Cruz de guía, 💙 Opinión

Las Cofradías, un ente inmortal

Recién finalizada ésta extraña Semana de Pasión, he decidido tomar un momento de reflexión sobre lo vivido en este atípico período de tiempo. Al pensar en ello me he dado cuenta de la fuerza que han adquirido a lo largo de la historia los movimientos agrupacionales, o como mejor lo llamamos los cofrades, Hermandades. Visionando el documental que magistralmente ha editado la Agrupación de Cofradías y Hermandades de Málaga en honor a sus 100 años de vida, me he dado cuenta que estamos ante uno de los entes más supervivientes de cuantos conocemos en Andalucía.

La Semana Santa de 2021 ha sido un claro ejemplo de la inmensa capacidad de reinventarse que las Cofradías han adquirido durante los siglos precedentes, y la resiliencia, término que se ha puesto de moda en estos últimos meses, de la que se hayan impregnadas a la hora de afrontar los verdaderos problemas de esta situación pandémica. Pero no solo de pestes y enfermedades se han visto afectadas las salidas procesionales, los bien sabidos atentados contra los templos e imágenes sagradas en los años 30 y la posterior contienda civil supusieron un auténtico varapalo apuntalado por la extrema izquierda republicana, le pese a quien le pese, hacia la Iglesia y por ende a las Cofradías.

Fue en el año 1931, cuando los desarrapados radicales anticlericales y anticofrades quemaron, sustrajeron y profanaron el patrimonio material e inmaterial de nuestras Hermandades que, a su vez, tuvieron que readaptarse a una compleja situación que no tomó nuevos puertos hasta épocas de la posguerra. En la nombrada capital de la costa del sol, los hechos se produjeron de un forma más virulenta que en otras zonas de Andalucía hasta tal punto que la Agrupación de Cofradías de Málaga, creada diez años antes, contribuyó a la creación de una comisión pro-Semana Santa entre el tumulto y las opiniones divididas que los cofrades habían expresado para recobrar algo de aliento cofrade. La organización recién formada se enfrentaba a la ardua tarea de volver a levantar edificios sagrados, reconstruir el patrimonio o encargar Tallas nuevas y sobre todo el cometido más complicado; renovar los ánimos de los fieles que habían visto como sus devociones personales eran masacradas y defenestradas. Todo ello para volver a renacer en tiempos posteriores con el máximo esplendor sobre el que construir lo que son hoy en día, algo que ha incluido la profesionalización de los sectores afines a las Hermandades que, actualmente, se han encontrado con un duro bache que, sin atisbo de duda, podrán sortear.

Muchos se empeñarán en borrar del mapa a nuestras Cofradías, incluso desde dentro de las mismas blanqueando a los descendientes de aquellos que una vez portaron la bandera de la opresión contra la religión y sus creencias e intentando desviar las miras hacia otros estamentos de la sociedad con el fin de deshacerse de la responsabilidad que provocó el ataque más infame hacia la Iglesia y sus Hermandades. Aquí estaremos para recordárselo. Nunca podrán acabar con éste ente inmortal.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup