El viejo costal, 💙 Opinión

Querido Julio…

El día 22 has nacido, bienvenido, eres mi tercer nieto, de nombre Julio, igual que tu padre, y cuando aún solo te he cogido unos instantes en mis brazos quiero pedirle perdón, y señalarle que hay muchas cosas que a pesar de estar toda mi vida luchando, me están venciendo, o al menos en este momento van ganando batallas, y yo me avergüenzo de dejártelas así, a ti que eres mi nieto.

Querido Julio, vas a ser seguro un pilar fundamental en la continuidad de las humildes obras que a lo largo de mi vida he iniciado y en algún caso he finalizado, esas son las buenas y de ellas no tengo que hablarte, las que lamento, son las que vas a encontrar a medio hacer, y esas son las que me obligan a pedirte disculpas; las inacabadas, son mis batallas perdidas; mis guerras, las que aún no he finalizado, son las que te llegarán más o menos tarde. Y son de esas de las que quiero avisarte y pedirte perdón.

Julio, vienes a un mundo donde el egoísmo, el rencor, la mentira, la difamación, y los lobos cubiertos con pieles de cordero, reinan por doquier. Ya verás que solo tendrás que mirar a tu entorno y verás, a pocos años que tengas, que el egoísmo, la envidia, el dinero, el poder, son magníficos socios de muchos de los que contigo van a vivir, y tendrás que moverte en un mundo lleno de traiciones, engaños, de contratos y tratos traidores, de puñaladas traperas, que lo único malo que tienen es que las más de las veces provenientes de tus “amigos de confianza”. Julio, tendrás que aprender a valerte por ti mismo.

Julio, vienes a un mundo donde vale más una filiación política, que un conocimiento profundo, donde se valora más una filiación que la capacidad de trabajo y el conocimiento, donde tener contactos vale más que saber hacer, donde el poder es un arma y se usa sin contemplación, pero a golpe de favor, donde se hace justicia, pero las cosas no son nunca justas. Vienes a una leonera, llena de promesas, sin trasfondo alguno, sin lógica, si, Julio esto es lo que te hemos dejado, y créeme yo lo siento mucho.

Julio, te dejo algo muy importante, al menos para mí lo ha sido, te dejo lo mejor que tengo, nuestra familia, nuestros hogares que desde siempre han sido refugio seguro durante cualquiera de las batallas que emprendas, tu mamá, tu papá, tus hermanas, titos, abuelita, todos los tuyos te puedo asegurar que son pilares fundamentales de las guerras inacabadas, refugio de desagravios, consuelo de heridas, paraísos para el descanso, y fuente inagotable de tranquilidad y conocimientos. También te dejo todos mis libros, lee con fruición, bebe de todas las fuentes de sabiduría, y sin fanatizarse por ninguna, aplícalas a tu forma de vida.

Julio, contra el fanatismo, la razón, contra el ataque el perdón, contra el egoísmo altruismo y solidaridad, contra el ateísmo tu credo, contra la pasividad acciones. Contra la injusticia saber perdonar, y como no también equidad, ecuanimidad, honradez, rectitud.

Julio sobre todo se fiel siempre a tu conciencia, se objetivo, discreto, fiel, formal, sensato, y honesto, sobre todo se fiel a tus ideas y a tus amigos, nunca te rindas, lucha siempre, y con suerte cuando tengas mi edad igual le dejas un mundo mejor que el que yo he podido dejarte a ti, y créeme que siento no dejártelo yo, no me rindo, y tú tampoco te rindas nunca, es la única forma de ganar esta guerra. Bienvenido Julio.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup