Córdoba

El Santo Padre concede un Año Jubilar a Expiración por su centenario

La hermandad desarrollará una importante obra social.

El Obispado de Córdoba ha acogido una rueda de prensa, que ha contado con la presencia de Monseñor Demetrio Fernández, que ha anunciado – leyendo el decreto – la concesión de un Año Jubilar, concedido por el Santo Padre, que dará comienzo el próximo 3 de febrero y se prolongará hasta el 11 de noviembre, José Luís Cerezo, hermano mayor de la hermandad de la Expiración, Manuel del Rey Alamillo, diputado de evangelización, y el Consiliario de la Hermandad, el padre claretiano, Manuel Carrasco Díez, en la que se ha explicado a los medios algunos aspectos esenciales de la celebración del centenario de su reorganizacion y del XXV Aniversario de la Coronación Canónica de Nuestra Señora del Rosario. Dos efemérides de importancia capital que confluyen en el año que está a punto de comenzar y que dotarán a 2018 de una singularidad extraordinaria para la Corporación de San Pablo. 

Una presentación que ha tenido lugar con anterioridad a la presentación en sociedad que se desarrollará en el Salón de los Tapices del Palacio de Viana este mismo jueves. El Año Jubilar ha sido concedido por la Penitenciaría Apostólica por mandato del Santo Padre con motivo del centenario de la reorganización de la hermandad desde que la hermandad se trasladase desde San Francisco hasta la Real Iglesia de San Pablo donde recibe culto desde 1904. Es escrito de concesión recuerda igualmente la celebración del XXV aniversario de la coronación canónica de la Virgen del Rosario. Los motivos de la solicitud del Año Jubilar, así como su concesión son el reconocimiento de la Iglesia a la devoción del Santísimo Cristo de la Expiración y los beneficios de su fomento mediante la concesión de este Año de Gracia para el cual se han organizado diversos actos conmemorativos.

En su intervención, José Luís Cerezo ha subrayado que «es un honor recibir el Decreto que concede un año Jubilar a la hermandad de la Expiración, fruto del reconocimiento de la Iglesia de la devoción centenaria al Cristo de la Expiración desde su llegada a la Real Iglesia de San Pablo». En este sentido, haciendo un ejercicio de memoria histórica y justicia poética, Cerezo ha querido agradecer «a la Diócesis y a su Obispo, ya que son parte de la historia de la hermandad de la Expiración, por facilitar la solicitud del Padre Pueyo a primeros de siglo XX al traslado de sede del Stmo. Cristo de la Expiración a la Real Iglesia de San Pablo». Además ha querido tener «unas palabras de cariño y recuerdo para D. José Antonio Infante Florido, ideólogo de la coronación de nuestra querida Titular». 

Las dos fiestas cultuales más importantes del curso y que tendrán lugar en la Santa Iglesia Catedral serán el 4 de febrero, cuando tendrá lugar el traslado de la imagen del Santísimo Cristo de la Expiración y de María Santísima del Silencio para celebrar la Función Principal de Instituto y el 7 de octubre, fecha en la que la hermandad celebrará la Fiesta de Regla en la Catedral, con motivo del XXV Aniversario de la Coronación Canónica de Nuestra Señora del Rosario, donde fue coronada el 31 de octubre de 1993, por la iniciativa del que fuera Obispo de nuestra Diócesis José Antonio Infante Florido.

Una de las notas predominantes de la celebración será la importante obra social a desarrollar por parte de la corporación, que se centrará en los pilares básicos de la Hermandad, la comunidad claretiana y la Diócesis. Se ha comenzado a colaborar con Proclade ONGD de la Misioneros del Corazón de María en el proyecto de “Yachay: Apoyo a las Salitas Infantiles”, en el Departamento de Humahuaca (Jujuy) en Argentina. El proyecto pretende incidir en las dificultades que tienen los niños de 0 a 5 años en las regiones rurales para tener un desarrollo integral adecuado tanto físico como social e intelectualmente. Las Salitas Infantiles Comunitarias son salones comunitarios acondicionados para realizar actividades con los niños, es decir, se busca articular e integrar la salud y alimentación de los niños con los aspectos del desarrollo, juego y aprendizaje. De esto se encargan las mujeres de las mismas comunidades capacitadas para este fin, las Educadoras Infantiles Comunitarias. De otro lado, en la Diócesis se tiene el propósito de colaborar económicamente con el Seminario “San Pelagio”, para lo cual se ha creado la beca “Santísimo Cristo de la Expiración”, cuya finalidad es colaborar con la Diócesis en los gastos derivados de la formación de los futuros sacerdotes de nuestra Diócesis.

El próximo jueves será desvelado el cartel conmemorativo que ha sido realizado por el artista carpeño Jesús Zurita Villa. Una presentación en sociedad que llega después de que el nutrido programa de acontecimientos fuese expuesto a Monseñor Demetrio Fernández, obispo de Córdoba, el pasado 29 de noviembre, en el Palacio Episcopal, en el curso de la visita efectuada por la Junta de Gobierno que preside José Luis Cerezo, hermano mayor de la Hermandad claretiana. Unos actos de los que ya se conocen los derivados de las propuesta aprobados en el Cabildo Extraordinario celebrado hace justo un mes, en el que la asamblea otorgó su consentimiento a tres importantes propuestas realizadas por la junta de Gobierno de la hermandad.

La primera de ellas, el traslado del Santísimo Cristo de la Expiración y María Santísima del Silencio a la Santa Iglesia Catedral, prevista para los primeros días de febrero, en conmemoración del centenario de la reorganización de la corporación claretiana, la segunda, el traslado, también a la Catedral, de Nuestra Señora del Rosario Coronada en el mes de octubre, con motivo del XXV aniversario de su coronación canónica, y el tercero, la aprobación del proyecto de nuevo paso para el misterio de la cofradía, en cumplimiento de un viejo anhelo de buena parte de los hermanos de la corporación de San Pablo. Ambos traslados tendrían como objetivo la celebración de sendas funciones en la Santa Iglesia Catedral.

Además Nuestra Señora del Rosario dispondrá de una pieza que añadir a su ajuar en virtud del dibujo de la nueva saya que Luis Álvarez Duarte ha diseñado para la dolorosa que naciera de la magia de su gubia y cuya ejecución ha afrontado el prestigioso taller de Jesús Rosado Borja, uno de los artistas que se han convertido por derecho propio, en una de las referencias indiscutibles del bordado contemporáneo. Una exquisita pieza que quiere ser la ofrenda que la hermandad realizará a su Titular con motivo de la celebración el año que viene del XX aniversario de su Coronación Canónica y que se estrenará para dicha efeméride. 

Historia de la Hermandad

El origen de la devoción al Cristo de la Expiración lo encontramos en la antigua collación de San Nicolás de la Ajerquia cuando en el siglo XVII se inicia el culto a través de esta cofradía penitencial que sufrirá un enorme apogeo hasta los años cuarenta de la centuria dieciochesca, cuando una grave crisis, unida a los fuertes problemas entre la religiosidad popular y la mitra cordobesa en el XIX, lleven a la desaparición de la cofradía aunque se mantenga el culto y la devoción a la Imagen en la capilla donde actualmente radican los titulares de la cofradía cordobesa del Huerto, en la parroquial de San Francisco y San Eulogio.

En los primeros años del siglo XX el Padre Claretiano Antonio Pueyo propone su traslado hasta el que fuera Real Convento de dominicos de San Pablo, donde desde aquel momento estaban asentados los religiosos Hijos del Corazón de María, fuerte orden misionera fundada por San Antonio María Claret. Con el traslado de la Imagen del Cristo de la Expiración a San Pablo en 1904 se inicia una nueva etapa en la secular historia de esta devoción cordobesa. En 1918 se reorganiza la antigua hermandad y cofradía penitencial del Santísimo Cristo de la Expiración, realizando su salida procesional ese mismo año en la tarde del Viernes Santo, apareciendo ya con la actual Imagen de María Santísima del Silencio, donación de aquellos años bajo la advocación de Los Dolores, como queda plasmado en una fotografía que recoge esta primera salida. Durante el siglo XX la cofradía del Cristo de la Expiración sufre determinados altibajos que nos llevan hasta la segunda mitad de siglo, donde distintas personalidades de la Semana Santa de Córdoba se irán sucediendo en el cargo de Hermano Mayor dotando a la hermandad del estilo e idiosincrasia sobria y elegante que la caracteriza hoy día.

La llegada en 1973 de Nuestra Señora del Rosario en sus Misterios Dolorosos se convierte en un auténtico revulsivo para esta corporación nazarena que, a partir de entonces, se esmera en crear unos pasos y un guión procesional de exquisito gusto y nobles materiales. La labor incansable de sus hermanos, muy ligada por aquel entonces con la juventud cordobesa, de ahí que la hermandad fuese conocida como la hermandad de “Los Estudiantes”. Tradición y devoción que se vio recompensada en 1993 cuando el Obispo José Antonio Infantes Florido decide premiar el 75º aniversario de la reorganización de la Cofradía de la Expiración con la Coronación Canónica a Nuestra Señora de Rosario en sus Misterios Dolorosos, Imagen que recogía la devoción secular a la Virgen del Rosario en la iglesia de San Pablo por los dominicos.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup