Advertisements
Andalucía, ⭐ Portada

Martes Santo. Un itinerario por la Semana Santa que no se celebró

La suspensión de la Semana Santa por la crisis sanitaria que se encuentra viviendo nuestro país ha supuesto un jarro de agua fría para el cofrade, que ha visto frustradas sus ilusiones de disfrutar de las Cofradías en la calle, si bien la aplastante lógica de tal decisión ha sido acogida con entereza y serenidad por éste.

Gente de Paz es una página web con clara voluntad globalizadora, ofreciendo así variedad de contenidos durante los 365 días del año que no excluyen a ningún lugar de nuestra geografía. Por ello, nos hemos planteado la realización de una serie de artículos para cada día de la Semana Santa en el que se refleje la riqueza que alberga nuestra tierra de norte a sur y de este a oeste. Así, cada día de la Semana Santa destacaremos nueve Cofradías de tal jornada, una por capital de provincia (pese a que en ocasiones no será posible cumplir esta premisa, cuando en ciertos días no haya Hermandades en ellas) más Jerez de la Frontera.

Pese a que se ha intentado destacar a Hermandades lo más representativas posible de cada lugar, otros criterios como la variedad de estilos o evitar la repetición de determinados misterios también están presentes a la hora de elegir las respectivas Cofradías. Por favor, que nadie vea en esta serie de artículos, que les garantizo tienen una carga de trabajo importante detrás, realizada por miembros de la redacción de nuestra web, un lugar para la confrontación más aún en los tiempos que corren. Entiendan la dificultad de elegir una Cofradía por cada día de la Semana Santa, y la imposibilidad de ir más allá de ello por cuestiones de espacio, lógica y tiempo. El único objetivo es dar a conocer, en la medida de lo posible y sin pretender ser exhaustivos ni ofrecer un análisis pormenorizado de cada detalle, una muestra de las bondades de las Cofradías de nuestra tierra. Ofrecer un recorrido virtual en estos días tan extraños que nos toca vivir, que nos permita asomarnos a la manera en que se vive la Pasión de Cristo en lugares distintos a nuestra ciudad, ahora que nos vemos exigidos a permanecer retenidos en nuestro domicilio. Disfruten del itinerario cofrade, traten de imaginar cómo habría sido nuestra querida Semana Santa si Dios así lo hubiera querido.

 

Córdoba – La Agonía

El barrio del Naranjo celebra su día grande en Córdoba, con la enorme devoción popular que arrastra su Hermandad de la Agonía. Qué afortunados seríamos si pudiéramos situarnos en la Cruz del Rastro, aguardando la llegada de la Cofradía, encabezada por el portentoso paso de la Agonía, que representa un misterio poco común en la Semana Santa andaluza, el de la Sed, cuando un romano ofrece al Salvador, ya crucificado, una esponja con vinagre. El crucificado, obra de Antonio Castillo Ariza, corona un misterio compuesto a la perfección, formado por dos soldados romanos, uno que se juega a los dados la túnica de Cristo, y otro que le ofrece a beber el mencionado vinagre acercando a la cruz la esponja clavada en la lanza, así como un centurión romano que grita al soldado pero, a la vez, derrama una lágrima como señal de arrepentimiento. Destaca de sobremanera el acompañamiento musical de la B.C.T. Salud, que ha experimentado un crecimiento exponencial durante los últimos años, situándose a la vanguardia del género de la corneta y el tambor. La Virgen de la Salud, que procesionó por primera vez tras el Cristo de la Agonía el Martes Santo de 2018, es obra de Miguel Ángel González Jurado, y tiene el acompañamiento musical de la B.M. de Cabra, que interpretó en esa revirá la marcha «Siempre la Esperanza.»

Especialmente destacable es la incuestionable obra social realizada por la corporación cordobesa en un barrio tan humilde como el Naranjo, así como el esfuerzo que realiza por llegar hasta la Catedral cordobesa, realizando proyectos de tal enjundia como la creación de una Escuela de Pacientes Oncológicos, así como muchos otros que resultan tan incontables como encomiables. Todo un ejemplo a seguir.

 

Sevilla – Los Estudiantes

La tarde del Martes Santo tiene una brisa especial. Perdidamente conquistados por la primavera todo fluye a velocidad de óleo. El raciocinio quedó atrás vencido por el corazón. Es éste el coge la tarde para buscar la mejor lección de todas, el amor. El Cristo de la Buena Muerte de la Hermandad de los Estudiantes es la cátedra que sienta la belleza por encima incluso de la muerte. Él tiene un trance dulce que hace de la muerte algo bello. ¿Ahora quien niega que la muerte es el principio de todo? Si en la calle Barcelona vuelve a florecer la primavera al paso del Cristo de Juan de Mesa.

La luz de la tarde va cayendo para hacer del cielo un azul murillesco que convierte a la Virgen de la Angustia en una pintura. En nosotros está ahora el título de Romero Murube que parece que se adelantó a este momento. «Los cielos que perdimos». Suena «Juana de Arco», la candelería ilumina la cara de la Virgen y resalta su belleza. El olor a incienso, las flores de Grado y el perfume de las hermanas veteranas invocan una ambiente que solo tiene salida hacia el punto de fuga de la calle, la Virgen de la Angustia. Recrearse en su cara es comprender su nombre como su dolor.

Se aleja el palio como si fuera una pintura y los naranjos de la calle Barcelona el marco. Se nos ha marchado la cofradía y nuestra alma tiene un vacío demoledor. Llegó para tocarnos el corazón. Para hacerse con nuestro pensamiento. Sin embargo hoy no la hemos visto llegar. Y tampoco se ha marchado. Pero la hemos sentido profundamente porque la cofradía de los estudiantes está durante todo el año en el rincón más sentimental de nuestra memoria.

 

Málaga – El Rocío

La tercera jornada de la Semana de Pasión malagueña, comienza con el Rocío, Cofradía del barrio de la Victoria, una de las Hermandades más genuinas de la capital que lleva como titular a la conocida como “Novia de Málaga”. La Cofradía del Rocío fue fundada en el año 1706 en la Iglesia del hospital de San Lázaro. El primero de los tronos representa el momento en que Jesús cae por primera vez, el Nazareno de los Pasos es una obra del imaginero sevillano Antonio Eslava Rubio que realizó para la Hermandad en el año 1977. María Santísima del Rocío es obra de Pío Mollar Franch realizada en el año 1935.

Uno de los momentos más importante de la Cofradía en la calle es cuando llega a la famosa Tribuna de los Pobres en calle Carretería. En ese momento, comienzan a aparecer los últimos nazarenos color morado de Nuestro Padre Jesús Nazareno de los Pasos, para así ver una humareda de incienso, colocando al Señor de cara a la tribuna. A los sones de la A.M. Vera-Cruz de Campillos, mecen y suben a pulso al Señor, mientras suenan las marchas «La Clámide Púrpura» y «Nazareno y Gitano». Posteriormente, el Señor revira para coger el Pasillo de Santa Isabel y buscar la calle Cisneros. Empiezan a aparecer los primeros nazarenos blancos de la Virgen que relucen con el sol, llega la Virgen, y colocan el trono de cara a la tribuna donde a su vez la mecen y la suben a pulso mientras tocan y cantan “Encarnación Coronada”. Los rostros de los fieles resplandecen con el blanco y dorado manto que relucen con el sol de primavera a la vez que se escuchan los “Vivas” a la “Novia de Málaga”. Sin solución de continuidad, el trono coge el Pasillo de Santa Isabel y continúa tras la estela de su hijo.

 

Huelva – Pasión

Martes Santo es Pasión y es San Pedro. La actual Archicofradía tiene origen en la fusión de la Hermandad Sacramental del siglo XVII y la Real Hermandad de Pasión, fundada en 1918. 

La primeras reglas de la moderna Archicofradía datan de 1922, aprobadas por el Cardenal Almaraz, viviendo la Hermandad de Pasión un auge y consolidación hasta el año 1936, cuando, bajo el estallido de la Guerra Civil, se asaltó y destrozó todo el patrimonio de San Pedro. Una vez reorganizada partir de 1937 se encarga al imaginero sevillano José Infantes Reina una imagen de Jesús con la Cruz a Cuestas. Esta imagen es entregada a la cofradía el 6 de abril de 1938, procesionando ese mismo año. En 1941 se adquiere la imagen de María Santísima del Refugio al taller de Antonio Infantes Reina. En 1987 se aprueba la fusión definitiva entre las hermandades Sacramental y la de Pasión, ambas con sede en la Arcipestral de San Pedro.

Nuestro Padre Jesús de la Pasión se adquirió el 6 de Abril de 1938, al escultor Antonio Infante Reina, una imagen de Jesús cargando con la Cruz, con una altura 1,82 cm. Fue bendecido 10 de Abril, realizando su primera Salida Procesional el 12 de Abril de 1938. Por carrera oficial suenan las marchas de la A.M. Virgen de los Reyes para mayor gloria del Señor de Pasión, como «Nazareno y Gitano».

El 2 de Febrero de 1941, se adquiere en el taller de Antonio Infante Reina la imagen de María Stma del Refugio, siendo bendecida el 7 de marzo y realiza su primera salida procesional el 8 de abril de ese año. En un informe realizado tras la restauración a la que es sometida la imagen, la titular no es de 1941, sino de autoría anónima situada en el siglo XVIII. La música de la B.M. de las Mercedes de Bollullos del Condado esboza el color musical al flamante paso de palio de la dolorosa, a sones de marchas como «Madre Hiniesta» o «Pasan los Campanilleros».

 

Cádiz – Sanidad

Uno de los rincones clave para entender la Semana Santa gaditana es, sin lugar a dudas, la Parroquia de la Santa Cruz, que antiguamente fue la Catedral de la ciudad. Desde allí salen varias Hermandades en salida procesional, como la que destacaremos del Lunes Santo: Sanidad. Ojalá pudiéramos, ya adentrada la noche, situarnos en otro enclave característico de Cádiz, la Plaza de San Juan de Dios, y aguardar la llegada del imponente paso de misterio de Nuestro Padre Jesús del Mayor Dolor. La imagen cristífera, obra del gaditano Miguel Láinez Capote, representa el camino al Calvario de Jesús con la cruz a cuestas, y el encuentro con Santa Mujer Verónica y otras tres hebreas, realizadas por González Rey, todo ello sobre un bello paso dorado de línea barroca. El silencio solo lo rompe la delicada música de un trío de capillaTras el Señor del Mayor Dolor, arriba la Virgen de la Salud, que procesiona sobre un sobrio palio de cajón en terciopelo burdeos. La imagen mariana es obra de Francisco Buiza, y lleva un repertorio de marcado tinte fúnebre, así que en estos mismos momentos podríamos estar escuchando «Soledad Franciscana», en un momento maravilloso que tendrá que esperar al año que viene.

La Cofradía se conoce popularmente como la Sanidad ya que en su fundación congregó en su seno a distintos estamentos del gremio sanitario. A modo de curiosidad, en el paso de misterio aparecen reflejados los escudos de Sanidad Nacional, Enfermería, Ayudantes Técnicos Sanitarios, Odontología, Farmacia y Medicina. La marcha «Sanidad», obra del músico José Manuel García Pulido, goza de gran prestigio a nivel andaluz, y está dedicada a la corporación del Lunes Santo Gaditano.

 

Almería – Coronación

En el popular barrio de los Molinos de Almería capital encontramos la Parroquia de Santa María Magdalena. La Hermandad de Coronación procesiona desde tal lugar por las calles de la capital, siendo una de las más esperadas de la ciudad. Nuestro Padre Jesús de la Humildad y Paciencia es obra de Salvador Madroñal del año 1993, y viene a coronar un misterio en el que el Señor es coronado de espinas sosteniendo la caña, ya maniatado y aún vestido con la clámide. La valiente cuadrilla de costaleras enfila los primeros metros tras salir de su templo, a sones de las maravillosas marchas propias de la A.M. Cabeza de Exfiliana, una formación musical que, pese a no ser demasiado mediática, goza de una gran calidad interpretativa y un personalísimo sello de identidad. Tras el Himno Nacional, suena la marcha «En la Paz de tu Mirada». Inmediatamente después, el coqueto palio de la Virgen de Gracia y Amparo, a los sones de la B.M. de Huécija-Alicún, que interpreta la marcha «Stella Signum Fidei».

En cuanto al misterio, se trata de la única cuadrilla femenina que saca un paso de misterio en la Semana Santa almeriense. La imagen actual de María Santísima de Gracia y Amparo no es la primera titular mariana que tuvo la corporación. La primitiva fue labrada en barro cocido y actualmente tiene introducidas su cabeza y las manos en el candelero de la imagen mariana actual. En el paso de palio procesiona San Juan evangelista, también tallado por Salvador Madroñal. Es el único paso de palio que sale a la calle donde se representa la Sacra Conversación.

 

Jaén – La Clemencia

Se abre la tercera jornada de la Semana de Pasión en la capital del Santo Reino y el cielo baja a tocar a uno de los barrios más cofrades de la ciudad. El barrio de la Magdalena se viste de gala para recibir a su santo y seña de identidad cada martes Santo; la Cofradía de la Clemencia. Una de las Hermandades más genuinas de Jaén, que descansa en las lomas del Castillo de Santa Catalina y que rememora una de las tradiciones más gitanas de la ciudad cada equinoccio de primavera.

La Cofradía tiene su origen en el Real Convento de Santo Domingo en 1593, desapareciendo en el 1832 y reorganizándose, de nuevo en el 1850. Cuenta en su haber con tres pasos: Nuestro padre Jesús de la Caída, obra de Emilio navas Parejo, el Santísimo Cristo de la Clemencia de Salvador de Cuéllar y María Santísima del Mayor Dolor de Alfredo Muñoz Arcos. Hermandad de saeteros y cantaores, cada Martes Santo recuerda el sabor añejo de las saetas que el cantaor jiennense, Juanito Valderrama, dedicaba a la Hermandad en una de las calles más emblemáticas de la ciudad para la Cofradía como es la calle Millán de Priego.

Las 18:30h de la tarde, el Señor de la Caída desciende por Molino de la Condesa y se adentra en Millán de Priego, una nube de incienso inunda la calle y suena la saeta, el Cristo Caído se mece a lomos de sus costaleros, a los sones de la A.M. Nuestro Padre Jesús de la Piedad, que este año debía haberse reestrenado tras el paso de Cristo, suena la marcha “Por Nuestro Dolor Caíste”, la marcha de Él, para perderse por el Pilar del Arrabalejo y dejar paso al Crucificado de la Clemencia.

Se atisba la silueta del Cristo a lo lejos. Bañada por una nube de incienso, se aproxima el Cristo de los Gitanos en su paso dorado entre un mar de nazarenos de capirote rojo y escoltado por la Policía Nacional, miembro honorario de la Corporación, a los sones de la B.C.T. Fe y Consuelo de Martos que este año, también, se reestrenaba tras el Señor de la Magdalena. Se hace un silencio sepulcral cuando el paso se arría. Suena la saeta, la voz de Juanito Valderrama se reencarna en todos los que le cantan a su paso por Millán de Priego para buscar la Plaza de los Jardinillos y anunciar la llegada de su Madre; María Santísima del Mayor Dolor, que ya asoma su palio por el nuevo teatro. No anda sola, va acompañada de todo su barrio y del discípulo amado del Señor. Portada por sus costaleras, las pioneras de la ciudad, la Madre del Cielo se mece a los sones de la banda de música de Pedro Morales de Lopera que se debía estrenar este año tras el paso de Palio cuando, en un abrir y cerrar de ojos, se nos ha ido, y no importa que quede un año porque Ellos siempre estarán ahí. No es solo un barrio el que acompaña a La Clemencia, es toda una ciudad.

