A paso mudá, Opinión

Importancia a lo importante: el día del Corpus

El Corpus Christi (en latín “cuerpo de Cristo”) es una fiesta de la Iglesia Católica destinada a venerar la eucaristía. Es una fiesta móvil en el calendario litúrgico, que la sitúa el jueves siguiente al octavo Pentecostés.

El pasado jueves, y durante este pasado fin de semana, se ha desarrollado dicha festividad en toda nuestra geografía, la cual me ha hecho reflexionar sobre algunos aspectos.

He tenido la oportunidad de vivir, por primera vez, este tan importante día en la ciudad de Sevilla, y puedo asegurar, de que el ambiente es muy similar al de Semana Santa, pero a la vez muy diferente. En este día tan alegre, la gente se echa a la calle desde temprano. Los altares engalanados, así como las calles, además de la gente vestida con sus mejores galas, son diversos aspectos a tener en cuenta en pleno mes de junio. Desde primeras horas de la mañana, las calles se empiezan a llenar de gente. Pero, ¿qué diferencia hay con la Semana Santa? Creo que lo principal es el concepto de la familia. Las familias al completo acuden a adorar al Santísimo Sacramento, por lo que para mí, este día es tan familiar como el Domingo de Ramos en la Borriquita. Además, la música de corte clásico, el sol radiante y la solemnidad del acto procesional, hace que sea diferente y único.

Como cristianos, deberíamos recordar que este es el día más importante en nuestro calendario, el día en el que el sol brilla de forma distinta y el día en el que todo cobra sentido. Todo lo demás, es secundario. Antes de cofrade, hay que ser cristiano. Si no es así, todo pierde el sentido común.