Sevilla

Los retrasos y la lluvia no impidieron el inexplicable fulgor del Domingo de Ramos

Domingo de Ramos que amaneció pasado por agua. La lluvia disputaba un pulso con la ilusión de los niños y la fuerza de los muchachos revestidos de blanco del Porvenir era más fuerte a pesar de estar mojados y llenos de barro. Salió el sol. Y es que no se entiendo un Domingo de Ramos sin luz, sin la ceguera que produce la luminosidad de la canastilla de Nuestro Padre Jesús de la Victoria.

La hermandad de la Paz pidió una prórroga para salir a las dos de la tarde de su parroquia de San Sebastián. El cortejo avanzó muy rápidamente hacia el centro de la ciudad no pasando por Puerta del Arenal, Harinas y Barcelona como de costumbre, sino recortando por García de Vinuesa y Fernández y González para llegar a la Plaza Nueva. La portentosidad de ambos pasos y mareas de capirotes blancos llenaban la ciudad de Domingo de Ramos. El accidente de la jornada lo protagonizó el Señor de la Victoria que terminó su estación de penitencia con un dedo partido.

También pudieron salir los niños del cortejo de la Borriquita. Una niña fue la encarga de pedir la primera venia de la Semana Santa de Sevilla de 2018. En su palma llevaba un pequeño pez en recuerdo de Gabriel Cruz.

Elegancia en los dos pasos de la hermandad de Jesús Despojado que salieron con retraso por el riesgo de lluvia. La Agrupación Musical Virgen de los Reyes y el misterio de Molviedro hacen un binomio preciso para el deleito de los cofrades. Más elegante es el sello del palio de la Virgen de los Dolores y Misericordias que procesionó con un gran repertorio interpretado por la Banda Sinfónica del Liceo de Moguer.

La Hermandad de la Hiniesta salió con una hora de retraso debido a la prórroga que solicitó para saltear las inclemencias del tiempo. Los nazarenos salieron de tres y así estuvieron durante la ida para llegar a La Campana. El Cristo de la Buena Muerte acompañado con la Agrupación Musical Santa María Magdalena de Arenal regaló el sabor de Semana Santa antigua. La Virgen de la Hiniesta, ataviada de manera muy hermosa, demostró que es uno de los palios que los cofrades más agradecen. Su vuelta por las callejones de San Julián marcó uno de los momentos de la Semana Santa que más marcan en el recuerdo del corazón.

También la Hermandad de la Cena pidió una prórroga. Tras treinta minutos de retraso salió los tramos del misterio. La Sagrada Cena impresionaba a los sones de la Banda de las Cigarreras, sobre todo en Alhóndiga cuando sonó el Ave María. A Alhóndiga le siguió la Plaza de San Leandro, la calle Santiago y el regreso por Santa Catalina a los Terceros. Calles que el cofrade sabe apreciar para ver una cofradía agradecida, sobre todo el palio de la Virgen del Subterráneo que no deja lugar a la razón con el acompañamiento de la Banda de Música de Tejera.

El sol recibió de lleno a la cofradía de San Roque. Su recorrido de vuelta es el sueño de todo el año por verlo. Preciosas estampas dejó su paso por Caballerizas e Imperial cuando las olas del paso del Nazareno de las Penas proyectaban una marea de sombras en las paredes encaladas. Las bambalinas del paso de la Virgen de Gracia y Esperanza jugueteaba con los hierros de los balcones y la marcha ‘Virgen del Valle’ en Caballerizas marcó uno de los momentos más intensos del Domingo de Ramos Hispalense.

La Estrella trajo la esencia trianera en un año histórico al superar las 2500 papeletas de sitio. Fue notable el parón de la cofradía en las calles Velázquez, Rioja y la Plaza de la Magdalena. La cofradía tuvo que esperar la entrada del palio de la Hiniesta y el transitar de San Roque por Campana para entrar en la Carrera Oficial. El misterio abrió sensaciones y aplausos. Mientras la Virgen de la Estrella reparte argumentos para aquellos que dicen que es la Reina del Domingo de Ramos. Precioso el transcurrir del palio al lado de la iglesia de la Macarena a los sones de ‘Coronación de la Macarena’, ‘Estrella Sublime’ y ‘Aniversario Macareno’.

Con normalidad procesionó la cofradía del Amor. La Virgen del Socorro fue una caricia muy preciada para Sevilla. El elegantísimo palio contenía azahar entre el martillo y la entrecalle. El repertorio del palio que conmovió e impresionó a todos los devotos que se acercaron y escucharon marchas a la ida como ‘Ione’ al salir con la imagen de la Colegial del Divino Salvador, ‘La Sagrada Lanzada’, ‘Jesús de las Penas’, ‘Margot’, ‘Bajo Tu Amparo’ y ‘La Soledad’ de Pedro Morales que con el paso sobre los pies de la Virgen del Socorro dejó sin aliento a la calle Cuna.

Es innegable que la Amargura es una de las mejores cofradías de la Semana Santa. Y lo volvió a demostrar. Su paso es de película. Y el movimiento de ambos pasos es una lección catedrática de elegancia, esplendor, arrebatamiento y dulzura que no se puede explicar y tenemos miedo a perder el recuerdo de tan magistral lección. La Virgen de la Amargura estuvo ataviada de manera soberbia. La luna la acompañó y no se despegó de Ella en toda la noche. La calle Santa Ángela y la entrada formaron un vergel que se consumió pasadas las tres de la mañana cuando el palio de la Amargura se escondía por el dintel de San Juan de la Palma en un adiós dolorido.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup