Córdoba

Humildad y Paciencia estrenará unas joyas con diseño inspirado en la Basílica del Santo Sepulcro de Jerusalén y en el Cristo de los Faroles

A escasas jornadas de que Nuestro Padre Jesús de la Humildad y Paciencia protagoniza la procesión extraordinaria concebida para celebrar el 75 aniversario de su bendición, Hermandad de la Paz y Esperanza ha desvelado uno de los estrenos que el rey de Capuchinos portara en esta significativa jornada. Se trata de un conjunto de gemelos y un broche ejecutadas en oro de 18 kilates engarzadas con amatistas y rubíes surgida de la iniciativa de un grupo de hermanos que se suman a la nueva túnica que lucirá el Señor y ha ofrendado su cuadrilla costalera.

Según ha precisado la Corporación capuchina «estas piezas cuentan con un marcado simbolismo que se hace presente desde la elección de los materiales y de su cromatismo, al empleo del oro en alusión a la divinidad se suma el uso del púrpura de la amatista y el rojo de los rubíes como expresiones de la penitencia y de la sangre de Cristo». Siempre según lo expresado en la nota pública emitida al efecto, «el diseño de las piezas se encuentra sus principales referentes en la Basílica del Santo Sepulcro de Jerusalén y en el Cristo de los Faroles. la inspiración parte de la sección transversal del plano de la Basílica del Santo Sepulcro de Jerusalén, lugar sagrado construido sobre el Gólgota, en el que tuvo lugar la crucifixión, sepultura y resurrección de Cristo».

«Así, la localización central del sepulcro de Jesús en la capilla de la Rotonda ha sido interpretada en estas piezas a través de una amatista de talla baguette. en torno a ellas son 18 rubíes los que se encuentran en alusión a los ventanales del alzado de este edificio. por otra parte el Cristo de los Faroles constituye otro de los núcleos que han intervenido en la creatividad de este conjunto, cuyo desarrollo interior se inspira en las formas de la reja que custodian al popular crucificado», explica la mencionada nota.

Una nota que concluye explicando que «al mismo tiempo se intercalan amatistas en forma de pera hasta conformar una cruz sustentada por 12 rubíes, en correspondencia número de discípulos encargados de transmitir la Palabra del Señor».