Advertisements
El Respiradero, Opinión

La pureza del verano

Empieza a bañar la ciudad los rayos de un sol que anuncian una mañana candente. Las rejas de los comercios chirrían y rompen el silencio de toda una madrugada para dar comienzo a un día que empieza a plena luz. El ambiente es tranquilo. Apenas hay ruido. Sólo el murmullo de un bar a lo lejos en el que se intuye el roce de un taza de café en el mostrador. Estamos ante las mañanas más puras de la ciudad.

Los días de julio recuperan el aire de una Sevilla antigua, perenne. Parece que nada ha cambiado. Todo está en su lugar y se ha olvidado el ajetreo de los demás meses del año. Por los meses de verano se cuece una religiosidad virtuosa porque está libre de cualquier tendencia que te lleve a Dios. Las casas de hermandad cierran, las cofradías son algo temporal que no tienen sentido en estos días y todo conduce a descansar del Señor.

Aun así. Hay quien se atreve a romper las reglas y levantarse de su cama a una hora que hace unas semanas era de lo más razonable, incluso tarde podría decir. Desayunar tranquilo, asearse, leer y cerrar los ojos. Para salir de casa con un sol resplandeciente y un cielo con su azul difuminado.

En verano las capillas recuperan el rumor de tiempos pasados. Quien es capaz de descubrirlas en estos días es testigo de que las Imágenes llenan más. El tiempo se detiene y es más fácil llegar a nuestro interior espiritual, donde cabe una conexión clara con Dios.

Vírgenes vestidas de blanco abarrotan los altares. Retablos que muestran detalles que nunca antes habías visto. Silencio, tranquilidad, espiritualidad. El verano en Sevilla es una oportunidad para contactar íntimamente con el Señor.

Abuelas de vestidos oscuros y faldas por debajo de la rodilla. Abanicos. Sombras que son el tesoro de la calle. María en el centro de unas vidas. Puertas que queman. Y si las cruzas, comprenderás que el tesoro del año no está en unos cuántos días organizados para poder disfrutar. Sino en hallar la belleza de los pequeños detalles. Por el verano hace silencio en las calles para poder oír la voz de una Virgen que no entiende de vacaciones.

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies