Advertisements
Córdoba, ⭐ Portada

Los comunistas entran en cólera porque la O montará su paso de palio en el Centro Cívico de Levante

La viceportavoz de IU en el Ayuntamiento de Córdoba, Alba Doblas, ha evidenciado su ira -que no les engañe el rictus ficticio en forma de sonrisa forzada que siempre le acompaña en las ruedas de prensa- rechazando el montaje del paso de la Virgen de la O dentro del centro cívico de Levante, así como «su salida procesional». Un extremo que, a menos que lo que le parezca mal sea la procesión en sí, evidencia su absoluta ignorancia sobre el asunto, toda vez que la procesión no saldrá en ningún caso del Centro. Lo único que ocurrirá es que la humilde prohermandad utilizará el recinto para montar su paso de palio y protegerlo en los días previos y posteriores a la procesión. La otra opción es que lo sepa y mienta a sabiendas.

En un alarde de desconocimiento o manipulación ha asegurado -sin que se sepa que se le haya caído la cara de vergüenza a nadie- que «se trata de un acto de contenido religioso, expresamente prohibido dentro del Reglamento de Participación Ciudadana y del nuevo Reglamento de Centros Cívicos, que se va a aprobar en unos días» -una falsedad en toda regla ya que la procesión comenzará a las puertas del templo, no en el centro cívico- , «juntamente con los vecinos de la zona» -que apoyan masivamente que la corporación pueda utilizar el recinto como demostró la prohermandad en una masiva recogida de firmas que tuvo lugar el pasado año, cuando la propia Doblas abanderó la irracional negativa a la humilde corporación-. 

A su juicio, «confronta con las decisiones y manifestaciones del Consejo del Movimiento Ciudadano, de la Junta Municipal de Distrito y de las asociaciones vecinales del distrito», a la vez que «deja claro, por las manifestaciones de la delegada de Participación Ciudadana, que este gobierno del PP no está dispuesto a rectificar en los errores que comete». «Se consideró, por parte de la delegada, que efectivamente podía haber un error pero, aún así, no están dispuestos a rectificar y no van a dar marcha atrás en su decisión», ha criticado la edil.

Lo cierto y verdad es que son los comunistas quienes no están dispuesto a reconocer errores. Son muchos los que piensan que la iracunda negativa del pasado año, la pésima gestión de la crisis derivada y el trato inhumano perpetrado por comunistas y socialistas a la O fueron elementos que influyeron de manera decisiva en el cambio de gobierno en la ciudad, ya que muchos ciudadanos entendieron como sufrido en sus propias carnes el ataque ejercido contra la O. Algo de lo que es plenamente consciente el entorno de la antigua alcaldesa, Isabel Ambrosio.

En el colmo del ridículo, la edil ha dicho que «se entiende, por tanto, que tras la negativa del gobierno municipal, esa marcha atrás debe venir del movimiento vecinal, desde la consideración de unos centros cívicos laicos, participativos, que alberguen a todas las personas, sean cuales sean sus creencias, sin herir a nadie y sin que se transformen en vehículos de proselitismo religioso e ideológico, que es el sentir del Consejo del Movimiento Ciudadano». Por tanto, desde el grupo municipal de IU preguntarán «todas las condiciones que se han dado para variar la postura de lo que se había hecho en gobiernos anteriores, tanto del PP como de IU-PSOE, y sobre lo que nos digan, actuaremos en consecuencia y, ya adelantamos, que secundaremos todas las movilizaciones que organicen las asociaciones vecinales del distrito», ha resaltado Doblas. Una amenaza en toda regla y una irresponsabilidad manifiesta que se transformará en responsabilidad si algún o algunos descerebrados deciden «movilizarse contra la cofradía». Algo que, no obstante, más allá del patético e infantil pataleo, en ningún caso modificará absolutamente nada. La O montará su paso en el Centro Cívico, aunque le pese a Alba Doblas y a todos los comunistas que piensan como ella.

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup