Advertisements
A golpe de horquilla, Opinión

Sed a tus Siete Palabras

“Y en una esponja hiel y vinagre le dan. Tembló la faz de la tierra; tembló la piedra angular del orbe. Clamó la voz colérica de Jehová cuando sonó la hora nona fundando la cristiandad. Como epílogo, tinieblas, un Laus Deo universal. Con sangre testamentaria, su palabra y su verdad”

Estás palabra resuenan en lo más profundo del subsuelo gaditano todos los viernes santos desde 1944. Desde aquí mi humilde homenaje y propuesta por este 75 aniversario que está viviendo nuestra querida Cofradía de las Siete Palabras:

1937, año complicado, una guerra civil dura más años que la propia contienda por desgracia. Cádiz no será menos y en lo que respecta a cofradías, la situación será bastante complicada.

En el mes de abril, un grupo de devotos intenta mediar por conseguir la aprobación canónica de la Orden del Santísimo Cristo de la Santa Cueva, algo difícil por la compleja situación de la diócesis gaditana por aquel momento.

Para ello, mantuvieron una reunión con el entonces Vicario Capitular, Eugenio Domaica, quien, sin duda aplaudió la idea, pero lamentablemente no pudo ser aprobada puesto que se mantenía el luto por la muerte del obispo Ramón Pérez Rodríguez, Patriarca de las Indias.

Hubo que esperar hasta 1944 para que se produjese la creación de la Hermandad de las Siete Palabras, gracias a la iniciativa del gobernador civil de Cádiz Ricardo Zamora García, aceptando la propuesta de hacer titular de esta al grupo escultórico de la Santa Cueva.

Obra genuina en la ciudad. Imponente calvario neoclásico que se encuentra en la capilla subterránea del Oratorio de la calle Rosario. Jesús crucificado alzando su mirada a los cielos, acompañado por su madre y su amado discípulo, junto a María Magdalena abrazada a la Cruz y las Marías, mientras escuchaban las últimas santas palabras del Señor.

Este sueño se vería truncado unos años después, en la década de los 50, cuando la situación política de España cambiara sus relaciones con la Santa Iglesia, lo cual afectaría de lleno a muchas cofradías, entre ellas a las Siete Palabras.

Se reorganizaría y tras años navegando con rumbos cambiados, irían dando forma a la hoy tan personal Hermandad de las Siete Palabras, pasando por dos titulares hasta llegar al actual sobrecogedor Cristo de la Sed.

Pero la parte interesante de esta historia es la que transcurre del 44 hasta los años 50, cuando se practicaba una procesión que hoy día vemos desaparecida, al menos con la formula original.

Todos los viernes santos a las 12:00 del mediodía, desde la Iglesia de San Francisco, partía el cortejo de las Siete Palabras acompañando al titular de la Santa Cueva. En dicho cortejo desfilarían sus hermanos de fila, con el mismo habito que utilizan en la actualidad, túnica negra y antifaz morado con el escudo corporativo.

Junto a estas filas de penitentes se encontraban secciones de todas las hermandes con sus respectivos hábitos y junto al paso las diferentes representaciones y autoridades civiles y eclesiásticas.

Lo curioso: esta procesión finalizaba en la Catedral Vieja, Santa Cruz, y la función que cumplía era realizar el rezo de las Santísimas Siete últimas Palabras del Señor, las cuales se iban recitando en diferentes puntos del itinerario, marcados con una Cruz.

La primera parada se realizaba en la misma puerta de la Iglesia Conventual de San Francisco, desde el balcón que se sitúa el lateral de la misma. Continuaría hasta la Plaza Mina en el edificio que hace esquina con Enrique de las Marinas, actualmente un edificio público. Le seguiría la plaza de San Antonio desde la esquina de la calle Veedor.

La siguiente sería en el antiguo edifico de los servicios municipalizados, actualmente conocido como el cine de Palillero, entonces plaza del General Varela. Después, plaza de Candelaria en la residencia de los Padres Paules, plaza de la Catedral en la residencia de los Jesuitas y por último en la plaza Fray Félix en el Palacio Episcopal.

El misterio entraba en Santa Cruz arropado por miles de fieles que abarrotaban la plaza de Fray Félix en rezo y devoción.

Tristemente es algo más que, por una serie de circunstancias, se tuvo que olvidar y perder en la historia de nuestra Semana Santa ¿Recuperarlo? ¿Por qué no?

El rezo de las Siete Palabras se continúa realizando, pero aparte de este y de la salida procesional el viernes por la tarde, podría realizarse a la misma hora y desde el mismo sitio, con la representación de todas las hermandades con sus hábitos y las autoridades.

Quizás esto sea una idea utópica de un cofrade con ganas de cambio y de recuperar lo que fue nuestro y que dejamos pasar. Queda ahí en el tintero, por intentarlo no perdemos nada, consiguiéndolo recuperamos mucho. Ahí lo dejo a la Hermandad, que seguro, ve las fotos con nostalgia y con ideas bastante similares a las que yo haya podido recoger aquí.

Felicidades por tan trabajado aniversario, de 75 años de superación, devoción y recuerdos, que con esfuerzo e interés pueden llegar a ser más que sueño.

Advertisements
Anuncios

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies