Advertisements
Córdoba, En mi Huerto de los olivos, Opinión

Tarde noche de un jueves de Cuaresma

La tarde noche de un jueves de Cuaresma, se presentaba como casi toda la Cuaresma, nublada y lluviosa. Además mi cuerpo parecía estar un poco destemplado al tener un halo de frío que me entraba por mis pies. No sé si era un vaticinio de lo que vería un poco más tarde. Estaba planteado, después de terminar mi jornada laboral, realizar una visita a la Exposición “El Hombre de la Sábana Santa”.

Así que me dispuse a visitar la Exposición y me encaminé con mi auto, hacia el Parque Figueroa a la Parroquia de Nuestra Señora de la Asunción. La noche se echaba y además la lluvia fina que caía parecía presagiar lo que me iba a encontrar allí. Al entrar en la Parroquia allí de frente se encontraba la imagen de Ntro. Padre Jesús de las Lágrimas, imponente con su fondo oscuro en una tonalidad verde. A la derecha de la entrada la imagen de María Stma. de las Penas, impresionante imagen con su pálida cara con su pómulos enrojecidos de sus lágrimas.

Nos recibió un feligrés muy amable que nos dio un tríptico de lo que allí íbamos a contemplar. El inicio de la exposición te va poniendo en situación de lo que allí se expone. Y conforme entras y lees el cuerpo se va estremeciendo un poquito más. Lees atentamente todos los párrafos explicativos de los estudios desarrollados a la Síndone de Cristo. De verdad, que me quede perplejo de tantas personas que se han interesado en conocer la verdad que esconde dicha sábana.

Lees con tanta atención que la hora que estuve allí se me hizo cortísima. Todas las tecnologías y estudios que se han aplicado para poder sacar como se encontraba el cuerpo del Señor en el trato recibido en la su Pasión. Y la verdad, es que la información es desgarradora. Conforme te vas adentrando aún más, el vello se te eriza, por tanta injusticia que se aplicó a un cuerpo, indefenso y que no se resistió nunca a su profanación.

Sigues avanzando y te das cuenta que hay paralelismos hoy en día en muchos aspectos de la vida. Y desde aquí lo digo a más de uno le vendría bien acercarse y culturizarse un poquito, porque actos que se suceden hoy en día, se diferencian en poco aspectos. Quizás en los medios que se utilizaron para humillar a una persona. Porque las vejaciones siguen un paralelismo. En este tiempo de Cuaresma deberíamos de realizarnos cada uno un verdadero examen de conciencia.

Muchos besos, muchos abrazos y a la misma vez te están apuñalando por la espalda. O sólo conforme te des la vuelta y lo que eran halagos son ahora críticas y envidias.

De verdad, deberíamos de ser más humildes y solidarios con los demás, porque cada uno de nosotros va a su interés y lo de los demás nos importa muy poco, muy poco. Pongámonos la mano en el pecho y reflexionemos sobre nuestra actitud con los demás. Así que la noche de ayer estuvo llena de emociones y recuerdos. Se me venían una y otra vez imágenes de la vida actual y de lo que tuvo que ser aquella época. De verdad vivamos este tiempo de Cuaresma como deberíamos de vivirlo. Preparándonos para la Semana Santa, que no sólo es fiesta que lo es. Sino también con recogimiento y saber estar en todo momento aunque a veces sea muy difícil.

Por otro lado y no es cofrade mi crítica de ahora. Es personal. De humano. No hay derecho a que sucedan más muertes de seres inocentes como el del niño Gabriel “el pececito”. No quiero imaginar lo que por la cabeza de esa mala persona se tuvo que pasar para matar a un niño de 8 años. Soy humano, persona y católico. Pero este tipo de hechos no pueden tomarse a pitorreo como lo están haciendo esa pandilla de “energúmenos” que se llaman políticos. Y mucho menos compararlos con acontecimientos que ya sucedieron en el pasado, y menos aún para levantar la historia de un país. Lleven razón unos u otros. Es historia y hay que tratarla como historia, no para levantar las rencillas de un pueblo. De vergüenza, vamos. Mi total apoyo a las familias de los inocentes que estaban ayer allí estupefactos de ver a tanto inútil diciendo esa cantidad de barbaridades. Lo que más me duele es su aptitud, porque demostraron ayer sobradamente que no son aptos para defender ningún acto.

Recuerden que estamos a sólo 8 días de que llegue el día más esperado para los cofrades. Sean felices y extrapólenlo, no se lo guarden para ustedes. Difúndanlo. Recuerden que les quiero y os espero el próximo viernes, que será la antesala ya. Nos vemos el Viernes de Dolores, por algún rincón de nuestra Córdoba Cofrade.

Pd.- Ya está en la calle el Programa de Mano, Saeta Cordobesa. Espero que le guste a todos ustedes. Gracias.

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: