Advertisements
Córdoba, El suspiro del Ángel, Opinión

Negocios, ausencias y sueños reales

Suspira el ángel, saltando cual pajarillo de ventana en ventana y de casa hermandad en casa hermandad, enumerando cuántos portales que dan a la red se están repartiendo, a golpe de homilía, en pago por los servicios prestados. Suspira divertido comprobando que lo que algunos venden como un servicio desinteresado termina convertido en gran negocio para quien alterna el objetivo con el teclado.

Suspira el serafín desencantado, apuntando ausencias de hoy que ayer eran presencias confirmadas. Suspira por las bocas que se llenan con la palabra solidaridad y guardan silencio cuando quien más lo necesita pide apoyo para sembrar en los eriales en que más falta hace y porque el nuevo rico sigue mirando al pobre eterno por encima del hombro por mucho que ambos huelan a incienso.

Suspira el querubín, escuchando los deseos, que se repiten otra vez junto al arco, de volver a escuchar sones reales camino del templo más grande. Suspira porque sabe que hay quien está cruzando los dedos para que lo desvelado mute en gran sarao, y entonces navegar pescando río abajo por si el compás de la laguna pudiese retumbar de nuevo tras quien sigue cargando con el madero.

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: