Córdoba, La firma invitada, 💙 Opinión

Nunca nos vencerán

En la mañana de ayer, conocimos con estupefacción e incredulidad la no admisión a trámite  del recurso de casación interpuesto  ante nuestro más alto Tribunal por parte de la Junta y nuestra Agrupación de Cofradías para la revocación de la Sentencia del TSJA que dejaba inoperativa la llamada segunda puerta del monumento para el paso de las Cofradías y ordenando la reposición de la celosía no original, ya que lleva instalada poco más de 40 años,  lo que significa que la segunda puerta de la Mezquita-Catedral predeciblemente será  inviable a partir de la Semana Santa de 2022.

La izquierda reaccionaria lo ha celebrado por todo lo alto, como si les importara una celosía  de aproximadamente cuarenta años o el cuidado del monumento,  más bien lo que le importa es, según  se colige desde  sus postulados inspirados en el odio y en la falta de respeto por toda ideología o confesión que se salga de sus manidos y erróneos mantras, que las cofradías no volveremos a La Catedral.

Nada más lejos de la realidad, las cofradías que actualmente conocemos, llevan más de 500 años en nuestra ciudad, han pasado por mil y una vicisitudes, pandemias (peste, gripe), desamortizaciones, guerras, invasiones, decretos, prohibiciones etc… y todas y cada una de ellas ha sido superada, gracias a nuestros  principios, nuestra convicción, el amor a Dios nuestro Señor y la vocación  de ayuda al prójimo, insertas en lo más profundo de nuestro ser y el de nuestros antepasados, que ya superaron grandes situaciones adversas de tiempos pretéritos.

Las cofradías  no son solo sacar los pasos a la calle, ni pasar por una puerta u otra, son mucho más, son amor, caridad, formación, cultos, evangelización,  en definitiva, la manifestación  de nuestras creencias.

Tengan presente que podrán prohibirnos o limitarnos el culto  externo, pero nunca podrán limitar nuestros sentimientos, nuestra pasión y nuestra Fe, aprovechemos todos los momentos que nos brinda nuestra hermandad, los cultos internos, las misas de hermandad, la formación, las convivencias, etc…

Ahora más que nunca, centrémonos en lo que de verdad importa, en Él y en sus enseñanzas, en nuestra esencia y aprovechemos está oportunidad para replantearnos ciertos temas, busquemos soluciones serenamente y llevémoslas a cabo, utilicemos la imaginación y el ingenio y pongámonos en las manos de Dios, ya por mucho que nos limiten NUNCA NOS VENCERÁN.

“Solo cerrando las puertas detrás de uno se abren las ventanas hacia el porvenir”.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup