A pulso aliviao, Opinión

Los superhéroes de las cofradías

Nadie debería sorprenderse de saber que el origen de nuestra Semana Santa y por ende de las cofradías y hermandades Sevillanas, está en las hermandades de Gloria que pueblan nuestras calles del esplendor de las representaciones más dulces de la Santísima Virgen y el Señor.

Tampoco debería extrañar a un cristiano que se ayude a los más necesitados cuando hace falta, ya sean familia, amigos, instituciones concretas o incluso desconocidos.

Por ello tendría que ser normal la caridad de los creyentes a quienes hacen tanto por la sociedad, nuestras hermandades en general y las Glorias, que tienen menos recursos, en particular.

No obstante, se ve que esta ayuda sigue siendo anecdótica, porque aún necesitamos a superhéroes que salven a nuestras corporaciones en momentos de vacas flacas. Y sí, hablo de lo que ha ocurrido en estas últimas semanas con la querida Hermandad del Carmen del Puente de Triana.

Hace apenas una semana respirábamos aliviados al saber que el reputado abogado Joaquín Moeckel, donaba desin-teresadamente el dinero que requería la corporación letífica para procesionar con la Virgen del Carmen.

El Hermano Mayor, Luis Manuel Ruiz Macareno, llevaba un mes lanzando un grito desesperado para que hicieran algo hasta la falta de recursos y el retraso de la subvención del Consejo de Hermandades al mes de enero; ya que sin esa cuantía era imposible asumir la salida de julio. Y llegó a tal límite la situación, que la junta de gobierno decidió suspender la procesión.

Afortunadamente, el señor Moeckel dio el golpe sobre la mesa que deberían haber dado las más de 100 hermandades que habitan en la capital hispalense o la institución que las representa, que, a los hechos hay que remitirse, permanecieron impasibles.

Por esto hay que dar las gracias a estas personas con un corazón como la Plaza de Toros de la Maestranza, que han posibilitado a lo largo de la historia sacar adelante a nuestras corporaciones, especialmente las de Gloria.

Ellos son los auténticos superhéroes de nuestras amadas Glorias y de la Semana Santa, que merecen el mayor de los reconocimientos en homenaje a su inmenso granito de arena en pro de todos los cofrades.