Córdoba, Galerias

Nuestra auténtica tradición

La mañana del día de Todos los Santos se reviste cada año en la ciudad de San Rafael de una tonalidad especial en virtud de las auténticas tradiciones nacidas de lo más hondo de la religiosidad popular de la ciudad de Córdoba. Tradiciones autóctonas que nada tienen que ver con otras absurdamente importadas que se abren paso a fuerza de centro comercial e imposición publicitaria y que nada tienen que ver con la esencia misma de nuestras cosas. Escenas que se multiplican por los rincones y oraciones que comienzan a peregrinar a los camposantos que emanan de lo más profundo del alma de una ciudad que se resiste a abandonar su herencia. 

Imágenes que se han multiplicado por rincones como la plaza de Capuchinos, San Pablo o San Andrés, enclaves a los que ha acudido nuestro compañero Antonio Poyato para dejar testimonio gráfico de que de la mano de la Reina de los Ángeles, de la Virgen del Rosario y de María Santísima de la Caridad, el cordobés está dispuesto a salvaguardar la memoria de quienes les precedieron, rezando antes sus tumbas o protegiendo la herencia que pervive en sus hermandades.