En mi Huerto de los olivos, 💙 Opinión

No sin vosotros

Un jueves más quedo para tomar el refresco que llevaba un mes sin tomarme ya. Espero y deseo que se encuentren bien tanto ustedes como sus familias. Hoy hace ya un mes que pasó, yo sé lo que me digo.

El otro día escuchaba y veía un video de D. Andrés Cañadas, refiriéndose a los últimos escritos en Córdoba y Jaén, sobre las procesiones en estas dos provincias andaluzas y por ende la que nos toca a nosotros. Y ante la imposibilidad de que, de momento, haya costaleros y bandas de música, decía Andrés con un criterio esclarecedor, conciso y una firmeza brutal que se puede hacer con ellos con una serie de medios que se pueden utilizar a día de hoy. Querer es poder. Y lo mejor nos lo dejaba al final con un hashtag que se leía #NOSINVOSOTROS. En una clara alusión hacia los costaleros y los músicos de nuestras bandas de música.

Así anoche, en una noche fresquita en nuestra ciudad tuvo lugar un concierto de Marchas Procesionales que dieron tres bandas de la ciudad. Dos Agrupaciones Musicales como las de las hermandades de la Cena y de la Redención y una de cornetas y tambores la de Caído Fuensanta, que tuvo lugar en el kiosco de la Música en el Paseo de la Victoria. Organizado por el Ayuntamiento de córdoba y la Unión de Bandas de música de Córdoba.

Qué les puedo decir… que el vello se me erizó y no era por el fresquito que recorría las calles de los jardines. Me coloqué por detrás de dicho kiosco, ya que el frontal y los laterales estaban llenos de cofrades que se colocaban a distancia unos de otros con sus respectivas mascarillas. O sea, que conocimiento y educación tenemos muchos más que otros grupos sociales que por fiestas solo saben dar saltos, beber como cosacos y agredir a los cuerpos de seguridad sean locales o nacionales.

Los golpes de las baquetas sabían a gloria, los golpes de los platillos al abrir sus brazos brillaban aún más, los instrumentos de viento brillaban radiantes, los tambores acompañaban con sus sones la cadencia que muchos se nos iba el movimiento de izquierda a derecha… Cuando esas bandas entraban a compás en prefecta armonía eran un deleite para el gusto como el mejor jamón ibérico o el mejor queso añejo acompañados de ese vino blanco o tinto que nos dejan ese gusto tan exquisito.

Quise vivirlo en la distancia y solitario, pero a la misma vez agrupados y acompañados, que instantes tan bonitos, qué añoranza a ver por nuestras calles las procesiones realizando una manifestación pública de fe como siempre llevábamos años realizando…

El otro día también leía a un doctor cordobés que trabaja en un equipo de negro de un paso de Córdoba, que sitios de peligro de contagio los hay, pero los hay en los conciertos, partidos de fútbol, corridas de toros por no abrir de las fiestas de todos esos que les daba igual el sitio, el número de botellones que se pasan de una boca a otra, etc. Posibilidades de contagio las hay ahora con el coronavirus, pero también las había antes con la gripe, la mononucleosis, y otras enfermedades. Las procesiones tal y como las vivimos ahora mismo no las concebimos sin costaleros ni músicos. Anoche, sentí muchas emociones y vinieron recuerdos de hace dos años, debemos de seguir luchando por lo nuestro y si hay manifestaciones por otros motivos, algunos por ideología política, porque no podemos nosotros por nuestras creencias y tradiciones.

Sean felices y extrapólenlo, anoche se vivieron momentos magníficos y nos lo dieron los músicos de nuestras bandas de música procesional. Gracias músicos cofrades. #NOSINVOSOTROS

El regreso de la música procesional a las calles cordobesas al detalle

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup