El Capirote, España, Huelva, Opinión

Nadie como tú

No solo el ambiente lo demuestra, que ya de por sí envidia el resto de España. ¿Quién no querría contar con una devoción que mueva tanto como lo hace la Virgen del Rocío?

La religiosidad popular es cambiante. Los siglos han visto a devociones que parecía se iban a mantener en pie hasta el final de los días, pero los cambios de mentalidad, las guerras, las desgracias, configuran un nuevo panorama. Las clases sociales, las modas, son tantos los ingredientes que resultaría complicado resumir aquí cómo fluctúa el carácter del creyente.

Y hoy en día la que vive en las marismas es la devoción mariana más importante de España. Más allá de las cifras de la romería, con una aldea hasta arriba y con peregrinos llegados hasta de fuera de España hay que abordar además cómo en zonas lejanas hasta el lunes de Pentecostés se declara festivo local ante la ausencia de tantos rocieros que se fueron a hacer el camino. Quien no conozca el aljarafe sevillano puede acercarse y comprobará las calles vacías, este fin de semana y el lunes, los comercios cerrados, porque la mayoría se fueron en busca de la Blanca Paloma. ¿Dónde encontramos similitudes?

Es solo uno de los indicios que apoyan una teoría que pocos pueden rebatir. El empuje de la romería es tal que nuestra generación no ha conocido ni conocerá mayor fervor mariano hacia otra imagen que no sea el que se le profesa a la Virgen del Rocío. Da igual cuando salga, porque su pueblo y los devotos nunca la dejarán sola. Los números hablarán por sí solos, las imágenes darán la vuelta al mundo. ¡Cuántos sacerdotes querrían una imagen que moviera mareas humanas como tú lo haces! El número de filiales, otro dato más. Ella y su Divino Infante, en la madrugada. Nadie más para que el pueblo se desboque. ¡Rocío de júbilo!

Su nombre cada vez más presente entre las recién nacidas. Y sus visitas diarias. Porque da igual que sea invierno o verano. La ermita permanece abierta y los fieles no dudan en acercarse. ¿Cuántas devociones habitan en templos que en los meses de estío reducen el horario? Las gentes se echan al mar, hay patronas a las que rodea un número exiguo de devotos, pero pocos llegan a Matalascañas o proximidades sin haberse acercado antes a verla a Ella. Grandes ciudades paralizan hasta su calendario de actos. No se verán besamanos ni procesiones de gloria.

Después de dos años la Virgen del Rocío volverá a salir el lunes de Pentecostés. Bastará una mirada para comprobar por qué nadie es como Ella.