Portada, Sevilla

La Candelaria y el IAPH recuperan definitivamente al Cristo del Subterráneo, obra fundamental del inicio del Gótico en Sevilla

Los trabajos han estado centrados en la recuperación de la policromía y los volúmenes

El Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico (IAPH) ha presentado este lunes la restauración del Cristo del Subterráneo o Cristo de la Sangre, como también es conocido, escultura anónima de estilo gótico ejecutada en el último tercio del siglo XIII o primer tercio del siglo XIV. A la presentación han acudido la consejera de cultura, Patricia del Pozo y el hermano mayor de la corporación hispalense, Álvaro Delgado. La intervención, al ser uno de los crucificados más antiguos datados en la comunidad andaluza, ha permitirdo al Instituto profundizar en el conocimiento de la imaginería del siglo XIV.

Han formado parte de la comisión de seguimiento de la intervención el hermano mayor de la Candelaria, Álvaro Delgado y el director del IAPH, Juan José Primo. La restauración y la voluntad de ponerla de nuevo al culto acredita el valor que conceden los hermanos de esta cofradía a esta imagen gótica, identificada como el Santo Cristo o Cristo de la Sangre que se veneraba en la iglesia sevillana San Nicolás de Bari, donde perteneció a la hermandad sacramental allí radicada.

El estudio en que sea fundamentado la intervención del IAPH concluye que el Cristo del Subterráneo, restituido a la hermandad de la Candelaria en septiembre de 2020 mediante decreto de levantamiento del depósito del Ministerio de Cultura y Deporte, presentaba problemas de conservación en los estratos polícromos causados por la degradación de los barnices. Con respecto al soporte, no se han detectado deficiencias graves tanto desde el punto de vista material como estructural.

La actuación del IAPH ha estado encaminada a recuperar la percepción de la policromía visible y la última policromía ejecutada, consiguiendo la visión más cercana a la última intervención histórica, además de una mejor percepción de los volúmenes escultóricos. También se ha recuperado la morfología original de la cruz, eliminando el entelado que la cubría, no causando perjuicio a las capas subyacentes. El presupuesto total de la intervención ha asciendido a 9.099,89 euros (IVA incluido).