El Capirote, Sevilla, 💙 Opinión

La Virgen de «El Llamador»

Acudí la semana pasada a una tertulia en un conocido bar del centro de la ciudad —permítanme no decir el nombre porque no me pagan— y tras la Semana Santa es inevitable que uno de los temas se centre en el cabildo que la próxima semana se celebrará en San Vicente. «La Virgen del Llamador» me refiere un buen amigo mío al comenzar la tertulia.

No es extraño porque las redes sociales, que vienen a ser como un termómetro de la opinión pública, superando a los medios de comunicación en algunos casos, también han dejado constancia de cómo la cuestión que se abordará en las Siete Palabras ha sido vivida intensamente por el periodista Fran López de Paz. Al llegar a casa sintonizo el programa y ahí están en un conocido restaurante y asoma el asunto del que todo el mundillo cofradiero habla.

Días antes habían contado con algunos hermanos que estaban detrás del cambio de la actual dolorosa. Y manifestaban que habían contactado con la junta de gobierno, limitándose esta a referirles el comunicado. Nada extraño porque de puertas para afuera el tema viene a estar desprovisto de la controversia que existe dentro de estas. Dicho de otro modo, optan por esperar al cambio y no una tourné radiofónica que para los oyentes habría sido fantástico, pero para los hermanos habría resultado espinosa.

Somos así. Encontramos ejemplos en televisión.  asistimos a enfrentamientos y desacuerdos que nos entretienen y no acaban afectándonos. Cada cual sigue con su monotonía pero los protagonistas de las discordias viven una vez apagados los micros las consecuencias de las disputas.

En la hermandad la división es tal que no hay dos sectores, uno a favor del cambio y otro que apuesta porque las cosas queden como están, sino que además hay hermanos que no estarían conformes con que fuese la dolorosa de Miñarro la que ocupase el actual lugar de la Virgen de la Cabeza, pensando en un hipotético cabildo donde se presentasen varias imágenes.

Con estas un grupo de hermanos impulsores de la Virgen del Amor va a la radio y conscientes del poder de las ondas exponen sus ideas. La junta de gobierno prefiere esperar, pero aún así no se libran de las críticas. En una supuesta visita que estos últimos realizan al arzobispado, Javier Blanco expone: «todo apunta a que quieren que este cabildo no llegue a ningún lado» y apostilla López de Paz: «o que no se celebre». Al margen de que es de las pocas ocasiones que el director apoya a su compañero, ya que la mayoría de las ocasiones es Javier Blanco quien habla para respaldar al jefe —algo así como una especie de retweeteador, para que puedan entenderme los millennial— es destacable que de una visita al arzobispado se pueda conformar un escenario que a saber si se corresponde con la acción ejecutada, porque al final me quedé esperando alguna prueba que corroborase tal afirmación.

De Fran López de Paz conocemos su defensa a todo lo que se haga en el taller de Paquili o lo que idee José María Leal. El paso del Cachorro ha venido a ser lo mejor que se ha hecho en la década y la restauración de la Virgen de Guía —de la que hemos oído mucho y leído ríos de tinta— restaurada por Miñarro —el mismo autor de la Virgen que pretenden se convierta en titular de la corporación del Miércoles Santo— es idílica.

Ahora es la Virgen del Amor la que ha centrado debates en el programa radiofónico sin encontrar oposición alguna. Puede que la Virgen de la Cabeza no alcance la excelencia artística o no le acompañe una enfervorecida devoción pero ambos senderos no siempre desembocan en el mismo camino. Si así fuera la dolorosa de la Carretería contaría con una devoción como pocas y si optáramos por bajar imágenes de los pasos por mérito artístico bien podríamos comenzar por hacerlo con algunas de las que estuvieron presentes en la muestra del Casino de la Exposición. Cambiar una imagen por otra no acabaría solucionando el problema porque ¿se sabe la devoción con la que contaría la Virgen del Amor dentro de unos años? ¿Es la imagen de Miñarro todo un prodigio de la imaginería contemporánea?

«El Llamador» ha abordado el tema de tal modo que ha acabado formando parte del tablero. Ningún otro medio se ha centrado de forma tan apasionada, tanto que hay hermanos que votarán en contra solo por llevarle la contraria al programa. Si el próximo 17 de abril los hermanos que propusieron el cambio salen ganando bienvenida sea la imagen, pero si finalmente la Virgen de la Cabeza queda como titular, como hasta ahora, no estaría de más respetar la decisión tomada y olvidar la cuestión. A nosotros nos será fácil, ellos quizá necesiten más tiempo.  

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup