El viejo costal, 💙 Opinión

Feliz Navidad, o no

La Comisión Europea, esa institución de la Unión Europea, que ostenta el poder ejecutivo, la iniciativa legislativa, y que entre otras cosas, es la responsable de los asuntos diarios, en un alarde de esfuerzo y tensón, publicó hace unos días un dossier donde daba pautas a sus funcionarios para mejorar sus comunicaciones haciéndolas más “integradoras e inclusivas”, y les pedía que cambiaran los términos de sus felicitaciones, pasando de felicitar la “Navidad” a felicitar las “Fiestas”.

Este dossier, está de momento en términos taurinos “de vuelta a corrales”, es decir ha sido retirado y está siendo sometido a una nueva pensada. La intención de esta recomendación ellos la fundamentan en que “no se debe considerar cristiano a todo el mundo”, y que hay que “ser sensible al hecho de que las personas tienen tradiciones religiosas diferente” de ahí la integradoras e inclusivas intenciones.

Y en esta última parte tengo que darles la razón. En el mundo internacional de los radioaficionados, es una buena costumbre y señal de educación nunca hablar de política, ni de religión, lo que hace posible la amistad de personas provenientes de mundos tan contrarios como puede ser un Coreano del Sur con un Americano del Norte, fundamentada esta costumbre, como digo, en la buena educación y en las buenas intenciones de quien solo está persiguiendo “comunicarse” en un mundo sin fronteras, sin clases sociales, y sin ideología de ninguna clase.

No tengo ni la más remota idea de cómo la Comisión Europea, organismo de carácter político, organismo agnóstico, y que debe de redactará el nuevo formato del retraído dossier, el término “felices Fiestas” le será igualmente inútil a toda persona que no sea cristiano, ya que le guste o no le guste a la U. E., las fiestas del final de año, las que celebramos son la Natividad del Señor, y la adoración de los Reyes Magos, menuda papeleta les ha tocado, “Fiestas o Navidad” desde el mundo de políticos y agnósticos, dura tarea, si señor.

En otro orden de cosas, he leído en redes sociales, críticas sobre el dinero gastado en el alumbrado de navidad de nuestra ciudad, alegando unos que el gasto es mucho y que se podría dedicar a obras sociales y ayudas a los que más lo necesitan, otros creen y señalan: ¿si no realizamos este gasto ya estaría eliminada el hambre del mundo?. Yo creo que ni lo uno ni lo otro, que cada cosa tiene su medida y tiempo, si bien es verdad que las luces nos deslumbran y no nos deja ver la vergüenza de las colas del hambre, disfrazando a una ciudad de una inexistente prosperidad, nos tapan la realidad que no queremos ver, dejando solo el brillo reflejado en escaparates de tiendas con artículos imposibles para los bolsillos de algunos de nosotros, esta realidad es la que nadie quiere entender ni ver.

Las “fiestas” es lo que tienen, unos las pasan bien, y otros sencillamente las pasan, con alumbrado o sin alumbrado, con “Navidad” y sin “fiestas” que más nos da, si lo lamentable es que dentro de la integración e inclusión de la Comisión Europea y en la de nuestra ciudad, nunca tendremos en cuenta que no todos tienen la posibilidad de pasar de forma feliz ni por la fiestas, ni por la Navidad.

Al menos la esperanza que aún me queda es que nace Nuestro Señor, en Belén, y que nace para todos, para todos por igual, solo me resta desearos unas Feliz Navidad, y cómo no, también unas Felices Fiestas.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup