El Respiradero, 💙 Opinión

La primavera se llama Alegría

El cielo lucía un azul del tono de los sueños. En los balcones, hortensias y claveles se enredaban entre las rejas. Un alfombra de jacarandas se extendía por toda la ciudad. La tarde estaba dispuesta con el decorado de la primavera más hermosa que incluso Petrarca pudiera imaginar. Pero nos faltaba la misma primavera.

Incluso en el barrio que guarda la esencia primaveral durante todas las estaciones del año. San Bartolomé es el lugar perfecto para evadirse. Entrar en sus callejones es parar el tiempo. Como si miraras un cuadro y en un instante creyeras estar en otro siglo. Porque este barrio es así; lleno de historia, poesía y arquitectura que reboza de imprecisión el alma.

La tarde estaba preparada para recibir a la Virgen de la Alegría. El sol quería jugar con las esquinas al contraluz que termina en el asombro de ver la cara iluminada de la Virgen por Céspedes. Sin embargo, la tarde tenía en lo más adentro de los que conocemos esta procesión tintes grisáceos que precisamente no eran de las fotos de las grandes procesiones de antaño.

Alegría es un estado del alma. Es un beso que eriza la piel cuando notamos su cercanía por Levíes. Verla es una explosión de perfumes. Y contemplarla un torbellino de colores. La dulzura de su mirada transcurre lenta y precisa como el atardecer en el Guadalquivir. Su presencia nos hace felices. Aquel domingo de mayo es un locus amoenus que parece haber sido narrado con la mejor sensibilidad del poeta. No costaría imaginar que todo fuera ficticio. Solo Dios podría inventar la primavera en Sevilla. Por eso la Alegría es obra de Dios porque Ella misma es la primavera.

Ahora estamos huérfanos de primavera. Tú que eres su verdadera esencia volverás a hacerla renacer como el Ave Fénix. A tu paso todo volverá a llenarse de color. Las casas decimonónicas de tu barrio recuperarán el blanco, el burdeos, el azul y la vainilla. Y tendrán más fuerza que nunca para trazar el mejor de los lienzos para que quede enmarcado en recuerdos de piropos y todo quede centrado en un punto de fuga, nuestro pensamiento más inalterable, tu sonrisa de Gioconda.

Volverá la tarde en la que todo quede lleno de Tu Nombre. Donde tu barrio se haga jardín y a tu paso se desprendan las flores para llenarlo todo de hermosura. Será entonces cuando volvamos a conseguir la primavera y con ella la Alegría.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup