Jaén, ⭐ Portada, 💚 El Rincón de la Memoria

La Virgen de la Cabeza, de Andújar al corazón de Jaén

En 2009 la venerada imagen recorrió las calles de la capital jiennense

Un nutrido programa de actos y cultos en el lejano año de 2009 con motivo del cincuentenario de su proclamación como patrona de la diócesis de Jaén por Juan XXIII y del centenario de su coronación canónica. Entre ellos, la llegada desde Andújar de la Virgen de la Cabeza, que acudió a la capital del Santo Reino en una carreta engalanada para la ocasión.

Cuando Benedicto XVI concedió un Año Jubilar con motivo de tales efemérides se creó una comisión para proyectar una serie de actos que incluían la llegada de la imagen letífica a Jaén. En aquella década ya lo había hecho en 2004, con motivo del Año del Rosario. Ahora volvería a pisar el suelo de la ciudad, permaneciendo en la catedral durante una semana.

El 24 de abril había dado comienzo el Año Jubilar y desde entonces la cofradía matriz y las filiales centraron sus esfuerzos en conmemorar tal efeméride. Desde jornadas temáticas, presentaciones, conferencias… En verano se iban conociendo más datos, como que llegaría en noviembre y que el acto central coincidiría con el día de la Iglesia Diocesana, previsto para el 22 de dicho mes.

Su llegada a Jaén

El día 13 de noviembre la Morenita fue trasladada en su carroza hasta Andújar. Una vez allí, sobre andas, recaló en la parroquia de Santa María. A lo lejos, el santuario huérfano, y frente a Ella cientos de romeros que durante la noche acompañaran a la sagrada imagen antes de su partida.

A las nueve de la mañana abandonaba su pueblo pasando por Los Villares de Andújar, San José de Escobar, Villanueva de la Reina, Cazalilla, Mengíbar, Villargordo y Las Infantas. Después, llegó hasta la prisión provincial para adentrarse más tarde en el recinto ferial. Ya sobre sus andas, recorrió las calles de la capital hasta el primer templo de la diócesis.

Coincidiendo con su estancia, el cabildo catedralicio se sumó a los actos confeccionando un programa que aunó aspectos religiosos y culturales. Fue el caso de la exposición que en las galerías altas del templo catedralicio mostró enseres, planos, objetos, en una exposición titulada «Morenita y Pequeñita». No faltó una vigilia eucarística y mariana, la misma noche de su llegada o las celebraciones diarias con diferentes grupos, desde enfermos y mayores hasta catequistas y trabajadores de Cáritas pasando por sacerdotes, inmigrantes o miembros de las cofradías, entre otros.

En cuanto a las conferencias se programaron «La pastoral misionera: retos y propuestas», «Dimensión mariana de la espiritualidad y misión del ministro ordenado», «María en la espiritualidad del siglo XXI: aspectos relevantes para la vida consagrada», «La romería de la Virgen de la Cabeza a través de la pintura y la literatura barroca», «La aportación de Cáritas ante la crisis a la luz de la Doctrina Social de la Iglesia» y «Aportación de María en un mundo materialista».

Finalmente, el día 22 la imagen presidió una misa oficiada por Ramón del Hoyo, por entonces obispo de la diócesis. Entre los momentos más esperados la imposición de la Rosa de Oro, otorgada por Benedicto XVI, distinción nunca antes recibida por una imagen mariana en España y que volvió a poner de relieve la importancia de la imagen, aún vigente en pleno siglo XXI. Después, la Morenita regresó a Andújar, su pueblo, que ya la esperaba impaciente cuando la vio marchar.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup