Advertisements
El viejo costal, Opinión

Lo importante no es cómo, ni donde, lo importante es Quien

Llevo varias semanas escuchando, o leyendo que si el Corpus Christi de tal o cual ciudad, de tal o cual hermandad… sale en un pasito, en parihuelas, en un paso grande, que si los va a sacar tal capataz, que si no sale, que si sale así es lamentable, que con música o sin música y así una serie interminable de diversidades de posibilidades, las más de ellas tonterías.

Desde el año 1246 a petición de Santa Juliana de Mont Cornillon, fue determinación del Reverendísimo Roberto de Thorete establecer la fiesta del Corpus Christi, fiesta que el Papa Urbano IV con la bula “Transiturus” afirmó en toda la cristiandad sobre el año 1264.

Para que esto fuese así fue necesario que en Ovierto, el P. Pedro de Praga dudara de la presencia del Cristo en la Eucaristía, para salvar esta crisis de fe, peregrinó hasta Roma, y regresando al oficiar una misa en Bolsena la Sagrada Hostia sangró sobre el corporal, éste corporal fue solicitado por el Papa Urbano IV y la reliquia fue llevada a su presencia en procesión, recibiéndolo el Santo Padre arrodillado y posteriormente mostrándolo a los asistentes allí presentes, quedando registrado para la historia como el milagro de Bolsena.

Y siendo así como empiezan las cosas, por esto, lo importante en esta fecha es la presencia de Santísimo Corpus Christi, en sí.

Recuerdo de mi infancia, como esta procesión se iniciaba en la misma parroquia, y no había ni paso, ni música, ni costaleros, ni nada, solamente el párroco, quien entre sus manos portaba la custodia, u ostensorio con la Sagrada Hostia, y que la sostenía entre sus manos usando el velo humeral, el mismo que usa durante la bendición con El, en la exposición del Santísimo, recuerdo por viejo que en esta procesión iba bajo un palio de respeto, a píe, caminando por las calles cercanas a la feligresía y que a modo de cortejo solo la Cruz Parroquial y detrás un grupo de pequeños que habían participado ese año en su primera comunión, todos vestidos con la misma ropas de su ritual sacramental.

No por ser sencilla y simple era menos importante, no por la asistencia de más o menos personas era más o menos importante, ni por no llevar paso, ni por no llevar música, lo verdaderamente importante es la presencia sencilla de Él, en su forma de Hostia Consagrada. Lo verdaderamente importante era su cercana presencia y aproximación evitando que toda esta parafernalia añadida se termine volviendo una falta de respeto al don más precioso de Jesús para con nosotros.

Creo que es mejor evitar distracciones, imprecisiones, con los añadidos a tan formal procesión, por esto no entiendo a mis amigos cuando cuentan o relatan que, si llevará tal o cual banda, si será portada por tal o cual cuadrilla, si saldrá en paso o en parihuelas, ya que lo verdaderamente importante no es ni como, ni cuando, ni dónde. Lo verdaderamente importante es “Quien”.

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies