Cruz de guía, 💙 Opinión

La pregunta más incómoda

No es nada exagerado admitir que la organización y disposición de las Hermandades que deberán hacer acto de presencia en su particular evento asignado por la Agrupación de Cofradías de Málaga con motivo de su Centenario fundacional está contemplando un verdadero quebradero de cabeza no solo para el organismo agrupacional, sino también para la mayoría de las Corporaciones que deben someter la decisión a su Cabildo de Hermanos con la posibilidad inherente de desequilibrar el perfecto reparto de todas las Cofradías entre los tres actos.

El plato fuerte de los tres actos extraordinarios (Vía Crucis, Magna y Veneración) ha supuesto un seguro de vida para la entidad que preside Pablo Atencia, y es que el prestigio, la vistosidad y la capacidad de atracción de gente que puede tener una magna es un valor innegable para una Corporación Penitencial y así se ha visto reflejado en sus correspondientes cabildos, siendo el evento más avanzado hasta la fecha y con el mayor número de Hermandades participantes confirmado.

Por el contrario, si nos sumergimos en las entrañas de la Exposición y Veneración de las Imágenes Pasionistas en la Santa Iglesia Catedral, estos asuntos se cubren de un velo interrogativo que mantiene en la más oscura de las inquietudes a la entidad organizadora a medida que se va acercando uno de esos Cabildos Extraordinarios. Y es que puesto que el otro gran evento, el Vía Crucis, es un acto cerrado, como es lógico, por su carácter escénico particular y supeditado a las catorce estaciones de la Pasión amoldadas a la escenografía que posee cada una de las Imágenes Titulares de las Cofradías llamadas a participar del mismo, y que el de la procesión magna podría devenir en el cuento de nunca acabar si la intención es la de que todas las Hermandades participen sí o sí en alguno de los tres actos, la Agrupación se puede encontrar en un callejón sin salida e, incluso, provocar ciertas desavenencias entre algunas Cofradías que pueden considerar un privilegio y una decisión arbitraria el hecho de participar o no en la procesión magna.

Cabe recordar, que ya han sido dos los Cabildos que han denegado la propuesta de la Agrupación a participar en la Santa Veneración Catedralicia. Dolores del Puente y Zamarrilla han decidido no tomar parte en el asunto de la exposición conjunta del templo mayor capitalino, entre otros motivos, como la inminente restauración de la Virgen Zamarrillera, debido a la gran cantidad de días que las Imágenes deberán permanecer lejos de sus sedes canónicas llegando a alcanzar casi los dos meses, algo que también mantiene en vilo la asistencia de la Talla más devocional de Málaga; la de Jesús Cautivo. Asimismo y enlazando con lo relatado anteriormente, la Hermandad de Zamarrilla ya solicitó a la propia Agrupación poder participar en la magna con la Imagen Cristífera del Santo Suplicio tras denegar la proposición primera, opción que puede abrir la veda de decisiones contrarias la Veneración en la Catedral y favorables a la participación en la magna por parte de las Cofradías asignadas al evento catedralicio.

Es la pregunta más incómoda que debe responder el cofrade malagueño. ¿Aceptamos la propuesta de la Agrupación para con la Exposición del «Verbo Encarnado» y por ende asumimos que nuestra Talla abandone el barrio durante dos meses o por el contrario la denegamos y jugamos nuestras bazas para participar en el otro de los eventos?. El tiempo dirá si continúa adelante.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup