antecesores, y yo no voy a entrar a discutir si aquella fue o no fue una decisión acertada. Cuando llegue el momento de tomar una decisión porque la autoridad competente así lo decida, pues se tomará sin problemas.

Paso de palio de la Macarena en la mañana del Viernes Santo.

– Hablemos de cultos. ¿Qué planteamiento hace usted del tiempo de estancia en la calle de la corporación?

Pues yo lo que he dicho es que basta ya de recortar el tiempo que está la cofradía en la calle. Yo no quiero entrar a las 5 de la tarde, pero tampoco que si ahora se entra a las 13:30 queramos el año que viene entrar a las 12:30. No. Vamos a respetar los tiempos que hay actualmente, y vamos a dejar un cronómetro en la mano excepto para la catedral, trayecto en el que sí hay que medir el tiempo porque es necesario cumplir un horario.

«Yo no quiero entrar a las 5 de la tarde, pero tampoco que si ahora se entra a las 13:30 queramos el año que viene entrar a las 12:30″

Por ello yo quiero respetar al nazareno, pero no estando menos horas en la calle sino evitándole parones, y esos parones se evitan andando y organizándose. Y de hecho cuando se ha querido se ha hecho. El domingo 24 de octubre salimos en procesión con la Virgen del Rosario durante 4 horas, y los hermanos no se explicaban cómo podían estar tan casados habiendo dado una vuelta a la manzana. Lo que quema no es andar sino los parones.

Por eso queremos un recorrido de más calidad. Y si posible estar más tiempo en el barrio, mejor. Y además, como llevamos en el programa, ir alternando calles en la medida de lo posible.

– La hermandad dejó de pasar en el año 2018 por el entorno de Laraña y la Encarnación. ¿Recuperará este enclave si es elegido hermano mayor?

Muchas hermandades de la Semana Santa han pasado por Cuna, incluyendo la Madrugá, como el Silencio o el Gran Poder, incluyendo las hermandades de Triana como la Esperanza de Triana. Pero han ido dejando de pasar por esta calle porque las hermandades han ido creciendo por detrás. Y se ha dado que las hermandades que han dejado de transitar por Cuna nunca han vuelto. La Macarena ha dejado Cuna… No va a volver. Y por tanto no tenemos intención de que vuelva por Cuna.

«No tenemos intención de que la Macarena vuelva por Cuna»

Señor de la Sentencia. Foto: Alejandro Sigüenza.

– Igualmente, la Junta de Gobierno actual decidió no pasar por el arco a la salida, de noche, para ganar tiempo en las primeras horas de la procesión. ¿Volverá a pasar la cofradía por el arco si gana las elecciones? 

Por supuesto que sí. Se han aportado excusas como que si no se pasa por el arco se va más rápido o que hay menos metros. Pero nosotros vamos a recuperar el paso por el arco de noche.

– El pasado martes se conoció que su capataz será Antonio Santiago. ¿Cuáles son los motivos de esta propuesta para su candidatura?

Nosotros queremos para la Virgen lo mejor. Los mejores cereros, floristas, vestidores, etc. Y para nosotros el mejor capataz es Antonio Santiago porque además de buen capataz es macareno de cuna.

«Antonio Santiago es buen capataz y macareno de cuna»

– Igualmente ayer se conoció que la persona destinada en su candidatura a vestir a las Imágenes Titulares sería Antonio Bejarano. ¿Por qué ha elegido a este vestidor?

Al igual que en el caso del capataz y en general, de cuanto rodea a nuestros Titulares, buscamos siempre la excelencia. En el caso del puesto de vestidor, apostamos por Antonio Bejarano Ruiz, macareno de cuna que puede afirmar sin tapujos que fue bautizado en la palangana de Pilato, a las plantas de la Virgen de la Esperanza. De su trayectoria profesional poco se puede decir que no se haya dicho ya, y estamos seguros que su versatilidad a la hora de vestir las imágenes nos permitirá volver a contemplar en vivo aquella Imagen icónica de las mejores creaciones del recordado Pepe Garduño.

«La versatilidad de Antonio Bejarano nos permitirá volver a contemplar en vivo aquella Imagen icónica de las mejores creaciones del recordado Pepe Garduño»

Resultado de la restauración del manto de la Coronación por el IAPH. Foto: Alejandro Sigüenza.

– Pasemos al tema patrimonial. Lleva numerosas propuestas, como las nuevas andas del Vía Crucis del Señor, reproducción de la toca de las rosas de la Esperanza o recuperación de un icónico manto de la Virgen del Rosario, entre muchas otras. ¿Cuál será la actuación preferente en este ámbito si es elegido hermano mayor? 

Lo primero que hay que hacer es el mantenimiento. Llevamos muchos años con una labor de mantenimiento permanente. Desde principios de los 90.

En ese momento se hizo un contrato con el taller de Brenes, que no dio buen resultado y por ello no se ha vuelto a confiar hasta la fecha todo al mismo taller. Pero era la intención hacer un mantenimiento continuo del patrimonio. Y así se ha hecho desde ese momento todos los años.

Igual que ocurre con el dorado del paso del Señor. Todos los años se repasa. ¿Por qué? Porque es más económico y ágil pagar 1000 o 2000 euros por un repaso general, que pagar los 40 millones de pesetas que se abonaron la última vez por permitir muchos años de desgaste.

Esa filosofía de mantenimiento lleva como decía desde los años 90, y a cualquier elemento patrimonial que se ha visto que estaba mal se le ha ido metiendo mano. Aunque es cierto que por cuestiones económicas no todo se ha podido hacer cuando uno ha querido.

«Esa filosofía de mantenimiento lleva como decía desde los años 90, y a cualquier elemento patrimonial que se ha visto que estaba mal se le ha ido metiendo mano»

Y de hecho quedan piezas por arreglar. Ahora por ejemplo se ha hecho una limpieza general del manto de la Coronación. El IAPH ha hecho una auténtica maravilla.

E igual que el manto de Coronación, no hace mucho se pasó el manto de tisú; y un tiempo antes también el de malla.

Y en esa línea ha sucedido con las sayas, con las insignias y con todo. Es la línea en la que se debe continuar.

Después, tampoco sabemos cómo están las cuentas de la hermandad. Nos enteraremos en el Cabildo de Cuentas del día 14. Y veremos qué se puede hacer con lo que hay.

La prioridad nuestra es el mantenimiento, y después hay varias propuestas que habría que hacer, como la reproducción de la toca de Juanita, una de las piezas más icónicas de la hermandad; o la ejecución de un crucificado, pues antiguamente, cuando estaba en San Gil, la corporación también contaba con un crucificado como titular, y nos gustaría recuperar esa devoción.

– Ya finalizando. ¿Qué mensaje traslada a los hermanos de cara a las elecciones?

Pues yo les diría que acudan el día de las elecciones, que voten a conciencia porque hay dos opciones sobre la mesa muy diferentes, para que salga elegida la que marcará el camino de la hermandad durante los próximos años. Es una cuestión que puede afectar mucho al futuro de la hermandad.

Esperanza Macarena. Foto: Alejandro Sigüenza.

– ¿Qué le pide Santiago Álvarez a la Virgen del Rosario, al Señor de la Sentencia y a la Esperanza?

Que iluminen a los que vayan a votar para que voten lo mejor para la hermandad.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup