Córdoba, Portada

La Hermandad de la Piedad de Palmeras estrenará el Miércoles Santo su nuevo Crucificado, que será bendecido en la Catedral por el obispo de Córdoba

La Hermandad de Palmeras vivirá un próximo Miércoles Santo histórico, uno de los más importantes de su historia, con el estreno de su nuevo crucificado, que presidirá su próxima estación de penitencia. Una jornada que pasará a formar parte indisoluble de la memoria histórica de la hermandad y de la de toda la Córdoba Cofrade que tendrá un prólogo de lujo el próximo domingo 19 de febrero, cuando la nueva Imagen del Santísimo Cristo de la Piedad sea bendecida por el Obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, en la Santa Iglesia Catedral, una vez finalizada la Eucaristía Dominical, siendo trasladada posteriormente en Vía Crucis, entronizada en una parihuela, a la Parroquia de San Antonio María Claret del barrio de Palmeras en Córdoba.

La cofradía ha informado a Gente de Paz que providencialmente la bendición coincide con el encuentro anual que el prelado mantiene con las Hermandades y Cofradías de Córdoba, destacando que es un honor para la Hermandad que el Mayor Representante de la Iglesia de Córdoba presida uno de los actos más importantes de su historia, contando además este día con la Agrupación de Cofradías y los hermanos mayores como testigos y padrinos simbólicos de esta celebración.

La Junta de Gobierno de la hermandad ha subrayado el privilegio que supone bendecir a su Crucificado con la solemnidad propia de la Santa Iglesia Catedral sin perder de vista la humildad y sencillez propias de esta cofradía y ha desvelado que está solicitando los permisos oportunos para el traslado de la Imagen, incidiendo en que la corporación se encuentra trabajando con mucho cariño en la nueva capilla donde será ubicada la portentosa talla de Antonio Bernal Redondo y ansiosos por disfrutar de su presencia en el barrio.

Estamos convencidos que la incorporación de su nuevo Titular será reflejo y llamada de fe para los hermanos y devotos de la corporación del Miércoles Santo.