En mi Huerto de los olivos, 💙 Opinión

Luna azul

En este mes de octubre que se acaba de marchar, de este año que todos queremos acabe ya, hemos tenido dos lunas llenas. A la segunda luna llena de un mismo mes, se le llama luna azul. Así lo denominan en la Nasa, como Blue Moon. La última se vio allá por el mes de marzo del año 2018.

Mira por dónde esa noche que muchos miramos para ver esa luna llena, especialmente bella, tú, amigo mío, cerraste los ojos y nos dejaste para siempre. Es difícil entender el hecho del fallecimiento de un familiar, de un amigo o amiga, o de cualquier persona por muy sabido que es, que todos tenemos un día y una hora. Pero por tu edad y vitalidad fastidia aún más. Mis más sinceras condolencias a tu familia, a tu hermandad y a tu cuadrilla de costaleros. 

Me comenta otro amigo que los amigos vienen y van, es cierto. La vida da muchas vueltas pero por mucho que unos vengan y otros se vayan, si hubo amistad de verdad, siempre perdurará por encima de todas las cosas. Y cuando me dijeron el sábado de tu fallecimiento, te pido perdón porque de primeras no te puse cara.

Fue al día siguiente cuando entre en esa red social, que como todo tiene su parte buena y parte mala y vi tu foto con una cantidad de recuerdos hacia tu persona. De verdad que no me lo podía creer. ¿Qué te había pasado? ¿Ángel? ¿Pero qué le ha ocurrido? Una amiga que tenemos en común me conto tu lucha. ¡¡¡Qué grande eres!!! 

Qué lección tan grande y humilde nos has dejado. Qué lucha y briega, como esas chicotas duras de verdad, en ese ensayo que no fue todo lo bueno que queríamos, en ese día de caseta de trabajo hasta la extenuación pero en el que tu sonrisa en tu cara nos ayudaba a pasar ese mal trance.

Recuerdo aquellos días en la taberna que regenté que fueron inolvidables. Veladas después de los ensayos, vísperas de fiestas, peroles, cantos, presentaciones de carteles, conciertos o simplemente una conversación allí en aquella taberna con un tubo de cerveza y una bolsa de patatas o de cacahuetes salados. De fondo un video de aquellos de Hermandades, o esa marcha que nos ponía el vello de punta con una humareda de incienso que salía de aquel local para aderezar esa calle y subir hacia el cielo… 

Ese cielo en el cual tú estarás ya dando un cambio elegante con tu “Gitano» moreno para entrar desde San Andrés. Allí, Ella, la belleza joven gitana te acogerá como una Madre y te dará cobijo para estar a su lado. La Blanca Paloma te ha abierto las puertas del cielo almonteño para ser uno de sus Ángeles elegidos.

Ángel, ahora haz honor a tú nombre y sé ese Ángel de la guarda para los que siguen aquí y te echarán de menos a cada instante. 

Qué ganas de que acabe esta pesadilla de año. El otro día nos dejo un discípulo de Dios, verdadero servidor de Jesús, como te ha calificado un compañero tuyo de alzacuellos. Otro luchador. 

También ayer fallecieron dos hermanos de la hermandad del Rocío de Córdoba. Por lo que he leído dos buenas personas que amaban a su Blanca Paloma. Vaya añito. De verdad, que cuándo suceden estas situaciones incomprensibles es cuando más valor le doy que hay saber degustar cada instante porque cuando menos nos lo esperamos se acabó y luego ya no podrá ser.

Sean felices y extrapólenlo, vivan cada instante cómo si fuese el último. 

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup