Advertisements
El Capirote, Sevilla, 💙 Opinión

La multa

Cuando hace algún tiempo las hermandades tuvieron que ponerse las pilas con la nueva normativa referente a la protección de datos no fueron pocos los que pusieron el grito en el cielo como si estas tuvieran que estar ajenas a una cuestión trascendental que afecta a todos. Lo hicieron los periodistas reaccionarios que aprovechando la cuaresma no tenían temas que abordar en sus artículos y también los que creen vivir en el Antiguo Régimen.

La cuestión, más que compleja, llevó a que nuestras hermandades comenzasen a interesarse por un aspecto fundamental en la vida de todos nosotros. La protección de datos llegó para quedarse y la numerosa jurisprudencia al respecto es solo una muestra de la trascendencia sobre un asunto que no cuenta con el suficiente conocimiento por parte de las juntas de gobierno. ¿Cuáles cuentan con miembros formados en dicha legislación?

La trascendencia de la Ley Orgánica 3/2018 de Protección de Datos es un oasis en medio del desconocimiento desértico de las hermandades. A día de hoy hay cultos retransmitiéndose con la presencia de menores de edad o siguen apareciendo datos sobre los hermanos plasmados en las listas para la estación de penitencia que no tendrían que aparecer. ¿Y qué me dicen del envío de comunicaciones sin copia oculta dejando al descubierto los destinatarios? Puede parecer baladí pero siguen existiendo, yendo en contra de lo estipulado en la citada ley. Y el desconocimiento lleva a descontextualizar una normativa capital. ¿Imaginan una página web sobre una hermandad que pida acceso a la cámara del móvil al entrar desde este dispositivo? ¿Creen que no existe? Hagan la prueba. Seguramente se sorprendan.

Pero también los problemas pueden venir derivados de terceros. Es lo que le ha sucedido a una corporación, de entre las cinco con mayor presencia, que ha visto cómo un problema con la entidad bancaria provocaba la fuga de los datos de miles de hermanos. Y abordando cuestiones bancarias, no está de más recordar la multa que la Agencia de Protección de Datos impuso el pasado mes de diciembre al BBVA. Está claro que no podremos controlar aquellas acciones que no dependen de nosotros pero sí remar juntos para cumplir con la ley. ¿No sería idóneo que nuestras hermandades contasen en su junta de gobierno con un miembro formado en derecho especializado en la LOPD?

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup