Córdoba

Presentado el cartel anunciador del Martes Santo Salesiano 2021

Durante la Función Principal de Instituto de la Hermandad del Prendimiento, celebrada este domingo 28 de febrero, ha tenido lugar la presentación del cartel anunciador del Martes Santo Salesiano 2021. Se trata de un lienzo obra de D. Raúl Muñoz Gallardo, quién ha realizado una obra cargada de simbolismo protagonizada por la imagen de Nuestro Padre Jesús, Divino Salvador, en su Prendimiento.

En palabras de su autor, «el tema principal del cartel, como no podía ser de otra forma, es el nombre del Titular que da nombre a la propia Hermandad, «El Prendimiento», envuelto de simbolismo en alusión a ese momento, donde he querido parar el tiempo instantáneamente. Realizado en papel sobre tabla en bastidor, las técnicas utilizadas para su realización han sido el grafito, la acuarela, y el lápiz de color, aplicado todo mediante rayado a base de líneas horizontales ”.

En primer plano encontramos a Nuestro Padre Jesús, Divino Salvador, en su Prendimiento. El Señor se presenta humilde, cabizbajo, con la mirada gacha y caminando pensativo hacia nosotros, firmemente, sabiendo y aceptando el destino que le depara. Lleva sobre sus sienes, y a la vez no (a modo de prefiguración de la Pasión) una corona de espinas. Porta la túnica bordaba del XXV aniversario de su bendición, aunque con un guiño cromático a la antigua túnica de cola de 1955. En la parte inferior de la misma, se puede ver cómo ascienden un grupo de cardos a modo de enredadera (en referencia a la pasión y el dolor), que quieren hacerse parte de los bordados de dicha prenda.

Enmarcando el rostro del Señor se aprecia un tondo, con una triple significación: por un lado, el propio círculo, como elemento formal, simbolizando la perfección, en este caso, la de Dios representada en la cara de Cristo, que queda enmarcada en el centro del mismo; por otro, sería la propia aureola que muestra la divinidad del Divino Salvador; y por último, la frase que se escribe en su perímetro, en la que se puede leer «AGNUS DEI, QUI TOLLIS PECACCATA MUNDI, MISERERE NOBIS» (Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo, ten misericordia de nosotros), aludiendo nuevamente a la advocación del Titular.

En segundo plano, a la derecha del Señor, se posiciona Judas. Este personaje de dos caras, que se nos muestra en una doble acción: la del beso y la traición (en acción pasada); y la otra, donde mira de reojo, echando un paso atrás (queriendo volverle la espalda), con la bolsa de las treinta piezas de plata retenidas en su mano izquierda, al igual que el cordón que prende a Cristo, ya que la propia venta, es la que le lleva a su apresamiento.

Paralelamente, en el lado izquierdo, se sitúa otro grupo de personajes. Entre ellos encontramos la figura del soldado judío Malco sosteniendo una espada; y tras él, le siguen dos romanos con inspiración romántica. En este grupo, se divisa una antorcha, y al fondo, dos lanzas, creando profundidad en el espacio y haciéndonos ver que el pelotón de apresadores es mucho mayor.

En la   parte   inferior   de   la   composición,   escrita   en   tipografía   de palo,   la   palabra «PRENDIMIENTO», donde se entrelaza una serie de simbologías: A la izquierda, la escena del Génesis, con Adán y Eva, en relación a la tentación y al pecado, colocado debajo de Judas, entrelazando así ambas tentaciones. Al otro lado, un cuervo negro (símbolo de la traición) que pica una calavera (icono de la muerte, alusivo también, al monte donde Cristo posteriormente será crucificado), traducida esta representación, es la propia traición la que pica la muerte.

En la parte central, se puede ver cómo el Ángel confortador (protagonista anteriormente en el Huerto de los Olivos) nos habla del cáliz («Padre, aleja de mí este cáliz». Mt 26, 36-42), a través de esa sangre derramada de éste sobre la tierra, representada por las uvas y las espigas, recordándonos al valor Sacramental de la Hermandad. Además, este personaje sostiene en su otra mano un reloj de arena, ya que el tiempo cobra un gran sentido durante el desarrollo de la Pasión. También se encuentra dibujado un pavo real, como símbolo de la Resurrección de Cristo (porque en primavera, tiempo de Pascua, el ave cambia totalmente de plumaje), recordándonos así que la Pasión no tiene como desenlace la muerte, sino la Resurrección.

Dividido por la palabra anteriormente descrita, el año, “2021” [20 (-) 21]. Debajo de lo anterior, la frase: «DA MIHI ANIMAS CAETERA TOLLE», lema de San Juan Bosco, “Dame almas y llévate lo demás”, utilizada por él mismo como salvoconducto de los jóvenes abandonados y que forma parte también del escudo de la Cofradía.

Por último, a modo de detalle, en el pecho del Señor, se encuentra colocado una especie de broche, en el que se puede ver la parte central del puñal de plata de Nuestra Señora de la Piedad, un relieve donde aparece María Auxiliadora, corazón de la Casa Salesiana, y titular del Santuario, seno de la Hermandad. A ambos lados del mismo, se posicionan dos de las flores que decoran en ocasiones el pecho de la titular mariana de la corporación, haciéndola, de algún modo, presente en el cartel.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup