En mi Huerto de los olivos, 💙 Opinión

Tarde de una Cuaresma complicada

Conocemos desde hace tiempo que este año, a nuestro pesar, no tendremos tampoco procesiones como en los años 2019, 2018, 2017… Los “jartibles” cada vez que tenemos un momento nos dedicamos a ver programas cofrades sean de donde sean, a hablar por algún grupo de mensajería instantánea, a recordar momentos o simplemente de debatir sobre a algún tema candente. Pero también hay, haberlos haylos, los que en una tarde de una Cuaresma complicada se dedican a ir a ver los altares de cultos que nuestras hermandades exponen a veneración de sus hermanos y feligreses. 

Sí, hablo en especial, de ese grupo, que normalmente tienen una mirada distinta a la hora de ver los cultos o ver esos detalles que nos muestran esa particular visión desde su objetivo. Además, de los que vamos de un lado a otro con nuestro móvil y para satisfacer nuestra nostalgia realizamos fotos o videos para entretener un poco la melancolía cofrade que queramos o no, nos tiene con el corazón algo encogido. 

Ellos con sus imágenes y posteriormente cuando suben a sus respectivos blogs, nos dejan la impronta de esos cultos e imágenes que seguimos amando con una pasión desbordada a pesar de la pandemia que nos trae por la calle de la amargura, nunca mejor dicho. Siempre buscamos esos cultos, del fotógrafo cual, porque no hemos podido ver los cultos o el acto tal. Tenemos tantas ganas de volver a la nueva normalidad, vamos a ver cuando llega, que ahora mismo todo aquel que inserte un vislumbre nuevo es una brisa fresca en esta situación tan extraña y compleja de sobrellevar.

Casi siempre que vayamos a unos cultos veremos a algún fotógrafo, cofrade o no o a un cofrade fotógrafo que con sus cámaras de mayor o menor calidad intentarán sacar esa imagen que nos llene. O por cualquier rincón de esta preciosa ciudad, tendremos a cualquiera que quiera dejar una impronta de un momento que para alguien fue especial por el motivo que sea.

El pasado sábado en el interior del mayor templo de la ciudad tuvo lugar el Vía Crucis de la Agrupación de Hermandades y Cofradías de Córdoba. Me encanto que ese acto fuese eso, un Vía Crucis, dejando parafernalias que quieren cambiar el verdadero sentido de este acto. Imagen preciosa como Ntro. Padre Jesús Nazareno portado a hombros sobre una parihuela, como creo que debe de ser. Sencillo, elegante.

En un círculo casi cerrado nos juntamos allí unos pocos de profesionales y aficionados que cada uno quiso o intento sacar la mejor imagen. Desde aquí a los profesionales hay que darles las gracias por mostrarnos un camino a seguir con nuestras limitaciones siempre. Llegar a su nivel será muy complicado por los medios y sus años de dedicación.  Enhorabuena.

Lo mismo hay que dar la enhorabuena a la organización del evento, la Agrupación de Hermandades y a la Hermandad del Nazareno, dentro de toda la complejidad que tenemos en la actualidad con esta situación tan inverosímil y dificultosa sanitaria. Muy pocos fuimos los afortunados de estar allí, in situ, para disfrutar del evento. Otros lo verían desde los canales que cada uno dio de dicho Vía Crucis.

Sigo con una tarde de una Cuaresma complicada y este año ya veremos cuando llegue la Semana Santa, como las hermandades nos deleitaran con los Titulares de ellas para poder verlas. Pero, aunque los cofrades de a pie no sabemos que tendremos a ciencia exacta, por una cantidad de variables que no vienen al caso, debemos de ir a ver los distintos altares de cultos que nos están brindado las hermandades.

Altares de cultos que, me duele un poco decir esto, si no va a ver pasos montados, como también es lógico, creo bajo mi humilde punto de vista y dentro de las posibilidades económicas de cada hermandad que se deberían de realizar altares de cultos que nos dejen con la boca abierta para bueno y nunca para malo, como he visto. 2021 va a ser un año complicado y difícil porque no va a ver procesiones en la calle y es por ese motivo que los altares deberían ser grandiosos de ese año de la pandemia y queden reflejados en la mirada de una cámara o un objetivo que siempre tiene un ojo distinto al nuestro.

Sean felices y extrapólenlo, un Hermano Mayor lo decía en un programa cofrade de nuestra tierra, tenemos que ayudar y dejar aparcados ahora mismos bordados, bandas, patrimonio, etc. El mejor patrimonio de las hermandades son sus hermanos y los que no lo son. Muchas familias y personas lo están pasando muy mal, y ya lo dije en otro artículo que lo mismo es un vecino, amigo o familiar y no nos hemos dado cuenta.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup