Advertisements
Córdoba, En mi Huerto de los olivos, Opinión, Sevilla

Palabra de Aristóteles

Aristóteles dijo una vez “el hombre es esclavo de sus palabras y dueño de sus silencios” y por suerte o desgracia es así. Y es así, para todos. Para todos, no se salva nadie. Y más tarde o más temprano llegará alguien que nos lo dirá muy clarito y nos dará un zasca en toda regla. Parece ser que es algo que aún sorprende en este mundo, y más aún en esta vida que cada uno de nosotros tenemos, en la cual muchos van de arrogantes, soberbios, hipócritas, endiosados, prepotentes, sabelotodos, etc, etc…

Lo más triste es que esto se de también en el mundo de las hermandades y cofradías. Los que tienen que poner paz se equivocan creando confrontación con sus decisiones equivocadas. Los que deben ser ejemplo de sabiduría son ejemplo de arrogancia. Los que deben ser ejemplo de humildad son ejemplo de soberbia. Los que deben ser ejemplo de pasar inadvertidos son ejemplo de querer ser protagonistas. Los que deben ser ejemplo de buenas personas son ejemplo de lo contrario. Y podría seguir… es muy fácil faltar el respeto a alguien que no es como ellos. Lo que no saben que todo se pone en su sitio.

Y resulta que decir lo que se piensa de manera educada, molesta. Seguramente molesta porque es verdad y eso jode y fastidia. Y si sale escrito y lo leen muchos pues más aún. Pues sólo te puedo decir que es lo que os merecéis. Porque estáis escondidos tras una mentira continua da igual la fachada que os pongáis. Da igual la túnica y el cubrerrostro, da igual el costal y la faja, da igual la chaqueta negra y el llamador. Todos deberíamos realizar un examen de conciencia exhaustivo de cada uno. A lo mejor no hablaríamos tanto de los demás, o si has hablado de alguien y no lo has hecho bien qué esperas, que de ti si lo hagan? Pues no. Y lo que es peor para ti y mejor para los demás, queda muy poco para que te quiten tu máscara y seas el hazmerreir de muchos y el icono destruido por tanta mentira y tanta falsedad.

Tu rebaño de apósitos y sanguijuelas se irán por piernas para que no les salpiquen pero lo que no saben es que ya es demasiado tarde. Es muy fácil hablar por cualquier rincón dejando tus falacias por doquier. No manipuléis a otros que se dejan manipular por un cargo, sea el que sea. Pero tranquilos que a todo cerdo le llega su San Martín. Sólo decirte que leas lo que dijo Aristóteles y a lo mejor te va mejor si cierras tu boca y tu lengua viperina.

Les dejo por esta semana sean felices y extrapolenlo, no se lo queden para ustedes. Sonrian seguro que les irá mejor y la vida pone y coloca a cada uno en su sitio.

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: