Sevilla, ⭐ Portada

La llegada del Gran Poder a Nervión permitirá revivir una de las leyendas más conocidas asociadas al Señor, aunque desmentida en varias ocasiones

Tal y como ocurriese en 1965 durante las Misiones Populares, Nuestro Padre Jesús del Gran Poder volverá a transitar por el corazón del barrio de Nervión con motivo de la Santa Misión, en su traslado a los Tres Barrios.

Será este próximo sábado, en torno a las 16.00 horas, cuando el Señor de Sevilla llegue a la Parroquia de la Concepción Inmaculada, rememorando así aquella visita el pasado siglo y que a la postre fue el germen de la que hoy es nuestra Hermandad de Nervión.

Para este hito, la junta de gobierno de la Hermandad de la Sed recibirá con el Estandarte corporativo al Gran Poder en la puerta del templo parroquial, donde se le ofrendará un canto por parte de nuestro Coro Sacro Madre de la Iglesia y una oración para rogar por su divina intercesión. Al mismo tiempo, durante su recorrido por la calle Cristo de la Sed y hasta la parroquia un grupo de hermanos de lla Hermandad portarán las andas del Señor.

De este modo, la Hermandad de Nervión quiere hacerse partícipe en esta Misión Santa tan necesaria y también agradecerle a la Hermandad del Gran Poder todo el apoyo y cariño vertido hacia nosotros durante este más de medio siglo de vida.

En este encuentro con Nuestro Padre Jesús del Gran Poder se reeditarán muchos de los momentos ya vividos en Nervión cuando el Señor visitó el barrio en aquel año 1965. Uno de los episodios más recordados, convertido en leyenda con el paso del tiempo, tiene que ver con el exfutbolista del Sevilla FC, Juan Araújo. Por este motivo, sus hijos van a participar en esta visita del Señor de Sevilla, acompañando a la representación de la Hermandad de Nervión en la puerta del templo parroquial.

Cuenta la leyenda que el día de la procesión con motivos de las Misiones Populares, la cofradía fue sorprendida por la lluvia, por lo que tenían que refugiarse en el templo más cercano, pero este estaba cerrado. Al ver el local de un Juan Araújo que anteriormente habría tenido un mal episodio con el Gran Poder por la supuesta muerte de su hijo, llamaron a su puerta para que los resguardase de la lluvia. Él preguntó quién era y cuando escuchó la respuesta “El Gran Poder” abrió la puerta y se lo encontró allí plantado. Se arrodilló ante él y le pidió perdón por haberlo desafiado.

Se trata de una leyenda que ha sido desmentida en varias ocasiones, la última vez durante la exposición del Cincuentenario de la Sed celebrada en la Fundación Cajasol. No obstante, siempre queda la reminiscencia de una bella historia que aún perdura en el tiempo y en el corazón de Nervión.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup