Evangelium Solis, 💙 Opinión

“Que esté siempre con vosotros el Espíritu de la verdad”

Una semana más llega a Gente de Paz un nuevo Evangelium Solis. Vivimos el sexto domingo de Pascua, ya va quedando menos para la Ascensión del Señor y la Venida del Espíritu Santo.

Del Santo Evangelio según San Juan:

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:

«Si me amáis, guardaréis mis mandamientos. Y yo le pediré al Padre que os dé otro Paráclito, que esté siempre con vosotros, el Espíritu de la verdad. El mundo no puede recibirlo, porque. no lo ve ni lo conoce; vosotros, en cambio, lo conocéis, porque mora con vosotros y está en vosotros. No os dejaré huérfanos, volveré a vosotros.

Dentro de poco el mundo no me verá, pero vosotros me veréis y viviréis, porque yo sigo viviendo. Entonces sabréis que yo estoy en mi Padre, y vosotros en mí y yo en vosotros. El que acepta mis mandamientos y los guarda, ese me ama; y el que me ama será amado por mi Padre, y yo también lo amaré y me manifestaré a él».

Palabra del Señor

El evangelio de hoy, es de los que a mi me hacen reflexionar con cierta frecuencia, aquel en el cual Jesús les anuncia a sus discípulos que van a ser perseguidos como Él mismo ha sido perseguido. Muchas veces me pregunto como esa afirmación de Jesús puede afectar o afecta a mi vida.

Supongo que todos hemos experimentado la incomprensión cuando hablando del aborto, de la eutanasia, de las riquezas de la Iglesia, del matrimonio homosexual… en nuestros ambientes se critica abiertamente la posición de la Iglesia, es decir, la que debería ser nuestra posición, es más, puede que incluso a veces nosotros mismos en aras de una malentendida modernidad critiquemos a la Iglesia de forma más o menos irreflexiva buscando el apoyo de nuestro entorno.

Ciertamente el equilibro es complicado, pero no podemos plegarnos sin más a los valores del mundo buscando una aceptación que desvirtúa el mensaje y no aporta nada de valía a la vida del ser humano. Tampoco podemos ser radicales intransigentes que entiende la fe y la vida de la Iglesia como una roca, sin vida, inamovible. Por lo que sólo nos queda un camino intermedio entre el conservadurismo fariseo y el progresismo buenista y vacío.

Por ello Evangelio de hoy, nos ayuda, como clave de comprensión, si en mi vida cristiana, no surge ningún conflicto con el mundo, no hay ninguna arista, nadie a quien nuestra vida cristiana cuestione, más aún moleste, lo más probable es que estemos siendo tibios, que nos acomodemos en una vida entre almohadones poco evangélica, porque el Evangelio siempre exige dar más, ir más allá, entregarse a fondo. Tal vez nuestra oración hoy debería pedir al Señor que nos saque de esa dulce mediocridad en la que muchas veces adormecemos nuestra vida de fe, y que nos recuerde que sólo a los tibios los vomita el Señor.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup