Córdoba, 💜 De Cerca

Rafael Giraldo: «Es el momento de seguir con esta línea ascendente y no conformarse»

Recién terminada la Semana Santa, es el momento propicio para testar la opinión de algunos de los personajes relevantes que la conforman, en aras de poner en valor los aspectos más positivos y subrayar aquellos aspectos que deberían ser mejorados. Una de estas voces es la de Rafael Giraldo, capataz del paso de palio de Nuestra Señora de la Estrella y del Cristo de la Vera Cruz, que opina que «ha sido una Semana Santa esplendorosa, casi perfecta».

Una satisfacción que extiende a las previas, que cataloga de «magníficas, con la recuperación del Jueves de Pasión y la incorporación al Sábado de Pasión de La Virgen de la O», jornadas en las que «muchísimas personas se dieron cita demostrando que la Semana Santa, tiene un poder de convocatoria muy alto». Entre los aspectos positivos puestos sobre la mesa por Giraldo, se encuentra el hecho de que «las hermandades no paran de evolucionar». En este sentido, el capataz afirma que, en general, se sigue apreciando, «año tras año, más nivel en todos los ámbitos que envuelven a nuestras Cofradías». 

Una evolución en positivo que se aprecia con nitidez en «la puesta en escena de los guiones, la inmensa labor que ofrecen los priostes y vestidores, el trabajo ofrecido por nuestros capataces y costaleros y la música que suena tras de nuestros Titulares no paran de crecer». Giraldo destaca como elementos especialmente positivos «la vuelta al orden natural de paso del Señor del Rescatado y La Amargura, que este año ha dejado de estar invertido por fin, o la incorporación en el paso del Huerto de «los durmientes»».

El estreno el Martes Santo del palio de Nuestra Señora de La Salud, es otro de los elementos más positivos para el capataz de la Estrella. Un estreno que «engrandece no solo a la corporación del Naranjo, sino a toda nuestra Ciudad». «El avance en el bordado de los diferentes palios» es otro de los aspectos que congratulan especialmente a Giraldo.

Respecto a la Carrera Oficial, la visión de Giraldo es concluyente al poner de manifiesto que «hemos madurado en el segundo año de Catedral ya con menos incidencias en el reloj de las diferentes hermandades, todo más continuo y sin grandes parones». Un aspecto completado con el hecho de que «aparentemente, continuamos subiendo en el número de nazarenos de nuestros cortejos, nota importante si realmente queremos ser grandes».

En las notas negativas, Giraldo destaca «la imposibilidad de hacer estación de penitencia por parte de La Borriquita y Los Dolores, la dureza de la Carrera Oficial para nuestras cuadrillas», enfatizando que «físicamente, es un itinerario muy exigente el que nos encontramos y muy duro para nuestros costaleros», y el comportamiento de público en dos cuestiones diversas aunque interrelacionadas, «la falta de mayor respeto a las cofradías de silencio» y como contraste, «en algunas ocasiones la falta de pasión entre los espectadores, en general, ante las diferentes exposiciones de exquisito gusto que vemos en muchos de nuestros pasos y el trabajo que cuesta, sacar el merecido aplauso de admiración».

«En resumen, una evolución positiva y constante la que estamos viviendo en nuestra Semana Mayor, que debe hacernos sentir un orgullo enorme a todos los cofrades de Córdoba y que no debe parar, es el momento de seguir con esta línea ascendente y no conformarse», ha concluido Rafael Giraldo en su más que interesante reflexión.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup