En mi Huerto de los olivos, 💙 Opinión

Llegó la Cuaresma

Ayer fue Miércoles de Ceniza llegó la Cuaresma 2021 y con una crudeza humana que aún parece que no somos conscientes de lo que nos estamos jugando, la vida. Si a todos y todas que protestamos por verdaderas gilipolleces, que nos convierten en seres humanos tan egoístas, anormales y creídos que no es normal, con la cantidad de muertos que a causa de la pandemia que seguimos teniendo, ¡qué ya hay menos! gracias a Dios. Estaría bueno que con el sacrificio que estamos realizando unos pocos, para que otros sigan haciendo subnormalidades de biósfera especial. Pero cuidado con decirles algo o llevarles la contraria.

Solo nos importa lo que a cada uno le va en lid. Si, es así de triste y real. Cada uno de los que decimos que convivimos con los demás y pensamos en los demás, sólo nos preocupa nuestro ombligo. Vamos a lo nuestro. Si para expresar mis pensamientos tengo que ofender lo hago y punto, bajo el amparo de la libertad de expresión. Hay que joderse. Parece que tenemos que realizar las mismas acciones que ellos para que nos respeten. Vaya tomadura de pelo lo que nos está tocando vivir.

Y esta misma situación es descontextualizar a otros criterios de nuestra realidad virtual en la que vivimos. Se nos caen los sentimientos porque no tendremos procesiones este año, ¿de verdad eso es lo que nos importa? Este año será aún más duro que el anterior, pero seguimos en nuestra misma posición de alteza superior que no entiende ni comprende a los demás, sino a mí mismo.

Nos encontramos en una situación muy difícil de entender y explicar, pero es la realidad que tenemos. Yo, no entendería tener lo que antes tenía, si para ello sigue muriendo gente a la cual no podré tan solo mirar a los ojos. Y por supuesto, ni poder estrechar una mano o abrazar, porque esto parece ya algo utópico. Seguimos estando llenos de vanidades cada uno de nosotros. No estamos aprendiendo la lección. Prefiero estar enfadado contigo y dejarte de hablar, antes de intentar solucionar las cosas. Mi vanidad está por encima de ti. Que me he equivocado, está el sentarse a hablar y perdonar, pero de esos cada día hay menos, porque el dolido y ofendido soy yo. Espero que no faltemos alguno en el camino y cuando nos enteremos de que alguno ya no es peregrino de la vida nos quedemos con la duda de haber lo intentado.

Mírame a los ojos, y dime que solo te quedas con lo malo en vez de lo bueno, que seguramente hubo bastante más que malo. Al ciego que solo se ve el, habrá que dejarlo con su ceguera hasta el día que llegue ese milagro y le haga ver la vida era mucho más bonita si hubiese dado la oportunidad de hablar. Nos encontramos con ofuscación, obcecación y prejuicios y además lo inferimos alrededor para cerrar las puertas o ventanas para que no entre un pequeño aliento de aire limpio y despeje este virus, que al final somos nosotros mismos.

Ayer Miércoles de Ceniza, nos volvieron a repetir un acto que es la realidad más real. Al final solo seremos polvo… De nada valdrá lo que pudimos hacer y no fuimos capaces de hacerlo. Sólo vivir egocéntricamente en la vida de cada uno de nosotros.

Sean felices y extrapólenlo, dejen a un lado los malos momentos porque al final es lo que me dice una persona muy cercana a mi vida, perdemos el tiempo con los malos rollos y ese tiempo no lo disfrutamos con los buenos. Piensen lo.

Hoy es San Simeón, y dice el refranero español que “por San Simeón, el invierno se da algún alegrón”, disfruten del fin de semana en la medida que se pueda.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup