En mi Huerto de los olivos, 💙 Opinión

Mi Semana Santa confinada

Viernes Santo, ya hoy. A la semana le queda como quien dice un par de suspiros y acabaremos con el gozo del Buen Fin. Es difícil realizar un artículo, con la cantidad de fallecimientos que tenemos en nuestro país a causa de esta maldita pandemia, y no voy a decir nada más, que creo, que se podría de quienes nos mal gobiernan y solo difaman con sus continuas, eso con sus continuas… yo ahí lo dejo.

Es difícil realizar un artículo, con la cantidad de emociones y sentimientos, que se vienen y van en función de los mensajes, audios o videos que nos inundan el móvil, con la cantidad de situaciones que cada uno de nosotros nos reflejamos en función del día que nos toque a cada uno expresar cual es nuestro estado anímico.

Pero para ello, voy a intentar abstraerme de la situación calamitosa de una Semana Santa llena de fallecimientos, dura de entender y de asumir. Es por lo que mi Semana Santa confinada, que no confitada, que hubo de ello bastante es la siguiente.

Desde el pasado Viernes de Dolores con los vellos de punta al no poder ir a la plaza del Cristo de los Faroles a realizarle una visita, como a la Señora de Córdoba, como a la Paz y Esperanza en besamanos y estando en tan emblemático lugar, ver al moreno guapo Ntro. Padre Jesús de la Sangre en su parihuela para su Vía Crucis nocturno de ese día y a su Madre allí expuesta para fieles y toda aquella persona de bien.

Por la tarde hubiese sido un hervidero de Vía Crucis por toda la ciudad califal, pero un punto de casi obligada estancia, sería el enclave de la plaza de San Lorenzo con el fluir de varios por las distintas calles y callejuelas que la confluyen. Rescatado, Prendimiento, Nazareno…

El Sábado de Pasión, al igual que la tarde del Viernes de Dolores, estaríamos viendo las distintas procesiones que ya esta tarde nos pondrían, aún más si cabe, los vellos de punta. La O con su belleza, Cristo de las Lágrimas con su grandeza, Presentación al Pueblo con su resignación y por supuesto el moribundo Señor de las Almas.

El Domingo de Ramos, un Domingo lleno de vivencias y emociones, sentimientos. Por la mañana se me vino a la memoria esa niñez vestido de hebreo, o esos años al lado de Ella, en su palio azul y viendo por delante la Entrada Triunfal con palmas. Este año otro Señor orante saldría a la calle para enseñarnos como debemos de rezarle al Padre, en su población.

Por la tarde, una añoranza infinita hacia el Señor orante, con la llama encendida de la luz del camino Candelaria y la triste soledad de un escarnio sin igual al Señor amarrado a una fría columna de mármol. Este mismo día por las vivencias intensas vividas durante tres años y medio a un pequeño crucificado lleno de Amor y repartiendo por un barrio entregado a su muerte.

Mi Lunes Santo, era el día después de la resaca del Domingo de Ramos. Pero siempre son Redentores por aquellos dos años bajo Él y por supuesto por la gracia de ese pequeño músico tocando tras Él, que ahora es costalero de su Bendita Madre. Aunque reconozco, que el día es de lo más completos, cofradías de barrio, de centro y cofradías de negro.

Martes Santo partido el corazón. Nazareno del Buen Suceso hace años, costalero del Nazareno de mirada angelical en un zanco, a mi derecha un gran hombre ultrajado en una hermandad y al otro, cogido de mi mano un pequeño músico con su bocadillo en la mano. Tras este Nazareno la belleza hecha imagen en María Stma. de la Caridad. Costalero de Ntro. Padre Jesús de la Sangre, que cómodo ese barco de trabajar debajo de Él. Por avatares de la vida unos años después, solo fue un año, vestido de negro y viendo el abrazo sincero de un San Juan a la Reina de los Ángeles y ver ese diálogo.

