Córdoba, Enfoque, ⭐ Portada, 💙 Opinión

Ni se ha aprobado una subvención, ni una ayuda a las cofradías, ni se ha reducido su cuantía… ¡A ver si dejamos de mentir!

A estas alturas de la película no debería sorprendernos la demagogia sin vacilaciones con la que algunos medios de comunicación y… tachan tachan, hasta partidos políticos, venden a nuestras hermandades. Córdoba es testigo predilecta. Cómo es sobradamente conocido, el ayuntamiento aporta cada año una parte del presupuesto local a las cofradías de la ciudad, en virtud de gastos como el montaje de la Carrera Oficial y de infinidad de actividades y cultos que engrandecen la fe y la cultura de nuestra tierra.

Hasta ahí todo claro. El meollo del asunto se cuece a raíz del año tan particular, por decir algo, en el que aún nos encontramos. Mes de noviembre. Tiempo de hacer balance y de terminar de ejecutar los siempre polémicos presupuestos. En este contexto y con el fin de año a la vuelta de la esquina, el pleno del ayuntamiento cordobés ha aprobado una modificación del Plan Estratégico de Subvenciones de las cuentas de 2020 con la cual se permite seguir destinando a las cofradías la subvención anual que aporta el ejecutivo (300.000 euros este año en virtud de las partidas aprobadas el pasado mes de febrero). 

Es decir, el ayuntamiento simplemente ha hecho lo que debe, destinar cada aportación monetaria al área correspondiente, siendo éste el caso de las hermandades. Eso solo lo podían hacer con una modificación del reglamento al no celebrarse procesiones de Semana Santa a cuya existencia estaba vinculada la aplicación de la subvención. Siendo más claro, antes solo podía entregarse esta partida a las corporaciones cofradieras si había procesiones. Al no haberlas, el dinero para las cofradías era cero, nada, precisamente el mismo año en el que sus ingresos se han visto reducidas a la mínima expresión y sus gastos multiplicados por mucho como consecuencia de importante aumento iniciativas de índole solidaria y asistencial. Con este cambio imprescindible las cofradías deberán respaldar la subvención satisfecha con un documento que justifique los gastos realizados. Es decir, si las cofradías justifican hasta 300.000 €, 300.000 € obtendrán en forma de subvención ya que se mantiene el presupuesto destinado a ayudar a este importante pilar de la sociedad cordobesa independientemente de la realización o no de salidas procesionales. 

Se entiende perfectamente. Ya lo dijo un conocido hermano mayor sevillano la pasada semana: «En situaciones extraordinarias, medidas extraordinarias». Los grupos de PP, Ciudadanos y Vox lo han entendido perfectamente, aunque haya alguno que merezca un tirón de orejas por sembrar incertidumbre sobre este asunto afirmando que la subvención podría verse reducida al 70 o 60 %. Un extremo rotundamente falso, de entrada. Les explico: la modificación aprobada este jueves no altera en absoluto la cuantía de la partida presupuestaria destinada a este asunto que no ha sido aprobada hoy, por más que dos conocidos medios de izquierda de la ciudad, Diario Córdoba y Cordópolis, se empeñen en mentir. 

La partida, que ni es una ayuda para las cofradías, ni se ha aprobado hoy, sino el pasado mes de febrero, -repito, por mucho  que mientan Diario Córdoba y Cordópolis- sigue siendo de 300.000€ y 300.000€ recibirán las cofradías si aportan la necesaria justificación documental de sus partidas de gasto, como es lógico, por otra parte, en una ciudad en la que la aplicación de dinero público, que es de todos, debe estar justificada y respaldado con papeles, salvo que queramos que se siga dilapidando dinero público sin control. 

De modo que solo dejarán de recibir como máximo 300.000€ las cofradías si no pueden demostrar gastos suficientes como para alcanzar esa cifra. Porque escuchando a Vox, cualquiera diría que el equipo de gobierno del Ayuntamiento de Córdoba ha reducido al 70 o 60 % la cuantía de la subvención y como estoy seguro de que no es eso lo que Vox quería decir, porque sería mentir, ya vengo yo a aclararlo, para que nadie se confunda…

Conclusión: El ayuntamiento ha cumplido su palabra demostrando una capacidad enorme de compromiso -y mira que han tenido que superar palos en las ruedas- que es digno de elogio y de agradecimiento, sobre todo en los tiempos que corren, en los que la palabra dada cada vez tiene menos valor. Por contra, los partidos que se han abstenido, abandonando una vez más a las hermandades, -entre elogios impostados, pero abandonando-, el que conspira descaradamente por detrás, queriendo hacer creer que son los únicos adalides de las cofradías y contando cosas a medias para sembrar cizaña e intentar enfrentar a las hermandades y al equipo de gobierno de la ciudad y los medios siervos de quienes les dan de comer han tenido un comportamiento detestable que ojalá no volviera a repetirse, aunque reconozco que no tengo muchas esperanzas al respecto. 

La política y la información jamás pueden estar al servicio de la mentira, la injusticia y el juego de poder. La prensa merece más dignidad y respeto y los ciudadanos y las Hermandades también.  

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup