Advertisements
A paso mudá, 💙 Opinión

Que no nos engañen, que no nos señalen en vano

Una vez pasado el mes de septiembre, mes donde hay muchas devociones patronales en los distintos puntos de la geografía, mes en el cual se inicia un nuevo curso cofrade, donde también las bandas comienzan sus ensayos, llega octubre, mes de la primeras actuaciones. Ya, a día de hoy, a mediados de este mes, podríamos haber disfrutado de distintos eventos como salidas extraordinarias, besamanos, cultos internos, salones cofrades, algún que otro certamen, etcétera.

Recordando con nostalgia los primeros meses otoñales de otros años pre-covid, creo que es momento también de buscar soluciones a estos eventos, o al menos a aquellos que sean en lugares cerrados. Vemos a la gente ir a los toros, al fútbol, a conciertos de otros géneros musicales; vemos los bares masificados, al igual que las calles, pero el covid sigue estando ahí, no se ha ido. 

Por ello, buscar alternativas para estos eventos como certámenes o muestras cofrades, no sería tan descabellado como mucha gente piensa. Al fin y al cabo, muchas bandas han retomado su actividad, aunque con las medidas pertinentes, pero están activas, así que, lo mismo es un concierto de música pop, rock o cualquier género, que si se hace uno de música cofrade. 

¿Acaso en un certamen de bandas no pueden tomarse medidas de seguridad? Creo que la respuesta se puede responder claramente, lo único que ocurre es que los artistas de renombre en este país no pueden cesar su actividad porque les afecta la crisis y tienen respaldo social. En cambio, todo lo relacionado con el catolicismo y las cofradías se señala hasta tal punto de llamar irresponsables a los que proponen nuevas cosas.

Que no nos engañen, que no nos señalen en vano. 

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup