La Chicotá de Nandel, 💙 Opinión

Feliz Navidad, o no

Hace ya años me fui de este medio informativo. Yo diría, que 300% cordobés, pero es que encima, hay cordobeses que leen este medio, sus informaciones, y además se garantizan que fulano o mengano, o Fernando Blancas, se mojen, les den su opinión sobre diversificados temas, que ya es hasta de pago. Y digo de pago, pues cuando pago una copa en familia, amigos, me viene un lector, o pesado, digamos… Navideño, y lo tengo que aguantar.

Cierro el año, ya es hora. Creo que como todos. Y lo cierro contento, lo cierro con mis padres, el por qué cofrade, si me apuran el por qué de contento, y encima, me están trayendo más líquido o mejunje etílico.

¿Navidad, año nuevo? Eso es lo que yo pensé cuando me tocaba esta semana, y la que viene, tenía que asomarme, libremente eso sí, como siempre da la libertad que ofrece esta página cofrade, pero, ya tenía su director que darme la vara de medir en cuanto a avisos, que eran dos artículos semanales los que les debía, ya no sé, si a mis lectores, o al director. Yo prefiero que quede todo esquematizado en uno, y así, ahorramos tiempo, llamadas, y etílicos, con etílicas quejas o lamentos, propiamente dichas, de nuestro director, y por lo cuál, mi chicotá, va a ser algo alargada.

Querría felicitar a los capataces que no lo son, que juegan con las ilusiones de chavales, costaleros en potencia de alguna Hermandad, y mi felicitación también, a los sinvergüenzas de tal o cual junta de gobierno (y esto si se fijan lo pongo en minúsculas) de dicha Hermandad (y esto, con mayúsculas). Cuando dejen a alguien paralítico, Dios no lo quiera, den la cara, para este 2019, y así, ya aprovecho, para un 2019.

Feliz Navidad, a todos los que están utilizando una Casa Hermandad con MAYÚSCULAS, y que la semana que viene utilizarán para promocionar el próximo disco de Manuel Carrasco, con la única infula de que la gente vaya a su hermandad (en minúsculas), para y por promoción, no de la hermandad (con minúsculas) sino de su atuendo de local-pub-discopub de sábado noche, y así podríamos seguir en cuanto a adjetivos. Pues ya no se esconden.

Mi felicitación de navidad, de año nuevo, a aquellos cofrades que vayan a votar a unas nuevas elecciones, bien porque su amigo se presente, para bien, o sobre todo, para mal, pero es su amigo, o ya de traca, que no tengan los “cojones” de presentarse los suyos o él mismamente, pero votamos en contra, porque si no sale, mejor. Al valiente, pedradas en los ojos. Inútiles asquerosos…

Mi feliz año nuevo a aquellas familias, que son un cofrade más, pues de ellos es el futuro. No un futuro lleno de peleas políticas, como en este ayuntamiento, y me ahorro totalmente hasta el entrecomillado, el paréntesis, pues son parásitos, cordobeses ilustres de la bravuconada contra la Iglesia, y todo lo que huela a ello.

Les queda poco, poco les queda en su poltrona, van a coger el camino de Canal Sur-sana, etc, etc, y todos los caminos llevan a Roma, y todos los documentos, me temo, a la cárcel, y etc, etc, putrefacto poder, simbólico para muchos, entre ellos, que bien lo conozco, más bien, más que putrefacto, obligado que modélico.

Y si me permiten, queridos amigos, ahora si les deseo mi más sincero trámite hasta que podamos empezar los ensayos. Usted, como buen cofrade, se vuelva loco para conseguir la primera túnica de nazareno para su pequeño cofrade, y con la preocupación de su madre, de cuántas horas podrá ir con usted, cofrade ejemplan, pues allana el camino de los que vienen, los que nos mantendrán vivos en el recuerdo.

Feliz año, Feliz Navidad, a todos los que ya hacen hasta lo imposible, por seguir teniendo a sus hijos en Hermandades en las que, aunque no lo crean, incluso, es la HERMANDAD de la que sus padres han sido protagonistas, aunque ellos así no lo crean, pero la historia, es la historia,, como también han sido expulsados de buena palabra que no de confirmación, pero quieren que sus nietos, pues estos hijos tienen unos abuelos que levantaron eso que ahora llaman peña, con festividades más propias de eso, de una marabunta, o benefactores ciudadanos que por algún tiempo, quieren ser alguien en algo, y o por dinero o por oportunidad, les dejan serlo en una Cofradía, que no Hermandad.

Y si me permiten, ya para terminar, les voy a desear, mi más sincera felicitación en estas fechas a las familias, cofrades o no, que o no son familias, y lo compone un número singular como el uno, o el dos, o se desubican, por el tiempo o por la costumbre, pero mayormente por la muerte que también aflora en estos mundos de Dios. A veces, amigos, no hace falta mucha familia para sentirse querido, bastan unos pocos amigos cuando familia, se corresponde al cariño que te dan, no al que se te impone por apellido.

Y les pido un poema navideño, una licencia más que me atribuyo y dice así:

Ese niño no nacido

Tiene en su madre bendita

la verdad, y bonita,

del no olvidar lo vivido.

Pues estuvo en un vientre

y a la vida no hincó el diente

quizá por desprendida,

si era mujer valiente.

Y si era un hombrecito

decirle a Joselito,

que su padre a dos pares

le enseñaría lo bendito

Hoy que Dios nace en Belén,

como cada año cristiano,

pensad que Dios lo vió nacer

y del amor, nace siempre un enano

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup