Advertisements
Córdoba, ⚓ Costal, 💜 De Cerca

Juan de Dios Guerrero, nuevo capataz de las Lágrimas del Figueroa: «pretendo imprimir un estilo alegre, como es mi barrio, sin olvidarnos de lo que llevamos encima»

Recordamos que hace escasos días se daba a conocer la no continuidad de Javier de la Fuente al frente del paso de la Hermandad de las Lágrimas del Figueroa, tal y como venía sucediendo desde el año 2018. Por lo tanto, la corporación cordobesa debía designar a una nueva persona para comandar los pasos de su titular cristífero.

Un honor que, como hemos adelantado desde este portal, ha recaído sobre Juan de Dios Guerrero, que ha tenido a bien atendernos con gentileza para que la Córdoba cofrade conozca mejor al nuevo capataz de la Cofradía de las Lágrimas. Juan de Dios se presenta como «una persona con principios, enamorado de las mismas que vive muy intensamente cualquier momento dentro de ellas y con la preocupación de aprender constantemente de los mejores en cualquier ámbito de las cofradías». Además, en relación a la experiencia en el mundo del costal, añade que empezó «algo joven con 15 años y hasta el momento he tenido la oportunidad de formar parte de las cuadrillas de la Palma, Hazareno, en Sevilla de la Canina, Santo Entierro y la Virgen de los Ángeles de los Negritos y de los dos pasos de mi Hermandad de la Paz y del custodio San Rafael que tanta falta nos hace en estos momentos«.

Por otra parte, cuestionado por el modo en el que afronta el reto de tomar el martillo de las Lágrimas del Figueroa, Juan de Dios afirma que «con una ilusión grandísima, te lo puedes imaginar… ser capataz del Señor de mi barrio que me ha visto crecer pues es algo muy especial y con mucha responsabilidad«.

En cuanto a los objetivos que se marca a corto y medio largo plazo, se encuentra «formar una cuadrilla que con el paso del tiempo sea una familia que es mi forma de entender esto e involucrando a la gente del barrio a ser participe de ella». En este sentido, ahonda en esta cuestión expresando que «no puedes dejarte nada atrás, el conseguir un gran grupo humano siempre va a facilitar el trabajar la técnica y disfrutar de la hermandad y del oficio«.

Preguntado sobre el estilo que desea imprimir a la cuadrilla, Juan de Dios Guerrero asevera que pretende «un estilo alegre, como es mi barrio, sin olvidarnos de lo que llevamos encima«. De igual forma, en relación a la figura del hermano costalero, afirma que «cuando el costalero esta a gusto en una hermandad le nace solo, y a ese es el punto al que se debería de llegar en todas las cofradías«.

Cuestionado acerca de la importancia que se le debería conferir a capataces y costaleros, afirma que deben tener «la importancia que de verdad tienen, ni más ni menos y siempre al servicio de la hermandad. En todo esto solo hay dos protagonistas que son el Señor y su Bendita Madre«. Sin embargo, no duda al decir que al mundo del costal «le sobran egos y le falta sufrimiento y verdad«. Además, afirma que «ahora creo que es un buen momento en el que nos estamos dando cuenta que es muy necesario apreciar las cosas que por suerte tenemos a nuestro alcance y vivir la vida de las hermandades sin codicias personales y ayudando en lo que cada uno buenamente pueda«.

Juan de Dios concluye afirmando que sería «sería cumplir un sueño, aunque creo que hay objetivos más próximos, aunque por supuesto la mira este allí«.

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup