A paso mudá, Opinión

Piratas sí; piratas no. ¿Quién pone el límite?

Las asociaciones cofrades, culturales y con otras denominaciones que no se encuentran en la Iglesia, que muchas sacan sus imágenes sin consagrar, y que se toman una de nuestras festividades más importantes por donde les viene en gana, cada vez van en mayor crecimiento. Y es que en los últimos años, poc si sacar un paso solo supone crear una asociación y hacerse con una imagen y un paso procesional, así como pagar a una banda, ¿para qué queremos las hermandades? ¿No es todo tan fácil? Pues no. Pocas son las hermandades en las diversas ciudades de Andalucía que se han incorporado a las nóminas de la Semana Santa. 

De hecho, últimamente las redes sociales se hacen eco de diversas procesiones cada fin de semana, las cuales dan mucho que pensar en cual es el rumbo de todo esto. ¿Quizá sacar un paso por decir que se saca un paso? ¿Quizá querer manifestar la fe de esa forma, salga como salga? ¿Más bien querer seguir siendo asociaciones o grupos desligadas de la Iglesia para despreocuparse de lo que ello conlleva?

Es bonito ver como los jóvenes trabajan, como hay asociaciones de cruces de mayo que lo hacen muy bien, incluso asociaciones cofrades que buscan en un futuro próximo ser hermandad. Pero en el polo opuesto, también se ven cosas que al público le para atrás. Todo ello viene debido a que en los últimos años se permite sacar paso a diestro y siniestro.

Como ya dije en un artículo anterior,  si sacar un paso solo supone crear una asociación y hacerse con una imagen y un paso procesional, así como pagar a una banda, ¿para qué queremos las hermandades? ¿No es todo tan fácil? Pues no. La Semana Santa es la que es, y bajo mi punto de vista, se debería mirar con lupa a aquellos que salen de la forma menos legal y católica. La Semana Santa tiene su lugar por Dios, ante todo, y por la Iglesia. No busquemos cambiar lo que no se puede.