Pero hay una hermandad que me ha tocado en lo más profundo de mí ser, con solo tres años de relación. La Hdad. de la Santa Cruz de Puente Genil y más concretamente su Virgen del Rosario y su cuadrilla de mujeres costaleras. Calles duras y cuestas interminables para llevarte al cielo “manantero”. Qué vivencias tan intensas y sinceras. Indescriptible en emociones.

La jornada del medio de la semana, el Miércoles Santo siempre la más intensa de esta sagrada semana. Calvario, Humildad y Paciencia y Perdón de costalero. Nazareno en el Perdón y Misericordia. Fiscal de banda en el palio de María Stma. del Amor. Y de auxiliar en la maravillosa Virgen del Rocío en sus difíciles inicios. Ahora enamorado de su cara dulce y sutil de María Stma. del Amor. Pero el tened devoción a una imagen, nos lo da nuestros sentimientos o lo que esa imagen desprende hacia nosotros. Enamorado porque hay personas que te marcan en el transcurso de la vida para bueno y te ayudan en muchos momentos complicados de la vida y te pueden enseñar a hablarle a una imagen.

Jueves Santo del Señor de la Caridad vestido de nazareno. Jueves Santo siendo costalero del Nazareno de la Cruz de plata y unos años más tarde con el equipo de negro.

Y llega el Viernes Santo, día complicado por antonomasia con su eterna pelea climatológica. Viernes Santo de madrugá, la seriedad de una hermandad de negro ruan. Buena Muerte y Ella, siempre Ella. Reina de los Mártires, ¿se podrá tener advocación más cordobesa que esa? Palio rojo encendido para ver su belleza. Sobriedad en su crucificado que para evento imponente su entronización en su paso procesional. Fueron doce años inolvidables.

Sin apenas poder dar una “cabezadita” de sueño a sacar a mi Nazareno. No recuerdo ya los años que llevamos juntos caminando juntos… No se los que quedarán pero cuantas cosas me aportas mi Nazareno de San Sebastián de los Ballesteros. Y de ahí sin descanso, fui a pedirte Clemencia, pero TÚ ya sabes que pasó. TÚ mejor que nadie lo sabes, así que dejemos lo ahí. Después nazareno de uno de los momentos más duros e imponentes de nuestras creencias. Tu caminar imponente enseñándonos tu altura de la inmensidad de tu historia. Siempre tras de TI, pidiéndote misericordia para este pecador, pidiéndote salud para TÚ ya sabes quienes, pidiéndote por lo que tú sabes…Y ahora, llego ELLA. Quien me lo iba a decir. Volver a donde nací. Sí, allí mismo casi al lado tuya. ÉL ya estaba en ese momento de descender un cuerpo muerto pero lleno de pureza, lleno de Amor por una causa que se expresa con el Buen Fin para llegar a la Resurrección. Ahora unos dirán, que digan, mientras no sepan la verdad verdadera, qué les importa a ellos.

Sábado Santo de amistad. Cansado y exhausto voy a verte, mi amigo. Qué gozada verte caminar bajo Ella. Verte la cara de satisfacción y del trabajo bien hecho, merece la pena más que de sobra ir a verte. Palio de la Esperanza Coronada de la hermandad de la Trinidad sevillana. Allí en aquella esquina donde se cruzan calle Francos y la cuesta del Rosario con mi novia y ese matrimonio de amigos José Luis y Lola, momentos cofrades preciosos.

Se termina con mi cansancio de mochila viéndote pasar Resucitado, el domingo de Resurrección. La verdad verdadera de toda Tu historia.

Pd.- Ayer Jueves Santo, día del Amor Fraterno “No he venido a ser servido, sino a servir” (Mt 20, 28), fue llamado al Reino de los Cielos D. Francisco Vázquez Vacas, “El Cani”, hombre bueno donde los haya, luchador, trabajador incansable por su vida, la de su familia, la de su hermandad

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup