La bambalina, 💙 Opinión

Las puertas abiertas para todos, se supone

Gran revuelo han tenido esta semana las palabras de Fray Francesc Xavier Catalá, sacerdote que ha predicado la novena en honor a la Asunción de Cantillana, en las que tacha de aberración y ha cargado contra los homosexuales y transexuales llamándolos gente depravada y de mala vida.

El debate, como era lógico, no tardó mucho en desatarse en las redes. Hay quién piensa que sus palabras han sido sacadas de contexto y no es lo que ha querido transmitir en su homilía, pero siendo sincero pienso que sus palabras más que tergiversadas, son contradictorias. Intenta transmitir que Dios abre sus puertas a todo el mundo, que nadie es nadie para decir tú no entras y tú sí y categorizar a la gente, pero lo que veo detrás de estas palabras es un pensamiento real, que pese a ser así, deben ser recibidos en la casa de Dios, con lo cual se contradice y no los ve igual a los demás, «Si yo hablo así, mañana no viene ninguno», pero la realidad es que tienen que callar porque en muchos sitios si no es por la devoción que pueda levantar una imagen entre ellos, sí que no iría nadie.

Hoy en día, que desgraciadamente la sociedad no termina de abrir su mente, sigue habiendo aún personas en contra de este colectivo, pero precisamente en la Iglesia, esa que es la primera que aún no termina de tolerarlo, es donde hay muchísimas personas con ese tipo de condición sexual en lo que son las hermandades, por no hablar de este caso concreto de la Asunción de Cantillana, que ante todo no tiene nada que ver con la homilía y las palabras pronunciadas por el sacerdote y no es responsable, ya que está corre a cuenta exclusivamente de él. 

También hay que decir que el Papa Francisco recientemente ha dicho que «quien rechaza a los homosexuales no tiene corazón humano», pero la verdad es que si no los rechazasen, ni siquiera tendrían que decir esas palabras ningún sacerdote, sería totalmente indiferente y no existiría ningún revuelo como el ocasionado. Estos y otros pensamientos de la Iglesia Católica, son los que hacen que los que profesamos esta religión no compartamos todo lo que la misma defiende, ahí se ve la forma que tiene cada uno de vivirla, sentirla y compartirla. Sí de verdad se abriesen las puertas y se amase a todo el mundo, otro gallo cantaría…

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup