El viejo costal, 💙 Opinión

Pan y circo…

Por fin, y como yo me temía, herido el silencio se retira, dando paso al más histérico alboroto de gritos provenientes de la Agrupación, del Ayuntamiento y de la Delegación de Salud, todos al unísono avisan que ya tenemos procedimiento especifico para nuestros cultos públicos, y podremos salir a las calles en procesión o en estación de penitencia, claro con algunas limitaciones impuestas por la situación sanitaria de nuestra provincia.

Parece ser que permiten bandas de música, menos mal, alegando los ya mencionados organismos, que las bandas tienen su propio protocolo sanitario emitido por la Junta, y es cierto. Así que dentro de muy poco tendremos a nuestros titulares realizando catequesis por las calles de Córdoba, catequesis incompleta, y digo incompleta por la falta de espacio en una parihuela o en unas andas para representar el momento bíblico de cada uno de nuestros misterios, así que muchas de las figuras secundarias de nuestros misterios deberán de permanecer encerrados, un tiempo aún.

Pues como las figuras secundarias de los misterios, así han de permanecer los costaleros, bueno más que los costaleros sus ropas, ellos si podrán portar las parihuelas manteniendo la distancia social, al menos así viene dispuesto desde las autoridades, aunque todos coinciden en que la prohibición de costaleros es temporal, por ahora solo andas o parihuelas para nuestros titulares, solo calles anchas; un concepto de significativa ambigüedad para una ciudad como la nuestra.

También disponen que los recorridos programados puedan ser alterados, si así lo cree la autoridad competente, para evitar el paso por las calles más angostas, limitar y acortar los recorridos para evitar aglomeraciones, y sabemos que al ser más cortos y todos con nuestras ganas de acercarnos a nuestros titulares por las calles tras su permanencia en los templos durante este ultimo par de años. A menos espacio más densidad de personal, pero parece, según disponen que eso no será así, yo no me lo creo.

Tampoco será necesario presentar certificado de vacunación o documento alguno al respecto, y así ha quedado de momento este protocolo para poder realizar nuestras salidas con público, así que todos a la calle, perdón todos no, de momento los costaleros no, deberán esperar a que cambien las condiciones sanitarias, bueno siempre que cambien para bien, que si fuese para mal, todas estas dádivas serian retiradas de forma inmediata.

Y de esta forma es como las autoridades de nuestra ciudad han resuelto su más de un año de absoluto silencio, así es como quieren darle la Semana Santa a la ciudad de Córdoba, con limitaciones e incluso seleccionando ellos mismos las calles más adecuadas para el paso de nuestras estaciones de penitencia, y es que es eso, una penitencia pasar por este procedimiento.

Incompletos nuestros titulares, despojados del exorno de sus misterios, de sus palios, de su candelería, de sus tradicionales recorridos, así nos dejan salir a las calles, y así vamos a salir, aunque muchos cofrades piensen que es mejor aguantar esta quinta ola, y esperar a que nadie impongan limitación a nuestra tradicional forma salir.

Pero para esto no era necesario tanto ruido, con bastante menos nos hubiese bastado, así que de momento, al personal de nuestra ciudad, le seguirán dando pan y circo, bajo la forma de vuelta ciclista, futbol, conciertos, y tanta cosas como sean plausibles, unas con más y otras con menos limitaciones.

Y nosotros seguiremos comiendo sopas con hondas, bueno, menos da una piedra, resignación y paciencia, y mis hermanos costaleros, han de mantener la ilusión como el primer día esperando que todo esto pase, y mantener viva la tradición, al mismo nivel que la ilusión, mantenerla igual que cuando oímos por vez primera “tos por igual, valientes, a la estaaaaes…”, ¡que no se mueva nadie hasta que suene el llamador!

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup