El Capirote, 💙 Opinión

Sevilla es rociera

Si en un principio todo parecían inconvenientes –sobre todo por la pandemia, aunque también la oposición del arzobispado para que el Salvador fuera sede de la muestra fue importante– ahora uno se reencuentra con el Rocío en pleno centro de la ciudad rememorando tiempos pretéritos. Porque ha sido tal el tiempo transcurrido que ya hasta habíamos olvidado si teníamos que pedir permiso para cangrejear.

Las corporaciones de gloria que realizan su procesión anual nos han hecho reencontrarnos con lo de siempre, nuestras raíces y tradiciones. Y con las carretas del Rocío casi parecemos vislumbrar cómo el ambiente de mayo va adentrándose en nuestras vidas. Como sucedía antes, cuando despedíamos Triana camino de la aldea.

La sede de la fundación Cajasol es todo un homenaje a la cita más importante del calendario rociero y la de los Terceros un canto a la Blanca Paloma. Pasado el dintel uno observa el palio de la Virgen del Rocío y en el altar mayor el apostolado de la Cena acompaña a la Virgen del Rocío, obra de Santiago Martínez, llegada desde la iglesia de la Asunción.

Sevilla y el Rocío en una muestra que arrancó el pasado jueves con la misa oficiada por Saiz Meneses y Santiago Gómez Sierra, arzobispo de Sevilla y Obispo de Huelva respectivamente. Sones de la coral polifónica de Valverde del Camino y del de la hermandad del Rocío de Triana. Y un plantel de artistas en una idea que por fin ha visto la luz. No se la pierdan. Saldrán con ganas de volver. Y desearán que pasen los meses, que vuelva a ser mayo.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup