Córdoba, ⭐ Portada

Jesús de la Sangre regresa al Císter

La Iglesia de la Inmaculada Concepción, del monasterio del Cister de Córdoba, acoge una imagen singular por inédita en las últimas décadas por mor de la presencia, entronizado en el altar mayor, de Nuestro Padre Jesús de la Sangre que ha regresado al que fue su hogar hasta que en el ocaso del siglo XX, la corporación penitencial se vio obligada a buscar una nueva sede canónica: el convento de los padres Capuchinos.

El motivo de esta presencia no es otro que la celebración de los cultos cuaresmales que la hermandad consagra en su honor y que se desarrollarán hasta el próximo 28 de febrero, cuando la corporación celebre su función principal, a las 11 de la mañana. Previamente se celebrará el quinario con el que la hermandad rinde pleitesía al imponente Cautivo de Antonio Eslava. El Señor preside un sencillo altar efímero que mantiene intacta la visión del retablo del templo.

Conviene subrayar que en este enclave fue fundada la hermandad, en 1976, y que desde su éxodo, ha regresado a casa para ocupar una dependencias destinadas a cuestiones logísticas y la instalación del Belén navideño así como la eucaristía celebrada, en presencia de la Reina de los Ángeles que fue expuesta en besamanos, en 2016, con motivo del 40 aniversario fundacional de la hermandad.

Desde la marcha a Capuchinos y sobre todo con los cambios en la gestión del templo, en los últimos años, se han multiplicado las especulaciones orientadas a sugerir que la hermandad podría estar planteándose su regreso al lugar que le da su nombre popular. Un extremo nunca abordado públicamente pero que permanece latente, que llena de ilusión a muchos hermanos y que se alimenta con imágenes como la que en estos días se producen, pero que solo el tiempo podrá conferir o no carta de naturaleza.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup