Jaén

Manuel D. Lozano Guerra pregona a la Patrona de Baeza a las puertas de un nuevo agosto

Agosto lleva en la comarca de la loma el nombre de Alcázar, quien bajo esta dulcísima advocación, protege y vela por todos los vecinos de este lugar, los cuales, preparan ya sus corazones para vivir unos intensos días en torno a su amor.

D. Manuel Dionisio Lozano Guerra, caballero horquillero de María Santísima, fue el encargado de dar los primeros toques de campana con su pregón. De esta manera, la Real Archicofradía de los Patronos de Baeza comienzan una seria de cultos y actos, que culminarán con la procesión de alabanza de la Patrona de Baeza en la noche del 15 de agosto por las calles del Nido Real de Gavilanes.

Las ruinas de la iglesia de San Juan Bautista, acogió una nueva edición de esta cita literaria en honor a Santa María del Alcázar. La hermana cofrade Dª. Concepción Martínez Murillo, sería la encarga de presentar al Sr. Pregonero, quien desde los primeros instantes, impregnó el atril de amor hacía la madre de los baezanos.

En su intervención, Lozano Guerra, proclamó a Santa María de Baeza desde los recuerdos de un baezano ausente, que siempre vuelve atraído por sus perfumes. Puso de manifesto sus vivencias como cofrade y como vecino del barrio de San Andrés, desgranando los rituales que se repiten en torno a Ella.

Con su oratoria, hizo a los presentes caminar junto a María en los diferentes momentos de su vida, como su camino para visitar a su prima Santa Isabel, el camino de la pasión, en la pascua o como la encontramos en cada día a nuestro lado. En este sentido, el Sr. Pregonero se deshizo de piropos hacia la Madre de los Baezanos en repetidas ocasiones.

También tiro de las orejas a los presentes, instando a los baezanos a que devuelvan la visita a María en San Andrés, tras todo lo vivido en este histórico mes de mayo. De igual forma, insto a los cofrades baezanos, a que formen parte de la Archicofradía como hermanos, pues no se puede entender, que un cofrade baezano no forme parte de esta Cofradía y si de otras.

Finalizada su intervención y tras una intensa ovación, culminaría el acto con un concierto a cargo del grupo Parvulis Scholis bajo la dirección de D. Álvaro Curiel Palomares.