 

Jerez de la Frontera – La Defensión

La Semana Santa de Jerez de la Frontera está plagada de contrastes, desde Hermandades donde la algarabía brilla con luz propia, hasta otras en las que la sobriedad se refleja en todos y cada uno de los aspectos de su idiosincrasia. Quizá en el término medio de ambos polos encontramos a la Hermandad de la Defensión, pese a que la línea clásica marca la personalidad y la puesta en escena de la Cofradía. Cuántos desearíamos que nuestro alma estuviera apostada en las calles de Jerez, aguardando la llegada de la exquisita corporación castrense. El crucificado de la Defensión posee un semblante sereno, con la cabeza inclinada hacia su derecha, ya fallecido en la cruz, escoltado por cuatro hachones tiniebla. Procesiona sobre un bello paso de caoba con detalles de orfebrería de plata, y le acompañan los sones clásicos de la B.C.T. Centuria Macarena de Sevilla. En cuanto al maravilloso paso de palio de María Santísima de la O, excepcional talla de Luis Álvarez Duarte, destaca la poderosa crestería del palio, prácticamente rectilínea, siguiendo una línea muy elegante en toda su ejecución, tanto en cuanto a bordados como a orfebrería.

El origen de la corporación jerezana está estrechamente relacionado con los monjes de la Orden cartujana, que encargaron la ejecución de un crucificado al escultor valenciano José Esteve Bonet, escultor de cámara de Carlos IV, y realizado a finales del siglo XVIII. A su llegada a Jerez, el crucificado fue recibido con honores militares por el Regimiento nº 18 de España, con guarnición en la calle Medina. De aquella historia proviene la vocación castrense de la corporación y su hermanamiento con las fuerzas armadas.

La exquisita selección del repertorio musical que acompaña al paso de palio, interpretado por la B.M. Soledad de Cantillana, es otra de las señas de identidad de una Cofradía en la que brilla el gusto por las cosas bien hechas.

 

Granada – La Esperanza

La Parroquia de Santa Ana contempla la salida de la Hermandad de la Esperanza cada Martes Santo, donde la gente se agolpa para contemplar la belleza de ambos pasos de la corporación nazarí. Quién pudiera estar bajo el ardiente sol de Martes Santo en ese lugar, aguardando la salida del Señor del Gran Poder, una portentosa talla de Manuel Ramos Corona que alarga de forma valiente el pie derecho, tirando de forma impresionante de la cruz. Procesiona sobre un bello paso de plata ejecutado por la Viuda de Villarreal, custodiado por cuatro faroles y con lirios morados, formando, así, un conjunto maravilloso, coronado por la excelente música de su banda, la B.C.T. Gran Poder de Granada, una de las más prestigiosas de la geografía andaluza, que interpreta la marcha «Soberano de Santa Ana». Posteriormente, aparece como un halo de luz verde el inconmensurable palio de la Esperanza, en el que destaque el acertado contraste entre el oro y la plata de los respiraderos, así como el dorado de la crestería. La cuadrilla echa rodilla a tierra y se produce uno de los momentos de más emoción de la Semana Santa de Granada, con el corazón en un puño esperando la llegada de la Niña de Santa Ana. La imagen mariana es obra de José Risueño de Alconchel en 1718, siendo una de las más bellas de la ciudad nazarí. Conmueve imaginar que a estas horas el radiante palio de la Esperanza podría estar alejándose de Santa Ana para adentrarse en el corazón de Granada a los sones de «Coronación de la Macarena», interpretada por una formación que, pese a no hacer ruido mediático, posee una calidad musical de primera línea, la B.M. Santa María del Alcor de Granada

La Virgen de la Esperanza fue coronada canónicamente en octubre del año 2018, cuando recorrió las calles de la capital granadina entre gran fervor, dando buena cuenta de la incuestionable devoción popular que arrastra. Destaca igualmente la bolsa de empleo que posee la corporación de Santa Ana, que ofrece oportunidades a todo aquel que necesite ayuda en el ámbito laboral, actuando así como intermediario entre empresas que busquen trabajadores y gente que necesite trabajo. Una incuestionable labor social.

 

Artículo realizado por Adrián Martín, Rafael Peñafiel, Lucía Bulnes, Jesús Pérez y José Barea

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup