Advertisements
El Rincón de la Memoria, Sevilla

La Carretería, de salir en la Madrugada a hacerlo el Domingo de Resurrección

A lo largo de los siglos la corporación sufrió diversos cambios hasta establecerse finalmente en la tarde del Viernes Santo

Las primeras reglas de la Hermandad de la Carretería datan del 1586. Aquel 30 de julio el provisor Íñigo de Lizañana aprobaba la erección canónica de la cofradía, pudiendo sus hermanos realizar los cultos a sus sagrados titulares, entre los que se encontraba el de hacer estación de penitencia a la Catedral.

Pero su época de gran esplendor llegará en el siglo XVII, cuando se ejecuten las andas procesionales, así como todo el misterio escultórico. No sería esta centuria un camino de rosas para la corporación, que se vería enfrascada en un pleito con la Hermandad de la Macarena, pues hacía estación de penitencia en la Madrugada y el orden de paso terminaría enfrentándolas ya que la Carretería adelantó en varias ocasiones a la corporación de la Sentencia. Finalmente, se tomó la decisión de firmar una concordia mediante la cual miembros de la primera de ellas acompañaría a la Hermandad de la Macarena desde San Gil hasta el Hospital del Amor de Dios.

En el siglo XVIII el patrimonio de la Carretería continuaría ascendiendo. En 1757 el ostentar el patronato sobre el gremio de toneleros, uno de los más boyantes de la centuria, propició que este ayudara a la Hermandad con mil doscientos reales al año. Años antes, el 25 de octubre de 1751 se redactan nuevas reglas, en este caso aprobadas por Manuel de Céspedes. Las mismas recogían con mayor concreción la hora de salida, fijándose a las seis de la mañana del Viernes Santo.

Traslado a la nueva Capilla

En 1753 comienza la construcción de una nueva sede, terminando cuatro años después. El traslado no se efectuaría hasta 1761, en una procesión que debió ser todo un acontecimiento histórico si tenemos en cuenta los documentos que nos han llegado y que recogen este acto. Teniendo en cuenta las fiestas que en el Reino se celebraban por la festividad de la Inmaculada Concepción los hermanos aprovecharon elementos tales como los arcos que se levantaban cuando los reyes visitaban la ciudad así como composiciones poéticas tan del gusto de la época, que solían recogerse sobre grandes carteles que colgaban de los balcones.

Arcos situados a la entrada de la Calle Real de la Carretería, adornos en la espadaña o toldos que cubrían parte del recorrido se conjugaban con escenificaciones de ángeles que habían servido hasta hace un mes para los actos que organizó la Hermandad de la Pura y Limpia del Postigo del Aceite enriquecieron este nuevo capítulo en la vida de la corporación. Completaban esta escena grandes lienzos donde se representaba a la Inmaculada Concepción, al Papa Clemente XIII y a Carlos III, los cuales han llegado hasta nuestros días.

Pero estos años de crecimiento acabaron frenándose en seco. En 1764 la Hermandad deja de realizar estación de penitencia y no sería hasta 1791 hasta que solicitase acudir de nuevo a la Catedral. Llevaba treinta y cuatro años sin que las imágenes recorriesen las calles de Sevilla. Ahora los hermanos trasladan su decisión al Arzobispado, queriendo mantener el puesto que ocupaba en la Madrugada del Viernes Santo. Pero ahora habría un problema, y es que el Gran Poder llevaba desde 1777 formando parte de esta nómina.

El litigio más costoso

El mismo año de 1791 la autoridad civil prohíbe que ambas corporaciones, la de la Carretería y la del Gran Poder, acudan a la Catedral. Ambas habían seguido defendiendo su postura, tanto que Romero Mensaque afirma que “el pleito continuó con virulencia”, no previéndose acuerdo. Antes, al contrario, el conflicto, aunque soterrado, continuaba. Por esta razón […] la Audiencia volvió a prohibir de nuevo la salida a las dos cofradías, bajo pena de dos mil ducados”. En 1797 por fin se llega a un acuerdo. Atrás quedaba un pleito que había provocado importantes pérdidas tanto en términos económicos como en patrimonio. Y es que la cuestión se había trasladado desde Sevilla a los tribunales del Reino, lo que aumentó los costes del proceso. Por si fuera poco, el Consejo de Castilla acabaría considerándolas corporaciones extintas.

Se toma la decisión de que poco antes de llegar al primer templo de la ciudad, en la Punta del Diamante, se mezclasen los cuerpos de nazarenos de tal modo que formasen una única cofradía, pasando primero el paso de Jesús del Gran Poder, después el de las Tres Necesidades y por último el del Traspaso.

Domingo de Resurrección como día de salida

Pero desde 1791 la Carretería decide efectuar su salida procesional en la mañana del Domingo de Resurrección. Para poder llevar a cabo esta nueva iniciativa la Hermandad puso en conocimiento de las autoridades su agregación a la Archicofradía de la Gloriosa Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo, establecida en la Iglesia de Santiago de los Españoles en Roma.

El siglo XIX sería una etapa donde el aire romántico de la cofradía quedaría definitivamente establecido, no sin antes hacer frente a algunos cambios que no terminaron de cuajar, como el cambio del color de las túnicas, apostando por el blanco, que no fue del gusto de los hermanos y no cuajó. Otros capítulos importantes fueron la incorporación a la nómina de los Duques de Montpensier, la bendición del nuevo altar mayor o la creación de un paso alegórico del Triunfo de la Santa Cruz. Mientras tanto, la cofradía continúa saliendo en la mañana del Domingo de Resurrección.

El componente romántico se completará con el estreno en 1861 de las ropas bordadas del misterio, precisamente año en el que se aprueban nuevas reglas. Estas recogen por primera vez hacer estación de penitencia en la tarde del Viernes Santo, siendo la primera de ellas, ostentando este puesto hasta nuestros días. En 1885 se estrena el palio de las hermanas Antúnez en una jornada en la que por primera vez se observan las túnicas de terciopelo azul que cada Viernes Santo recorren las calles de la ciudad.

Advertisements
Anuncios

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies